Transantiago II: Período especial ¿Qué hacer? - El Mostrador

Lunes, 18 de diciembre de 2017 Actualizado a las 03:27

Autor Imagen

Transantiago II: Período especial ¿Qué hacer?

por 20 marzo, 2007

Tras la caída del Muro de Berlín, el desplome de la Unión Soviética y de todas las democracias populares que gobernaban Europa Oriental, a Cuba se le desapareció del mapa el mercado por el cual subsistía. El azúcar, los cítricos, el níquel, dejaron de tener compra asegurada. Pero sobre todo el abastecimiento de petróleo paralizó casi completamente la economía, la generación eléctrica era en base a éste y obviamente deterioró el transporte público a grados insoportables; toda esa situación vivida por Cuba se le llamó Periodo Especial.



Difícil es establecer similitudes entre Cuba y Chile, pero algo ha ocurrido las últimas semanas que ha hecho que sus dos ciudades principales se parezcan en un ámbito fundamental de su calidad de vida, el Transporte Público; cierto que La Habana no tiene metro, pero en lo que tiene que ver con los usuarios y, particularmente sus sistema de buses, lamentablemente los habitantes de Santiago de Chile entramos, como ellos, en un Periodo Especial.



Rara cosa lo que ha pasado acá: parque vehicular moderno, varios TLC funcionando, varios más por firmarse, no se nos ha caído ningún muro, precio histórico del cobre, reservas fiscales inéditas, no estamos sometido a embargo ni bloqueo alguno, pero... los buses son invadidos por pasajeros desesperados, en otros lugares largas filas de resignados, conductores que detienen sus buses con pasajeros para merendar; grandes máquinas aptas para cumplir rol de metro ligero deben compartir sus vías con automóviles, motos, triciclos; deben sortear "lomos de toro", realizar virajes de 90 grados, todo esto en horas punta con casi el 90% de pasajeros de pie.



Rentabilizar se llama, copiado al parecer de nuestro modelo educacional, aula con 45 alumnos, si se puede 47. Calidad en esas condiciones, difícil. ¿Y cómo se consigue la tan anhelada calidad en estos componentes centrales de la calidad de vida, como la educación y el transporte? Con dinero para comprar automóvil y para pagar la educación: este mercado que nos han impuesto es definitivamente cruel. Es cosa de ver los usuarios del Metro de Santiago.



La calidad de vida de los santiaguinos descendió abruptamente, sus consecuencias serán notorias en cifras económicas y poco conocidas en salud mental; la productividad decaerá y la tasa de accidentabilidad laboral crecerá en actividad con riesgo. En este escenario, no es recomendable que rediseños de la malla de recorridos se analicen y resuelvan solamente con los alcaldes de las comunas de la capital porque eso acarreará nuevos problemas: intereses corporativos, alianzas y enfrentamientos intercomunales, reivindicaciones locales a través de los concejales que no se sientan representados en este proceso, teniendo ya cercanos eventos electorales.



Las autoridades de transportes comunican en otro idioma, hablan de avances diarios, afirman, como ley descubierta, que el transporte es dinámico (estático no podría ser y si estas cosas las dijera Tito y Nacho Larraín en "Casado con Hijos", no sorprenderían). Pero tratan explicar estos días sus afirmaciones en relación al número de buses, afirmaciones que le transmitieron a la Presidenta de la República a la cual comprometieron cuando anunció una serie de medidas basadas, en buena parte, en información incompleta.



Resultado: se requieren más buses, pero no hay más buses porque buena parte de los que salieron por antigüedad de circulación han servido de abastecedores de partes y piezas para todo el parque de vehículos del anterior sistema que hoy está incorporado a todas las empresas licitadas, incluidas las troncales que por bases estaban obligadas a operar sólo con buses nuevos. Esta situación, anuncio de 300 vehículos más que deben incorporarse al sistema, claramente podría prestarse para actividades especulativas, haciendo corretaje de buses, por parte de empresarios emprendedores que conocen la información y sabían la situación que se iba a enfrentar.



Por otra parte, si los hubiera, obviamente esto redundaría en un alza de tarifas. Esto no por la actual baja tasa de validación, que ése es otro gran problema que se pretende sortear con la reserva financiera existente, pero que extinguida esa reserva la posibilidad de quiebra del sistema de transporte público de superficie de nuestra ciudad estará al alcance de la mano. No nos vayamos a gastar un porcentaje no despreciable de nuestra gran reserva nacional proveniente del cobre, señor Ministro de Hacienda, por la obcecación instalada en su entorno.



