Editorial: ¿El fin del binominalismo? - El Mostrador

Domingo, 18 de febrero de 2018 Actualizado a las 17:18

Editorial: ¿El fin del binominalismo?

por 3 enero, 2007

El fondo de la crisis que aqueja a la Concertación es la sorda disputa de cada una de sus facciones y grupos, en torno a las perspectivas de poder político en un escenario de cambios en los próximos años. Lo propio afecta también a la oposición.



Independientemente que el centro del debate actual sea el Partido Por la Democracia (PPD), lo que está ocurriendo es la demolición de una política de dos bloques, que lleva a la apertura de un escenario de juegos y alianzas transversales, que obliga a los actores a poner su mirada más allá de la coyuntura política, y a ser realistas sobre los recursos propios. Y la única manera de hacerlo es inmovilizando la principal fuente de poder de la coalición gobernante, cual es, la Administración del Estado.



Así, la primera víctima ha sido el gobierno de Michelle Bachelet. Su capacidad de ordenar una agenda modernizadora a partir de los partidos de su coalición se encuentra agónica en el escenario actual. El Gobierno, pese a la popularidad de la Presidenta y a las reiteraciones de apoyo de sus partidos, es políticamente leve para inducir acciones correctivas que detengan la indisciplina política en las filas oficialistas.



Son pocas las razones por las cuales el Gobierno podría hoy garantizar la disciplina política y la lealtad de sus partidarios. Parte de sus soportes y herramientas estaban en las políticas compensatorias tipo Chiledeportes o Planes Generales de Empleo, hoy bajo investigación de la justicia por denuncias desde el propio conglomerado gobernante.



El actual gobierno concertacionista, a diferencia de los anteriores, no tiene ni el cemento del poder burocrático ni el encanto del sueño de la transformación de Chile para ordenar a sus huestes. Y el carisma de la Presidenta no alcanza, a menos que trate de desatar una ola de promesas populistas, lo que no se percibe como algo probable.



Por su parte, el binominalismo político, otrora el más potente instrumento de alineación de los concertacionistas, reflejo de una transición política negociada y autoritaria, está siendo destruido -en los hechos- de manera subrepticia.



Las mayorías parlamentarias estrechas a las cuales da origen se mantienen si el sistema no cambia. Sin embargo, existe una ingeniería electoral en marcha abocada a evaluar la potencialidad real de un poder electoral balanceador que proporcione el mecanismo político, situándose primeramente en el centro, que permita inclinar la balanza hacia la izquierda o a la derecha, levemente.



El uno u otro sentido ideal no está siendo pensado entre la Concertación y la Alianza actuales, sino entre conglomerados políticos más de centro y fluidos, que alejen lo más posible las opciones más profundas de izquierdas y derechas. La primera vuelta electoral presidencial sería un selector social de opciones y la segunda vuelta el mecanismo real de elección. La gestión de gobierno se llevaría adelante mediante un acuerdo electoral, esencialmente revocable, en el cual la minoría parlamentaria que permite constituir la mayoría tiene un peso decisivo para el funcionamiento fino del equilibrio político.



De esta manera, el objetivo sería ganar siendo minoría, para lo cual el perfil liberal y ciudadano constituyen el eje discursivo doctrinario de la nueva ingeniería electoral.



Sin lugar a dudas, toda crisis política es la expresión de un choque de intereses en torno a posiciones de poder dentro del sistema. La actual no es una excepción, con la única salvedad que el número de intereses amenazados es mayor que el habitual, porque incluye hasta la desaparición política de muchos actores, y un rearme de las alianzas.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)