viernes, 21 de septiembre de 2018 Actualizado a las 19:56

Autor Imagen

Educación y respeto

por 11 mayo, 2006

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Como ha sido habitual en los últimos años durante abril y mayo, hemos visto cómo los estudiantes universitarios y secundarios son protagonistas de violentas manifestaciones callejeras, producidas por sus reclamos en temas tan variados como el valor del pase escolar, el cobro de inscripción para la PSU o la duración de la jornada de clases. Pero no son las únicas manifestaciones de violencia callejera que nos ha tocado apreciar. Los desórdenes el 1ÅŸ de Mayo, el 11 de Septiembre o en cada oportunidad en que se enfrentan equipos de fútbol que tienen el respaldo de las llamadas "barras bravas", son recurrentes y dejan importantes secuelas de personas heridas, detenidos y daños materiales en la propiedad pública y privada.



Las noticias nos sorprenden también -y cada vez más frecuentemente- con asaltos en domicilios, crímenes atroces cometidos sin piedad y hasta con agresiones de alumnos a profesores. Estos hechos vienen a demostrar cómo la convivencia ciudadana ha ido empeorando cada día, producto de la pérdida de un valor cultural tan preciado como el respeto.



Pero si basta con salir a alguna carretera y ver cómo conducen algunos chilenos, con claro desprecio hacia los derechos de los demás, para entender como se ha generalizado la incultura.



Algo está fallando y así lo indican los resultados del Simce (Sistema de Medición de la Calidad de la Educación) y de la Evaluación Docente, aplicada a profesores de enseñanza básica municipal durante el año 2005.



Pero a nuestro juicio hay una condición básica del proceso educativo, anterior a cualquier entrega de conocimiento, que no se ha medido y que está también fallando. Me refiero a la pérdida cultural de una sociedad que desgraciadamente se ha ido debilitando en el respeto no sólo en las aulas, sino en la sociedad misma. Lo demuestran tantos ejemplos que influyen negativamente en la formación de jóvenes en donde algunos medios abordan en forma prioritaria temáticas intrascendentes, o utilizan el vocabulario irrespetuoso que podemos escuchar en el Metro, en las micros e incluso entre profesionales del micrófono en algunas radioemisoras. Los medios de comunicación, en general, tienen un grado de influencia en la manifestación de las conductas ciudadanas que los expone también a ser instrumentos de educación, por lo que deberían exigirse más en el cumplimiento de esta cualidad en sus líneas editoriales.



La sociedad chilena tiene una responsabilidad que no puede eludir respecto de la educación de los jóvenes, no sólo en cuanto a la instrucción, sino también de su formación. Por eso, al lema acuñado en cuanto a que "gobernar es educar", nos atrevemos a agregar que el proceso educativo debe partir por transmitir cultura y en especial respeto, el valor más importante que se debe entregar en el proceso educativo y pilar básico en el que se fundan las conductas de cada individuo y en donde la familia tiene una responsabilidad también prioritaria.

_______________________________

Sergio Romero P., senador.




Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV