¿Transporte público?: discapacitados en la calle - El Mostrador

Sábado, 18 de noviembre de 2017 Actualizado a las 01:17

Autor Imagen

¿Transporte público?: discapacitados en la calle

por 27 mayo, 2007

Vaya esta columna dedicada a Tito Edmundo Castillo (89), Premio Nacional de Periodismo 2001, quien murió a causa de un ataque cardíaco tras desvanecerse mientras viajaba el pasado martes 24 de abril en los cada vez más insoportables vagones del Metro -ferrocarril metropolitano- desde donde fue sacado luego de su deceso.



Me contactó un estudiante de arquitectura de la Universidad de Chile -Christopher Cáceres- a raíz de las propuestas que he realizado a la opinión pública y al Ejecutivo en mi calidad de presidente de la Fundación Nacional de Discapacitados, con el fin de hacer del Transantiago un sistema de transporte público accesible e integrador.



Desde el inicio del nuevo sistema de transportes, que a estas alturas representa vergüenza nacional e internacional, este alumno siguió de cerca las promesas del Estado en cuanto a incorporar sistemas efectivos para las personas con discapacidad tanto en los buses como en las líneas 1 y 2 del Metro.



A raíz de tamaña falencia e incumplimiento de las normas que hablan de accesibilidad, derechos civiles y humanos, insistió en conversar conmigo. Tomamos un café y me contó de la experiencia que lo marcó en su arribo a Madrid, luego de haber ganado una beca de especialización en su universidad.



Me describió con detalles cómo literalmente arrastró sus bolsos por las calles de Madrid para llegar a la casa que lo esperaba al no encontrar un bus adecuado a su circunstancial situación de movilidad reducida. Me explicó que a causa de esta experiencia se preguntó cómo lo hacían las personas con discapacidad para trasladarse.



Fue ahí donde comenzó en la Universidad de Alcalá una completa y profunda investigación sobre accesibilidad integral para personas con movilidad reducida en el transporte público, en la que analiza las medidas de integración arquitectónica en el metro de la capital española.



Me sorprendió cuando, en medio de nuestra conversación, sacó de su bolso una gruesa investigación elegantemente empastada con el resultado de un trabajo que le tomó seis meses. Cientos de fotografías y análisis de cada detalle que, por cierto, le valió la persecución de los guardias de seguridad del metro madrileño, que le exigían la certificación correspondiente.



Luego de superado el impasse, se transformó allá en "la persona" dedicada a investigar este tema. La investigación comienza señalando que es "la ciudad es el espacio donde los individuos adquieren la condición de ciudadanos titulares de derechos sociales, culturales y políticos".



Tal virtud necesita para su desarrollo el que las personas puedan acceder a múltiples servicios y equipamientos, posibilitar el contacto con otros, favorecer la libertad de expresión, entre otros, todo esto en igualdad de condiciones.



Pero la urbe también es el entorno donde desarrollamos nuestra vida cotidiana y donde se encuentra la mayoría de las barreras o impedimentos que limitan nuestra autonomía, bienestar y capacidad de elección.



Llevo 22 años de trabajo en el tema de la discapacidad. No obstante -luego del último sorbo de café en nuestra conversación- la historia y el ejemplo de Christopher me sorprende, no sólo por la excelencia de su trabajo y porque autorizó a la Fundación Nacional de Discapacitados a difundir por todos los medios el resultado de su investigación, sino principalmente porque no tiene caso cercano de discapacidad, lo que habla de una "conciencia social activa" en ciernes.



Esta historia comprueba que cuesta poco reconocer una "nueva conciencia social" entre los estudiantes y nuevos profesionales en Chile. Semanalmente, me entrevisto con profesionales y estudiantes de diversas casas de estudios que me solicitan audiencia y asesoría para abordar el tema de la discapacidad en sus carreras. Creo necesario en este sentido, instaurar el ramo de Discapacidad e Integración en toda universidad.



A diario, encuentro más conciencia social y voluntad para abordar el tema de la discapacidad entre los estudiantes que en los ministerios y autoridades de paso, que se dan vueltas y vueltas en tristes y entrampados sistemas que están lejos de alcanzar solución efectiva a los problemas de pobreza, exclusión y discriminación de las personas con discapacidad y sus familias, principalmente, por falta de voluntad y de conciencia, características ambas que encontré de sobra en Christopher.



_______





* Alejandro Hernández es experto en discapacidad y presidente de la Fundación Nacional de Discapacitados (director@fnd.cl)

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)