El liderazgo que se ha perdido - El Mostrador

Sábado, 18 de noviembre de 2017 Actualizado a las 15:21

Autor Imagen

El liderazgo que se ha perdido

por 16 julio, 2007

Liderar cualquier proceso significa provocar convergencias en torno a metas, estrategias, sistemas y/o modelos a lograr, fundamentalmente basados en principios y valores compartidos y donde, principalmente, se comprende por la mayoría participante un sentido al esfuerzo y, no menos importante, con un estilo determinado.



Este quehacer importantísimo para el crecimiento y desarrollo de cualquier país o región recae, su responsabilidad, en los poderes del Estado, especialmente el Ejecutivo en Chile, la institucionalidad privada, especialmente las empresas y las instancias de representación, la sociedad en general y, muy importante, los partidos políticos.



Todas estas instancias, en un modelo democrático desarrollado, aceptan vivir y aportar, cada uno en lo suyo, su propio esfuerzo específico, influyentes algunos, menos influyentes otros, pero todos de acuerdo en un modelo de país definitivo.



En Chile no está pasando esto. Hemos tenido una Concertación de Partidos por la Democracia que empezó bien, buscando una democracia con equidad y donde, con responsabilidad, se manejaron los recursos financieros y políticas públicas con criterios serios y de largo plazo. Los resultados fueron indiscutibles, incluso, con gran proyección de admiración y respeto de parte de la comunidad internacional.



Hoy día, sin embargo, no hemos sabido adecuarnos a los cambios. El crecimiento logrado se ha concentrado en unos pocos. No hemos podido diseñar políticas y programas que incorporen al pequeño y mediano empresario o comerciante con eficiencia y rapidez a mejores calidades de vida. Esto se ha ido agravando al constatar serias discrepancias entre sectores que hasta ayer estaban de acuerdo.



Tres parecen ser nuestros errores. Primero, no tener el norte claro. Es necesario volver a identificar qué queremos como país. Cual es el modelo de país al cual aspiramos. Empezamos bien por que crecimos, pero vamos mal por la inequidad del resultado de este crecimiento. No podremos transformarnos en potencia agroalimentaria si seguimos dependiendo solo de tres mil o cuatro mil empresarios potentes y más de un millón de otros empresarios pequeños luchando casi exclusivamente por la sobre vivencia.



Segundo, la falta de autocrítica del Gobierno. La incondicionalidad propuesta a comienzos de 2006 de los partidos políticos a la Presidenta Bachelet, se transformó en un boomerang, ya que marginado todo análisis crítico de la gestión al interior de la coalición.



Tercero y último, el estilo de hacer política. La no participación de la sociedad organizada en las cuestiones de ejecución gubernamental. Tanto instituciones públicas como partidos políticos, sin compartir con las bases como si todo estuviera ya estudiado y bien decidido. El estilo político debe consistir en "reencantar" al pueblo chileno. Volver a entusiasmarlo con programas y actividades compartidas entre los funcionarios públicos y sus usuarios correspondientes. Los partidos políticos, por su parte, conocer el pensamiento del pueblo, sobre todo el más modesto. Conocer el pensamiento del joven que nació en dictadura. Abrir las puertas de los partidos y las instituciones para hacer participar a todo el mundo.



Por supuesto que hoy día todavía contamos con gente muy valiosa, lo que falta son líderes potentes, en el gobierno, en los partidos políticos, en las empresas, gremios, etc.



Para liderar grandes causas nacionales no basta con buenos técnicos, hacen falta los líderes que Chile ha tenido de vez en cuando y que hoy día parecen escasear.









Hugo Ortega. Director de la Escuela de Ingeniería en Agronegocios, Universidad Central




Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)