Una bomba de tiempo - El Mostrador

Viernes, 24 de noviembre de 2017 Actualizado a las 05:00

Autor Imagen

Una bomba de tiempo

por 28 octubre, 2007

Todos lo sabíamos. La muerte de 10 niños en el Centro de Adaptación "Tiempo de Crecer" de Puerto Montt, era algo que pudimos ver y, lo peor, un asunto que debimos prever.



Idealmente, ellos estaban en un recinto que les proveía protección, o al menos que debió hacerlo. Sin embargo y en la práctica, cumplían un régimen de reclusión que se acerca más al concepto de cárcel para jóvenes que a cualquier otra cosa.



Era "una bomba de tiempo", esta fue la fórmula que usó la dirigente de los funcionarios del SENAME para explicar la muerte de los niños y, en buena parte, tiene razón.



Todavía más cuando la mayoría de los adolescentes que están en situación de protección en nuestro país son pobres. Si se analizan las estadísticas de personas que se encuentran cumpliendo condena en las cárceles chilenas, cerca de un 42 por ciento tiene menos de 29 años, o sea, son jóvenes. Y también pobres. Algo está funcionando mal entonces, algo que "no es culpa de los propios jóvenes que murieron", como se dejó entrever en las declaraciones de algunas autoridades esta semana. En la actual concepción de la "protección a menores", sólo los estamos aislando físicamente en el entendido de que ya no son "reciclables", sino sólo desechos sociales.



Lo más fácil es pedir más mano dura, apelar a la protección instalando un discurso represivo. Así se consagra la criminalización de ciertos sectores, para eso son las grandes campañas contra la delincuencia y la aplicación de medidas que en otro momento serían consideradas excepcionales, pero que ahora pasan a constituirse como normales.



La incipiente implementación de la nueva Ley de Responsabilidad Penal Adolescente susurra algo de aquello. En el fondo, estamos frente a rogativas -especialmente de derecha, pero también de sectores populares que han sido permeados por el discurso de la seguridad ciudadana- para que el Estado actúe con mano dura. Paradójico, si precisamente es la derecha quien pide cada vez menos Estado para hacer negocios y más Estado para la declarada guerra contra la delincuencia.



La muerte de estos niños en Puerto Montt nos recuerda que es imposible querer tapar el sol con un dedo. No ocultaremos con políticas represivas el deterioro social que ha producido el actual modelo económico para el que la marginación es sólo una externalidad negativa.



Nadie parece darse cuenta que hay que actuar antes que estas situaciones sucedan, desarrollando y fortaleciendo políticas más inclusivas. La violencia siempre tiene que ver con la poca capacidad que tenemos como sociedad de generar procesos de inclusión social. En ese sentido, la "mano dura" o las políticas de "tolerancia cero", nunca serán la solución para contener a los segmentos societales transgresores.



Lo de Puerto Montt no será el último hecho de este tipo de no mediar cambios estructurales en el régimen y la concepción de la protección a menores. Eso si no queremos seguir reconociéndoles un único y fundamental derecho: ser penalizados como adultos cada vez que cometen delitos.



______





Raúl Zarzuri. Sociólogo Universidad Academia de Humanismo Cristiano

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)