La política, ¿sólo una confrontación deportiva? - El Mostrador

Jueves, 23 de noviembre de 2017 Actualizado a las 10:02

Autor Imagen

La política, ¿sólo una confrontación deportiva?

por 7 julio, 2007

Algo sorprendente ha sucedido en Chile. Los deportes o el "área deportiva" han cobrado un lugar más importante en radioemisoras, prensa escrita y también en la televisión, que ahora puede mostrar, o no hacerlo, los goles del fútbol el mismo día de juego. Se trata de la creciente relación entre fútbol, dinero y política, donde aparece el interés de Piñera o Lavín por comprar acciones de nuevas sociedades anónimas de equipos con arraigo popular.



Podría entenderse como parte del mayor desarrollo, en un país que requiere más actividades y formas de uso del tiempo libre, económicamente rentables, y ojalá políticamente rentables, también.



Lo que no parece aceptable es que este aspecto del deporte invada otras esferas de la vida social, y muy especialmente, la política, oscureciendo una cultura republicana que, a pesar de dificultades y tropiezos, había logrado mantener cierta vigencia, augurando una profundización de las tradiciones democráticas: debates de contenidos fundados, reconocimiento del otro como legítimo, respeto al adversario. Un proceso que podría avanzar, terminando con la burda exclusión que representa el sistema electoral binominal.



No obstante, desde que la Presidenta Michelle Bachelet llegó al gobierno, por un período de 4 años sin reelección, se ha instalado, con la activa participación de medios de comunicación y periodistas, un tratamiento de la política como si fuera un campeonato de tenis, cuyos jugadores son -casi siempre- gobierno y oposición. Existe una primera fase de elección de candidatos y después se pasa a una final, es decir, las elecciones propiamente tal. El campeonato ya empezó, hay numerosos pre-campeonatos y juegos que deben ser disputados, en arcilla, en cemento, en pasto.



En el partido de tenis se gana o se pierde, todo es blanco o negro, hay ganadores y perdedores. Sólo participan jugadores habilitados, es decir, los posibles candidatos y sus entrenadores. La ciudadanía queda de espectadora, donde es muy importante mantener su atención a través de calentamientos o escaramuzas con jugadores secundarios.



Sólo cabe una confrontación brutal, y como este "deporte" no tiene reglas preestablecidas, todo vale para ganar, en cada juego se busca ganar puntos, estar arriba, "quebrar el servicio" del otro. Y aunque parezca mentira, las canchas en que se juega este mega partido son los medios de comunicación: ellos validan a los jugadores y les permiten jugar, son árbitros y jueces. A través del micrófono o páginas de un medio, el "jugador A" diceÂ… y entonces corren donde el "jugador B" y le piden que juegue, mostrándole la jugada de "A". Mejor todavía si confrontamos al mismo tiempo a masculino y femenino, y dejan claro que los hombres lo hacen mejor en la canchaÂ… dividendos adicionales para un campeonato que sólo debiera ser de hombres.



Cual tuvo el mejor saque o cual golpeó más fuerte. Todo es motivo de celebración y entrega rating. Mejor aún si le quebró el servicio con escándalo. Total, es un juego. A veces se internacionaliza el campeonato, y podemos poner en la cancha a "los argentinos", presentarlos como jugadores tramposos y acusarlos de no respetar las reglas, o poner jugadores nacionales para descalificarlos antes de saber los resultados.



Como ciudadana me siento profundamente cansada de este orden de cosas, cada día me cuesta más leer los diarios, escuchar los noticieros radiales o ver las noticias en la televisión. Y no estoy sola en ello, son miles quienes sienten como yo.



Creo que como país nos merecemos algo mejor, que somos demasiados quienes -transversalmente- colaboramos en construir un proceso democrático que recoge las lecciones aprendidas tras el dolor y el desgarro de la confrontación que significaron los años 70.



Todavía es tiempo de evitar heridas innecesarias y de recuperar la sana convivencia democrática. Dejemos el tenis y volvamos a la política, a la tarea de construir colectivamente el país que soñamos, igualitario, justo y respetuoso de las diferencias.



_______





Teresa Valdés. Socióloga

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)