Para muchos está claro que estamos en un Periodo Especial, seguramente el cantante español Alejandro Sanz comentará en su país, donde Zamorano también era un ídolo, lo que escuchó en el Estadio Nacional. Los habaneros dicen, para su conformidad en relación a su transporte público y a muchas cosas más: "si el Comandante supiera". Aquí en Chile Pinochet decía: "Los tenemos a todos identificados", frase que ha sido recordada en estos días y el diario oficial nos ha anunciado que tenemos sheriffs en el condado. Con estos dichos, se debería estar manifestando la preocupación por la cantidad de buses apedreados en estos días que aumentan la flota de reserva que no se mencionaba, vandalismo respaldado al insistir en las culpas únicas de los operadores nacionales.



¿Qué hacer?



1- Drásticas medidas de la Presidenta con las autoridades del sector, por no haber satisfecho con toda la información real disponible las aprensiones que tenía cuando planteó la postergación del Transantiago y ya, en proceso de implementación, eludir la autocrítica mínima ante el desastre provocado trasladando la responsabilidad al sector más débil en valoración pública.
2- Mesa de trabajo de todos los involucrados: Ministro de Transportes, Subsecretario de Transportes, Coordinador Transantiago, Intendente Metropolitano, Senadores de la Comisión de Transportes, Diputados de la Comisión de Transportes, Alcaldes, Carabineros y Operadores Concesionarios.
3- Rectificación radical de la malla de recorridos en función de satisfacción de demanda por los actuales concesionarios, volviendo a la malla anterior en la periferia, mezclando la antigua con la nueva dentro del anillo Américo Vespucio. Debemos tener en cuenta que hay zonas tras el anillo que difieren absolutamente en densidad poblacional, por ejemplo Santiago Sur y Santiago Poniente. No cambiar Alameda-Providencia e incorporar transporte público en Teatinos-Nataniel.
4- Drástica reducción en los trasbordos, en base a la rectificación de la malla de recorridos, bajar del actual 85% de trasbordos a 45%, con el objeto de disminuir los tiempos de viaje y aliviar los desplazamientos de los usuarios.
5- Concesionar ya el saldo de casi diez años de la Troncal Tres que, sin base lógica, se hizo por sólo un año y medio a los actuales operadores que la sirven. Concesionar sólo con instrumentos de adquisición a la vista de vehículos nuevos. Concretamente Gran Santiago S.A., de empresarios nacionales, para no tener un nuevo drama económico en pocos meses más, teniendo en cuenta además que las zonas más críticas de efervescencia no han sido las atendidas por esos operadores.
6- Obligar al Administrador Financiero a caducar el contrato con Sonda, extendiendo la responsabilidad a todos sus componentes, tanto actuales como a los originales, es decir NEC, Siemens y Timm. Sonda debe cumplir su incompleto y deficiente servicio hasta ser reemplazada en el Administrador Financiero, urgentemente, por tecnología española o coreana.
7- Crear sistema de abono mensual, obligando al Sistema de Atención al Usuario (SIAUT) a cumplir su función fiscalizadora establecida en el contrato firmado con el Estado. Este abono debe ser válido para todo el sistema de Transantiago. El abono mensual, con tecnología incorporada, debería ser la transformación del bono de locomoción existente, obligatorio de aquí para adelante en los salarios, comprometiendo a los empresarios que se verán afectados por las réplicas en la actividad económica.
8- Incorporar al sistema tarjetas no recargables, como alternativa a la bip, con precio por compra del papel plastificado no superior a cien pesos, distribuida en todo el comercio de Santiago para facilitar la vida de la gente en la desgastante operación recarga, estableciendo un sistema de transacción como con el envase retornable de bebidas, para operar el reciclamiento tecnológico.
9- Caducar el contrato de extensión de líneas de Metro a Maipú y Las Condes, derivando la inversión a infraestructura vial y a créditos para la adquisición de vehículos nuevos por parte de operadores concesionarios.
10- Subsidio a la tarifa, eliminando el impuesto específico y el I.V.A. por diesel para todos los operadores de vehículos motorizados del Transantiago, durante toda la duración del Periodo Especial.





________





Darío Contador. Jefe de Gabinete ministro de Transportes y Telecomunicaciones 1990-1992

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)