martes, 25 de septiembre de 2018 Actualizado a las 03:21

Autor Imagen

¿Honores a Pinochet?

por 11 diciembre, 2006

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Algunos voceros de la derecha chilena han levantado su voz para exigir del gobierno unos "funerales de estado" para Augusto Pinochet. Si no se tratase de un hecho real, parecería un macabro chiste. Ha muerto uno de los personajes más lamentables de la historia de Chile.



Augusto Pinochet Ugarte no sólo depuso a un gobierno constitucional, inspirado y financiado por una potencia extranjera sino que arrastró a nuestro país a una de sus etapas más oscuras: torturas, asesinatos, violación de los derechos más elementales de la persona humana. Si los crímenes contra la humanidad no fuesen suficiente, el general golpista se enriqueció en el poder, prestándose para "negocios" más que turbios que incluyen el tráfico de armas.



Pongamos las cosas en su lugar: no es necesario ser comunista y ni siquiera marxista, basta un poco de "sentido de la decencia" para advertir que un personaje con el perfil de un tirano y un delincuente internacional como el que estamos describiendo no merece honor alguno del pueblo al que primero traicionó y luego sometió. Las víctimas no rinden honores a sus victimarios.



Más allá de los reclamos de cierta derecha pinochetista, la mayoría de los chilenos, incluida la actual Señora Presidenta, sufrimos directa o indirectamente las políticas represivas de la dictadura. Levantar la voz para exigir honores a Augusto Pinochet no sólo es vergonzoso para el país sino que una afrenta a todo el mundo que ya juzgó las actuaciones del extinto general hace algunos años. Que la extrema derecha cierre la boca. Por respeto a todos los que murieron asesinados y torturados, por respeto a todos lo que sufrieron la humillación y el sometimiento, por respeto a las nuevas generaciones que quieren crecer en un país sin una policía secreta, sin campos de concentración, un país tolerante y democrático.



Si las instituciones castrenses fueron incapaces de llevar a un Consejo de Guerra a los traidores que enlodaron su uniforme; si los Tribunales fueron impotentes para hacer justicia; si muchos "demócratas" hicieron todo lo posible para evitar que fuesen los Tribunales internacionales quienes juzgaran al general, dejemos pues que quede para la historia y para el mundo entero un gesto elocuente: Chile no rinde honores a quienes han ofendido tan gravemente la dignidad de sus hijos.



________________________________________________



Álvaro Cuadra. Docente Universidad Arcis.










Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV