miércoles, 26 de septiembre de 2018 Actualizado a las 12:18

Autor Imagen

Ä„No hable! Usted no sabe economía

por 26 agosto, 2007

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Si escuchar los dichos de la senadora Matthei no fue aún más sorprendente, es porque no es la primera vez que escuchamos a algún economista dueño de la verdad, explicando las cosas que se pueden y no se pueden hacer en políticas públicas. En el tema puntual que nos convoca, Matthei dice que cualquiera que sepa economía sabrá que no se puede aumentar el salario mínimo, pues disminuye las posibilidades de los desempleados de conseguir trabajo. Hay tres precauciones que un economista responsable debe tomar. Ella no las tomó.



Primero, antes de aplicar cualquier manual, entender lo que se está discutiendo: La sugerencia del obispo era una sugerencia moral, no una propuesta de política pública. Él opinó que lo éticamente correcto sería que de las ganancias que reciben los empresarios, ellos por su propia voluntad entregaran una parte a sus trabajadores que percibían el salario mínimo. Por lo demás, nos perece un reclamo ético absolutamente pertinente, pues no resulta aceptable que existan empresas con grandes ganancias-capaces de pagar mejores sueldos- que tenga a sus trabajadores en paupérrimas condiciones laborales.



Segundo, no quedarse en la teoría básica y estudiar la realidad: La "obviedad" que el obispo no sabe, no es ninguna obviedad: A principios de los 90, David Card, uno de los economistas más reconocidos y productivos en economía laboral, publicó un trabajo en una de las revistas de Economía más prestigiosas del mundo. En él demostraba empíricamente que en un episodio importante de aumento del salario mínimo en EEUU no había sido afectado el empleo. El artículo ha sido largamente rebatido y discutido. Hasta la fecha, no hay conclusiones únicas sobre el tema. Card, en una entrevista, afirmó que mirando en retrospectiva él piensa que aumentos moderados del salario mínimo afectarán poco el empleo. Probablemente, la senadora no tendría el descaro de mirar a los ojos a David Card y decirle que no sabe nada de economía. La senadora Matthei no permite opinar a las personas que no han llegado al primer curso de economía. En este caso, ella debería haber intentado pasar del primero y revisar que en muchas ocasiones los estudios empíricos pueden contradecir o matizar lo que dicen las teorías básicas.



Tercero, entregar opciones: Ningún economista puede -a veces lo logran- censurar las posibilidades de la sociedad para discutir. Aún si aumentar el salario mínimo genera desempleo, la sociedad tiene derecho a discutir de forma informada entre ambas opciones. Quizás la gente quiera que se aumente el salario mínimo y se tomen al mismo tiempo medidas para paliar el desempleo. Eso debe ser presentado como una opción. Los economistas, como la Senadora Matthei pueden también tener ideas políticas, por supuesto, y pueden recomendar alguna de las opciones, basados en sus valores, pero dejando abierta la discusión de las demás. El trabajo del economista es ayudar a la sociedad a decidir entre todas sus múltiples posibilidades de manejar sus recursos. Para ello, su deber, al igual que el de los demás científicos, es mostrar los elementos de la realidad, las implicancias de nuestras opciones de política pública, de forma tan objetiva como sea posible.



La sociedad no se beneficia de iluminados que esconden parte de la verdad. Esto sólo puede volvernos una sociedad menos democrática, en la que no se pueden discutir todas las posibilidades, pues éstas son vetadas por ideologías políticas, disfrazadas de tecnicismos. Esta práctica no sólo daña a la sociedad, sino que perjudica la misma credibilidad y respeto de los técnicos serios. A nosotros nos bastaría que los economistas (o proyectos de economistas, como nosotros) fuéramos reconocidos como algunos más entre todos lo que intentan hacer que nuestro país sea un lugar mejor para todos, no es necesario que crean que somos profetas. Eso dejémoslo para el horóscopo, que tal como lo hizo la Senadora intenta predecir el futuro sin ningún soporte empírico.



___________





Andrés Hojman. Miembro del Senado de la Universidad de Chile. Movimiento Nueva Izquierda. Nicolás Grau. Presidente de la FECH 2006. Movimiento Nueva Izquierda.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV