¿Usted me habló a mí? - El Mostrador

Sábado, 18 de noviembre de 2017 Actualizado a las 07:27

Autor Imagen

¿Usted me habló a mí?

por 19 enero, 2006

Con seguridad le puedo decir que en estos meses usted no me habló. La verdad ninguno de los dos hizo mucho esfuerzo. aunque al menos la señora -a la que se le enreda a veces la lengua- entendió algo mi pobreza, no ésa que sale en unos estudios que claramente no entiendo, aunque los puedo leer, porque eso si sé, como sumar y restar.



No le he dicho, soy dependiente en una botillería del centro, de esas que están ahí entre Catedral y Compañía, a la que pasan de vez en cuando los actuarios, algo cansados o mejor dicho, bastante cansados. Esos que igual que yo, toman micro para irse para el lado norte de Santiago, por allá donde todavía no llega el Metro.



Usted tiene hartos títulos, que por ahí alguien dijo que le había puesto de más, pero yo no sabía siquiera que había una Universidad que se llamaba Harvard. Hasta me había gustado el nombre para poner al cabro, aunque seguro saca 350 puntos en la PSU, porque va a un Liceo de esos que salen en la tele donde se apuñalan a la salida, así que ni pensar que estudiará en la U esa de mis amores. Ya sé que no es la de Leonel Sánchez, pero yo siempre he querido que él vista la camiseta azul, pero no es bueno para la pelota ni tampoco muy habiloso, bueno yo tampoco, así que tampoco entrará a la U esa donde van los Presidentes de Chile. Hace unos días una señora amable -que me compró un jugo- me aclaró que Harvard es una Universidad que no está en Chile, sino que en Estados Unidos, pero no en Hollywood donde se hacen las estrellas; pienso que hizo esa aclaración por mi cara de total despiste.



Está claro que nadie me habló a mí. No soy la señora Juanita, soy El Juanito y nunca me había sentido tan poco importante; todos hablaban de capacidad, liderazgo, de muchas A en una Universidad que ahora se que no está en Chile y a la que mi hijo -el Juanito Chico- no irá jamás, ni aunque se gane el Kino.



Ä„Mire señor!, no le voy a mentir. Nunca me cayó bien, dígame resentido si quiere -eso me dijeron el otro día cuando reclamaba porque aún no llega el metro a mi comuna- pero como sea esas corbatas tan lindas, como las que usan los animadores en la Tele, esas camisas celestes y blancas tan planchadas, deben oler bien y yo huelo en las noches a mortadela con ají y mi pantalón viejo y mi camisa a cuadros que me regalo el patrón en la pascua de 1999 -de pura emoción porque había tenido tanta suerte don Joaquín Lavín- casi no me la saco, sólo cuando la cambio por una que me regaló un sastre que habla muy fino y que se toma un cortito a eso de las 11 de la mañana para pasar la caña.



Escuché que usted es un emprendedor, que es hijo de un funcionario público. Yo pensé Ä„igual que mi viejo!, que fue auxiliar en los Juzgados del Crimen de Compañía -era el ascensorista- y yo no tuve la suerte o la inteligencia de usted, pero con empeño dicen que se puede, que es cosa de querer. Yo quise señor y no pude.



Mire, en las noches sufro de insomnio, pienso en lo que tengo que pagarle a una cooperativa para comprarme un taxi que me chocaron hace diez años y aun no pago; en lo que le debo a Almacenes Paris, cuando me compré una tele allá por el año 1998 para ver la dupla Za Sa -esos sí jugaban bien como el Leonel o como después lo hizo el Chamaco o más tarde el Cazely- pero perdimos con Brasil en Europa, no recuerdo bien donde y ahora me da rabia ver tele y pensar que la tengo que pagar.



En las noches pienso en el Juanito Chico y lo raro que llega los sábados en la noche, ya no le puedo decir nada, anda mal genio, como sin ganas, Ä„cabro pelotudo!, sólo tiene 16 años. Pienso en la Yenny hija y en su hijo, que tuvo que irse al campo a trabajar con mi hermano y en el infeliz que nunca reconoció al crío, si lo pudiera encontrarÂ… Ä„uyyy! no sabe qué le haría.



Pienso en la Yenny mamá, ella siempre lo tuvo clarito, votó altiro por la señora. Me decía ¿quién es la que lleva la casa?, ¿quién no se gasta el aguinaldo en vino en caja o en un café con piernas?, usted mijita -respondía- y entonces me decía: ¿por qué creí que un pelotudo tiene que ser más que la señora?



Yo voté primero por Lavín, era amigo de mi patrón, tiene una foto en su oficina y me gustaba eso que fuera tan simpático, no como el Presidente que es como enojón, no se le puede decir nada. Pero ahora era distinto; don Joaco no estaba y usted no me gusta, no me simpatiza, habla raro y como mi mujer manda en la casa, que mande la doña en la Moneda está bien, seguro que cuidará mejor las lucas y ojalá que las reparta mejor, digo yo para calladito.



¿Señor Piñera, honestamente cree que alguna vez me habló?, ¿pensó en mí el domingo 15 cuando alivianó su alma volando su helicóptero?


Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)