Controvertido costo de despido y seguro de desempleo - El Mostrador

Miércoles, 21 de febrero de 2018 Actualizado a las 20:01

Autor Imagen

Controvertido costo de despido y seguro de desempleo

por 13 octubre, 2006

Durante un reciente seminario empresarial, el senador socialista Carlos Ominami planteó eliminar en adelante la indemnización por despido, que según la norma actual es de un mes por año trabajado con un límite de 11 meses, y perfeccionar el seguro de desempleo. Poco tiempo después, haciéndose eco de estas declaraciones, el vicepresidente del Partido Socialista, Ricardo Solari, les dio su apoyo, en honor a que las propuestas del senador podrían potenciar el crecimiento económico y la productividad.



En verdad, la propuesta del senador no es nueva, ella ya había sido planteada hace más de un año por el grupo Expansiva (think tank liberal que atraviesa toda la Concertación) y recogida por distintas organizaciones empresariales, quienes con metódica frecuencia se encargaban de ponerla en la agenda pública y mediática. Lo nuevo es que dos importantes dirigentes del socialismo chileno hagan suya estas ideas. Por cierto ellos tienen pleno derecho a plantearlas aún cuando ello, según algunos, les signifique ubicarse a la derecha de la UDI (este es un problema personal que no nos compete) y lo que corresponde es analizarla en sus meritos mismos sin descalificarla a priori.



En primer lugar ¿en qué contexto laboral se ubica esta propuesta? Actualmente según la Encuesta Laboral de la Dirección del Trabajo, menos del 10% de los asalariados negocian colectivamente (60% en Estados Unidos) la mitad de las empresas subcontratan y un 21% de ellas lo hace con su actividad principal, desarrollándose empresas suministradoras de mano de obra lejos de toda protección social; existe un gran número de empresas subcontratistas al interior de la empresa sin una identidad legal clara de quienes son los dueños, construidas para evadir el cumplimiento de las normas laborales Según Comisión del Trabajo de la Cámara de Diputados, la cadena de tiendas de Almacenes Paris tiene 152 empresas en su interior. Existen prácticas antisindicales (especialmente en el sector financiero y grandes empresas de comercio), y evasión del pago de horas extraordinarias y cotizaciones previsionales etc. Naturalmente muchas empresas no están involucradas en este prontuario pero el ambiente o clima laboral no es bueno para muchos trabajadores chilenos. En este contexto pedir que se abandone un derecho (indemnización por despido) aun cuando no se cumple plenamente, en honor de un mayor seguro de cesantía que está por verse, es un grave error político.



Ahora bien, es cierto lo que dice el senador Ominami en el sentido de que una vez despedido el trabajador, éste no consigue la indemnización que le corresponde pues debe ir a reclamar a los tribunales su derecho y pasar dos años o mas litigando hasta encontrar una solución amigable que le significa cobrar muchas veces menos del 50% de lo que le corresponde en derecho. Un buen seguro de desempleo y un bajo costo de despido como existe en Europa y Estados Unidos es una mejor solución para proteger al trabajador y permitir la necesaria y permanente reconversión que acompaña al desarrollo capitalista. Pero entonces empecemos por mejorar el seguro de desempleo antes que eliminar un derecho.



También es cierto lo que dice el presidente de la CUT, que esta idea "estuvo planteada en la discusión legislativa de la actual ley de seguros de desempleo, pero el gobierno de Lagos no tuvo la fuerza para sacarlo adelante". El tema es complejo entre otras cosas porque las empresas, los trabajadores y el Estado tendrían que aumentar su actual contribución al financiamiento del seguro del desempleo, y solo así podría bajar el actual costo del despido quedando abierto además a cualquiera eventualidad. Esto supone una diálogo tripartito de envergadura que actualmente se ve todavía lejano.



Por otra parte, se argumenta que la inflexibilidad laboral está asociado en muchos casos al elevado costo del despido. Si uno observa objetivamente los datos de la realidad se pueden concluir dos cosas. Primero las cifras de despidos anuales son significativas y difícilmente puede hablarse de rigidez.(860.007 casos de terminación de contratos en el año 2004) . Segundo el 84% de los términos de contratos se realiza a través del artículo 159 es decir por caducidad del contrato, renuncia voluntaria, fin del plazo establecido en el contrato donde el trabajador solo puede demandar indemnizaciones por años de servicios si los tribunales consideran que la causal de este artículo estuvo mal aplicada, es decir si no existió la fuerza mayor que invocó el empleador para poner fin al contrato o este no era por obra o faena sino de duración indefinida. Por el contrario, el despido invocando las "necesidades de la empresa" (articulo 161) el único que obliga al empleador a pagar directamente indemnización por años de servicios representa solo el 11,1% del total de los términos de contratos. En consecuencia la "rigidez" existente es que no se aplica en forma masiva este ultimo artículo, que cubre buena parte de los contratos de duración indeterminada, pues es caro hacerlo, y que de ocurrir ampliaría la precarización del empleo dada la fragilidad del sistema de protección existente.



Se argumenta también, "ad-nauseam", que una reducción del costo del despido o tener costo de despido bajo significa mayor empleo. Empírica y teóricamente esta afirmación nunca ha sido demostrada en forma concluyente. Europa tiene bajo costo de despido y mantiene aún una elevada tasa de desempleo. Estados Unidos, donde no existe el costo del despido, ha registrado períodos de fuerte desempleo. El desvarío argumental se hace casi irrisorio cuando se trata de ligar el problema del costo del despido al crecimiento o la productividad. En economía estos dos últimos temas están vinculados a elementos mucho más significativos, entre otros, la calidad de la inversión y de la mano de obra.



Podemos concluir que para muchos socialitas las declaraciones y línea argumental de los dos destacados dirigentes del PS nos han dejado perplejo, y no porque seamos nostálgicos del pasado. Hoy en día somos todos socialdemócratas y en buena hora. Ello significa, al decir de quien fuera un destacado intelectual socialista chileno, Enzo Faletto, en el debate de ideas pensar el país y su desarrollo democrático hay que hacerlo primero desde el terreno de los trabajadores.



_____________________________________



Alexis Guardia B. Economista.


Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)