miércoles, 15 de agosto de 2018 Actualizado a las 19:35

Autor Imagen

El "Once" como reality show

por 20 septiembre, 2006

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los últimos incidentes protagonizados por jóvenes autodenominados "anarquistas", irrumpen en el escenario nacional como un hecho inédito. En oposición a la izquierda histórica liderada por los comunistas y distantes de la izquierda socialdemócrata, en el gobierno, esta izquierda anarquista es la respuesta de una juventud formada en los cánones de una sociedad mediática y de consumo.



No es raro que muchos jóvenes se sientan seducidos por estos nuevos grupos radicales, alejados de la izquierda histórica, a la que perciben como "pacos rojos". Es interesante notar que la oposición de esta nueva juventud a los "pacos" y a los "pacos rojos", es una oposición de fondo a la noción de "disciplina", sea que se trate del rigor militar de la policía o del dogmatismo militante.



La juventud chilena actual, mimada por una sociedad de consumo, se distancia del verbo "deber" y abraza con pasión el verbo "placer". Las fechas emblemáticas como el "Once" constituyen la ocasión propicia para sus "performances", acciones espectaculares que, lo saben, serán imágenes televisivas. No olvidemos que finalmente, el anarquismo -al igual que la música juvenil de vanguardia- posee una innegable carga de rebeldía, individualismo y liberalismo. Como en un carnaval dadaísta su gesto iconoclasta quiebra los cristales de esta sociedad de mercado, incendia banderas y ataca el palacio de gobierno: "Sin dios ni ley". Un grito que más allá de su "efectismo" es profundamente ingenuo, pues desconoce los sofisticados y sutiles resortes de aquello a lo que pretenden oponerse.



Si durante el siglo XX, la izquierda histórica administró con eficacia la rebeldía popular mediante partidos, sindicatos, prensa y arte, el panorama en los inicios de este nuevo siglo es totalmente distinto. El llamado movimiento popular fue desmantelado pieza por pieza durante los años de la dictadura, y en su lugar se instaló una cultura mediática de mercado. El resultado es que la otrora poderosa izquierda chilena es hoy incapaz de administrar la rebeldía juvenil. Este vacío histórico y social ha sido llenado por ideologías y grupos más rebeldes que revolucionarios, cuyo sello es un profundo anticomunismo y nuevas formas de organización "en red". Este fenómeno político - cultural responde a los nuevos escenarios globalizados y "postmarxistas" en el mundo entero.



Los jóvenes encapuchados participan de una puesta en escena, son los antihéroes que llenarán las pantallas de televisión. Como anónimas sombras, protagonizan entre llamaradas y bombas lacrimógenas su propio "Reality Show", viven sus quince minutos de fama mediática en que la adrenalina y el humo construye un sentido efímero a vidas marginales que a la mañana siguiente volverán a sus espacios cotidianos que no es otro que el de los olvidados, aquel a que los condena un mercado que conoce desde siempre aquella cínica divisa: "Sin dios ni ley".



__________________________________________



Álvaro Cuadra. Docente e Investigador de Universidad Arcis.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)