Reforma previsional: ¿Y los que no cotizan o lo hacen sólo a veces? - El Mostrador

Domingo, 25 de febrero de 2018 Actualizado a las 21:19

Autor Imagen

Reforma previsional: ¿Y los que no cotizan o lo hacen sólo a veces?

por 18 julio, 2006

Ciertamente que los resultados de la Comisión que presidió el economista Mario Marcel para entregar propuestas a la Presidencia tendientes a mejorar el sistema de Previsión Social chileno, no han cumplido las expectativas de quienes más necesitan un marco de protección social mínimo para enfrentar la vejez.



El empresariado, por su parte, ha enfatizado que el sistema de administración de los Fondos de Pensiones no está en crisis y que, por el contrario, ha logrado sus objetivos. Y claro, si el objetivo es que reciban jubilación quienes pagan regularmente durante 30 años y con sueldos decentes y, que se haya creado en Chile un atractivo mercado de capitales para los grandes inversionistas, el logro es innegable. En efecto, alrededor de un 20% de los jubilados perciben ingresos similares a los que tenían antes de dejar el trabajo y, de otra parte, casi 40.000 millones de dólares -que administran actualmente las AFP- pueden ser demandados por empresas de reconocida solvencia en el mercado.



Lo que se le pide a una Comisión de esta naturaleza es el diseño de propuestas para los chilenos que ven con temor que su jubilación será miserable, y que las utilidades, comisiones y cobros administrativos de las AFP sean razonables y que beneficien primordialmente a los que aportan sus dineros y no a los que lo usan.



Ahora bien, la Comisión Marcel entregó una serie de propuestas técnicas para mejorar el sistema. El problema principal, como veremos, es que una enorme mayoría de los chilenos es marginal al sistema. En efecto, de los 6 millones de ocupados que registra la encuesta Casen de 2003, hay un 37% que NO cotizan para la previsión. Lo más impactante es que cerca de 900.000 de estos trabajadores están afiliados pero no cotizan.



Existe la tendencia a creer que quienes no cotizan son esencialmente trabajadores independientes o por cuenta propia, pero éstos representan sólo el 46% de los trabajadores no cotizantes y, el problema, no es sólo de los trabajadores por cuenta propia de bajos ingresos (generalmente, artesanos, agricultores, comerciantes, vendedores ambulantes) sino de otros cuentapropistas de ingresos medios como taxistas, transportistas, vendedores a comisión; y, de trabajadores independientes con mayores ingresos (profesiones liberales, corredores de propiedades, etc.). La encuesta Casen nos dice que los trabajadores independientes o por cuenta propia se ubican en igual proporción en todos los quintiles de ingresos. En suma, el sistema previsional -reflejo de las lógicas generales del sistema económico- ni siquiera cubre a todos los sectores de mayores ingresos. Los llamados a cotizar a quienes eventualmente disponen de recursos para ahorrar no logran recepción, esencialmente porque hay una enorme desconfianza en el sistema previsional en Chile por parte de la población.



Por otra parte, la Comisión asesora no hace ninguna alusión a que en Chile, al igual que en casi todos los países, la globalización, es decir, la colosal concentración de capitales y deslocalización de las actividades ha hecho que la competencia empresarial se centre secundariamente en la innovación tecnológica y que ella haya encontrado sus nichos en reducir los costos de la mano de obra y en el irrespeto de las normas ambientales.



En efecto, los procesos de subcontratación que suelen usar las grandes empresas en Chile, son una estrategia adecuada para evitar las demandas que permiten la organización de los trabajadores; y, traspasar a empresas de papel -a menudo, con pocos escrúpulos- las responsabilidades laborales. Cabe señalar que otro 38% de las personas que trabajan y no cotizan declaran ser empleados u obreros de empresas. En estos casos podría haber muchas miniempresas con uno o dos trabajadores y que, por la informalidad y los problemas de competitividad, eluden o no les alcanza pagar las imposiciones de sus trabajadores.



Sin embargo, 390.000 personas que no cotizan para la Seguridad social declaran trabajar en empresas con al menos 10 trabajadores y la mitad de entre ellos, en empresas con más de 50 empleados. No cabe duda, que aquí se expresa una evasión indirecta de las responsabilidades laborales por parte de esas empresas. Se trata de vendedore(a)s de grandes tiendas; limpiadores de productos del mar de las grandes empresas pesqueras; trabajadores asociados a constructoras, etc., en definitiva, gente subcontratada y que expresan el proceso de precarización de la actividad laboral y que no puede ser ajena a las propuestas de una Comisión que busque mejorar de manera permanente la Previsión en Chile.



No cabe duda que el gran aporte de la comisión es sugerir una previsión mínima universal de alrededor de $ 75.000 para todo el que alcance una edad determinada. En ello hay muchas precisiones adicionales que hacer porque debiera ser extensiva para todo chileno y chilena independientemente de su cotización (aunque evaluando sus ingresos patrimoniales o provenientes de rentas). En efecto, recordemos que además que las mujeres realizan mayoritariamente las tareas del hogar y tienen menor acceso al mercado laboral, cuando lo hacen son más perjudicadas en cuanto al respeto de sus derechos previsionales. La Comisión, en lugar de reconocer tal situación propuso, lamentablemente, aumentar la edad de jubilación femenina.



En definitiva, la Comisión deja mucho en el tablero de los debates pero lo más importantes es que cuatro de cada 10 chilenos no tiene una relación estable con el sistema y, por lo tanto, no podrá acceder a una jubilación digna, independientemente de los ajustes técnicos que allí se haga . Esto es parte del debate que se viene.
________________________________________________



Rafael Urriola. Economista. Presidente de la Comisión Económica del Partido Socialista (CEPS)




Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)