¿De qué avances nos habla la ministra de Educación? - El Mostrador

Domingo, 25 de febrero de 2018 Actualizado a las 02:22

Autor Imagen

¿De qué avances nos habla la ministra de Educación?

por 31 enero, 2007

Luego de la avalancha de declaraciones de todos los sectores que generó la publicación de los resultados de la última PSU, la ministra Provoste señaló, impertérrita, que las transformaciones que se requieren para disminuir la creciente brecha entre establecimientos municipales y particulares requieren no sólo denuncias, sino propuestas, confianza y colaboración. Luego de haber pasado meses de trabajo en el Consejo Asesor Presidencial para que Brunner y compañía terminaran imponiendo sus "propuestas", de la mano de los sostenedores privados, nos preguntamos: ¿para qué el show de la participación, si las "propuestas" que buscaban ya están preparadas de antemano por los mismos gestores del actual modelo educativo?



No sólo el Mineduc ha sido catalogado por la ciudadanía como el servicio público con menor preocupación por los derechos de los usuarios -estudiantes, padres, profesores- sino que se empeña en esta campaña de vender una imagen que no corresponde con la realidad que todos conocemos. Contra la voluntad de miles de estudiantes, académicos y ciudadanos, impusieron el 2005 el crédito con aval del Estado, postulado como la panacea que vendría a solucionar el eterno problema de los estudiantes de clase media que no obtenían crédito del fondo solidario pero tampoco alcanzaban a costear sus estudios de manera particular.



¿Resultado? Este 2007 son ya cientos de estudiantes los que denuncian que, pese a tener los requisitos académicos y socioeconómicos, no han obtenido el crédito que les permitiría estudiar sin tener que dejar tremendos porcentajes en los bolsillos de la banca privada. Y es que el Mineduc está convencido de que puede regular el ingreso del mercado a la educación mediante "cuotas" por institución, que terminan generando un falso equilibrio que impide que los alumnos que cumplen con los requisitos opten por la universidad que quieren. Pésima atención al usuarioÂ…



Por otro lado, los resultados de la PSU 2007 nos muestran nuevamente la misma realidad, por más que la presidenta sonría tomando tecito con los puntajes nacionales. La gran mayoría son alumnos de colegios particulares ABC1, dependientes de congregaciones religiosas como el Opus Dei o los Legionarios de Cristo, o de las exclusivas colonias europeas. Nuevamente, dentro de los 100 mejores colegios según los resultados de la PSU sólo se encuentran tres municipales (Instituto Nacional, Liceo J. V. Lastarria y Liceo Carmela Carvajal), y la brecha respecto a los restantes establecimientos estatales sigue ensanchándose. Y para qué hablar de las regionesÂ…



¿Qué pasa con estos miles de alumnos de los liceos municipales que, pese a tener puntajes que les permitirían estudiar en una universidad tradicional, no pueden hacerlo porque no son suficientemente pobres para obtener crédito del fondo solidario, ni se les otorga crédito con aval del Estado porque "la cuota no alcanza"? Pese a haber corrido en desventaja, el esfuerzo que estos alumnos y sus familias hicieron durante años no es suficiente, y terminan matriculándose en una universidad o instituto de segunda, que le ofrece premios, becas y créditos a cualquiera que sobrepase los 450 puntos. Así construimos nuestro segundo "baile de los que sobran", acumulando profesionales con títulos que no valen lo suficiente como para permitirles pagar las deudas que fueron obligados a contraer con la banca, cuyos dueños son, curiosamente, los mismos de las propias universidades privadasÂ…



Son estos honorables quienes han creado un innovador sistema de inversión, que les permite lucrar sin mayores problemas en las universidades privadas: arrendándole sus propios edificios a las universidades, y abriendo un ingreso regular que suma varios miles de dólares. Pero ni este secreto a voces ha impedido que el gobierno se abra a entregar los fondos que hasta hace poco eran exclusivamente para la investigación y desarrollo de las universidades tradicionales -aquellas que supuestamente destinan estos recursos al desarrollo del país y de las regiones- a las universidades privadas, que sólo investigan para las grandes empresas. El gobierno opta decididamente por entregar los fondos del Mecesup a los privados, mientras las universidades tradicionales se alejan cada vez más de la excelencia, forzadas a competir en el mercado con mecanismos desiguales.



Mientras nos siguen pintando esta imagen de progreso, la realidad de las acciones del gobierno no permite suponer la voluntad de impulsar las transformaciones necesarias para terminar con este modelo de desigualdad e ineficiencia. Las propuestas que la señora ministra pide han sido entregadas hace bastante tiempo en los espacios que el propio gobierno creó para ello, aunque nunca hayan pensado en escucharlas.



La realidad nos enseña, una vez más, que sólo cuando somos miles, padres, estudiantes, profesores, ciudadanos, demostrando en las calles que el maquillaje de la participación no cambia el verdadero rostro de la inequidad, la clase política parece escuchar. Desde la articulación de la ciudadanía en el Bloque Social por la Educación continuaremos, propuestas en mano, construyendo una realidad en que el esfuerzo y los sueños de las familias chilenas no terminen en un crédito privado a 20 años plazo y un nuevo "cesante ilustrado" que pase a engrosar las cifras de escolaridad del gobierno.







Giorgio Boccardo Bosoni. Presidente FECH


























































Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)