Las mentiras de la razón de Estado - El Mostrador

Lunes, 19 de febrero de 2018 Actualizado a las 00:56

Autor Imagen

Las mentiras de la razón de Estado

por 10 octubre, 2006

Al cumplirse cinco años de las acciones terroristas del grupo fundamentalista islámico Al Qaeda sobre objetivos estadounidenses en las ciudades de Nueva York y Washington, sería positivo no solo un recuerdo y solidaridad con las víctimas inocentes que allí murieron, sino también un análisis, aunque sea breve, de las bases sobre las cuales se fundamentaron las posteriores acciones de guerra que llevó adelante el presidente George Bush, así como algunas de sus consecuencias, a propósito de que nuevamente estamos asistiendo a las mismas lógicas discursivas, en este caso contra Irán y Corea del Norte.



Estas adquieren gran relevancia ante el hecho que en estos cinco años, la humanidad se ha visto expuesta a dos guerras de magnitud, Afganistán e Irak, llevadas adelante por Estados Unidos en el marco de la llamada "Guerra al terrorismo" que desde el mismo 11 de septiembre declaró el Presidente estadounidense, con su consecuente secuela de muerte, la gran mayoría de civiles inocentes; una expansión de la inseguridad por acciones de terror de grupos radicalizados que encuentran nuevos argumentos de su lucha ante las invasiones de Estados Unidos; efectos económicos a propósitos de la vulnerabilidad de los flujos de materias energéticas básicas; un retroceso en el respeto de los derechos humanos básicos de todas las personas y en particular de los directamente involucrados en el conflicto; una tensión en el derecho internacional que regula los conflictos, particularmente ante la imposición de la tesis de la guerra preventiva y el menosprecio por la multilateralidad y los organismos internacionales, específicamente la ONU.



a) La vinculación de Hussein y el terrorismo. El día 8 de septiembre, la Cámara Alta de Estados Unidos divulgó un Informe en que concluía que las relaciones entre Sadam Hussein y el grupo radical islámico Al Qaeda no existían, destruyendo con esto uno de los principales argumentos esgrimidos por el gobierno de Bush en cuanto a esta alianza del terror en contra de occidente. Un párrafo textual del Informe dice: "Ninguna información posterior a la guerra sugiere que el régimen iraquí intentara facilitar una relación con Bin Laden", que se agrega a una orden emitida por Hussein donde declaraba que no se debía negociar con Al Qaeda.



b) La existencia de armas nucleares. Otro argumento fundamental dado por la Casa Blanca tenía que ve con la existencia de armas de destrucción masiva en manos de Hussein. Esta información fue descartada desde el primer momento por la organización internacional de control y su director Hans Blix. En el mismo Informe del Senado estadounidense, antes mencionado, se insiste en que no existen evidencias de que Irak haya trabajado en la producción de armas químicas, biológicas o nucleares.



c) La denuncia de sus propios agentes. Al fin se ha aclarado parte de la trama y los personajes involucrados en al denuncia de Valerie Plame, esposa del embajador Joseph Wilson que fue crítico a la guerra de Irak y desmintió a Bush sobre la compra de uranio para la producción de armas nucleares por parte de Hussein en el país africano de Níger. La revelación de la identidad de esta agente de la CIA involucró a las más altas esferas de gobierno como fueron: Lewis Lobby (ex jefe de gabinete de Dick Cheney, Vicepresidente de Estados Unidos); Karl Rove (ex asesor de George Bush); Richard Armitage (ex subsecretario de Estado).



d) La existencia de cárceles clandestinas. Durante muchos meses distintos informes de países europeos hablaron de la existencia de una red de cárceles secretas dirigidas por la CIA en su territorio, las que a su vez fueron también sistemáticamente negadas por el gobierno de Bush. Pero todo terminó el día 6 de septiembre, cuando el Presidente de Estados Unidos reconoció que se ha mantenido estas cárceles alrededor del mundo, con el argumento de "fue necesario trasladar a esos terroristas a un ambiente en el que pudieran ser mantenidos en secreto, interrogados por expertos y, en caso de ser apropiado, perseguidos por sus actos terroristas".



e) La violación sistemática de los derechos humanos elementales de los detenidos. Los abusos permanentes de los derechos de los detenidos en las cárceles también se transformaron en una constante de esta "guerra", que no les permitió el reconocimiento de combatientes de un conflicto armado, ni estuvieron detenidos en territorio estadounidense para acogerse a las leyes pertinentes. Así fue como asomaron a la vergüenza mundial los atropellos en la cárcel de Abu Graib en Irak, y las que se siguen cometiendo en la base naval de Guantánamo. El permanente ocultamiento de estas prácticas ha facilitado la impunidad de los agresores, y ha sido gracias a la insistencia de los medios de comunicación y algunos gobiernos europeos, que han obligado a Estados Unidos a cerrar lugares de detención y a flexibilizar el régimen carcelario en Guantánamo.



f) Un pilar de todo el discurso de Bush está cimentado en la legitimidad moral de la Guerra en Afganistán e Irak. Lo desmiente a diario los abusos cometidos por los soldados estadounidenses en contra de civiles, argumentando errores y los inevitables daños colaterales. Una vez más la preeminencia del "derecho en la guerra" ha sido puesto en cuestión por el accionar de las tropas de ocupación. Los casos de la matanza de Haditha y la violación y matanza en la ciudad de Mahmudiya, son las puntas del iceberg de esta guerra sucia. Por supuesto que la diligencia de la legislación estadounidense y la estatura moral de sus gobernantes así como la de sus comandantes no se han visto reflejadas en la importancia asignada para esclarecer estos delitos contra una población civil e indefensa.



Estas son algunas de las mentiras fundamentales que ha construido la elite estadounidense, para legitimar su razón de estado de realizar una guerra que ha traído más inseguridad, desolación y especulación para los pueblos.



En la medida que paulatinamente se hace luz sobre las verdaderas razones para impulsar la guerra así como las consecuencias que nos está legando, se hace fuerte la denuncia y el rechazo a continuar viviendo en la mentira.

Como lo dijo el propio Colin Powell el reciente 15 de septiembre a la BBC, esta vez ya no desde el olimpo del poder: "El mundo está empezando a dudar del fundamento moral de nuestra lucha contra el terrorismo".



_________________________________________



Carlos Gutiérrez P. Director Centro de Estudios Estratégicos. Miembro de Populáricos

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)