Bachelet salva su liderazgo ¿y quema sus últimas naves? - El Mostrador

Miércoles, 22 de noviembre de 2017 Actualizado a las 13:03

Autor Imagen

Bachelet salva su liderazgo ¿y quema sus últimas naves?

por 4 abril, 2007

Uno de los errores centrales de la política comunicacional del Gobierno fue la manera de promover el Plan Transantiago que generó falsas expectativas en la población, incluyendo el rol de Iván Zamorano. Se promocionaron todas las ventajas y se silenciaron los obstáculos y los convenios con las empresas privadas. El agravante es que la propia Presidenta Michelle Bachelet fue engañada con la sobredosis de optimismo y con una información deformada sobre la conducta de los empresarios del transporte.



En un acto, efectivamente inédito, la mandataria reconoció públicamente los errores e insuficiencias del Transantiago, sacó al ministro de la cartera, pidió disculpas a la población y prometió soluciones. Sin duda que este acto de valentía salva su liderazgo político y la estima popular. El riesgo es que si ahora no hay mejoras sustantivas la Presidenta se queda con pocas naves para cruzar las próximas tormentas.



Para que exista una mejora sustantiva debe ventilarse públicamente el tema de la rentabilidad de las empresas y de lo que el Estado está dispuesto a invertir y a controlar. Mientras los "operadores" no transparenten sus costos y ganancias y no sientan el poder efectivo del Estado regulador, no cumplirán los acuerdos de calidad y cantidad del servicio. Es necesario que el Ministerio de Transporte asegure un presupuesto adecuado y un control efectivo de los compromisos para que el sistema funcione bien.



Transparentar los gastos, las inversiones y las ganancias es lo más esencial Cuando se desea pasar de una situación ambigua e insatisfactoria a otra eficiente hay que tener claras las reglas del juego. Y este objetivo es lo más difícil de lograr. La publicidad que se sigue haciendo desde las empresas y el gobierno supone que las personas son consumidoras que deben aceptar los cambios, renunciando a presentar una visión racional del tema: los acuerdos entre gobierno y las empresas, los conflictos de interés y las complementación de intereses del Estado y los privados. La consulta democrática a los municipios y a los ciudadanos no fue considerada, sino cuando la crisis y el malestar eran demasiado evidentes.



Uno de los aspectos esenciales para salir de la crisis del Transantiago incluye un cambio sustantivo en la manera de hacer publicidad y marketing y tal cambio va unido a apostar más a la participación y al juicio de los ciudadanos ( los que viven en la ciudad) y menos a las tácticas publicitarias que llegan al absurdo, por ejemplo, de presentar el doble de gente en el Metro como aceptable o deseable. Este tipo de publicidad está tan desprestigiada y es tan ineficiente que insistir en ella es volver a creer que con caramelos (marketing simplista) se pueden calmar las expectativas de adultos y jóvenes de Chile.



Que la crisis del Transantiago nos sirva para darnos cuenta que a los chilenos hay que tratarlos como seres racionales y no como consumidores engañables; esta es una tremenda lección que esperamos se empiece a comprender, por el bien de la población y de las autoridades.



____________



Héctor Vera Vera. Periodista, Doctor en Comunicación Social. Profesor de Teoría de la Comunicación en la Escuela de Periodismo, Facultad de Humanidades, Universidad de Santiago de Chile. Experto e investigar en análisis medial.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)