Más cárceles : ¿Tapar el sol con un dedo? - El Mostrador

Martes, 21 de noviembre de 2017 Actualizado a las 09:05

Autor Imagen

Más cárceles : ¿Tapar el sol con un dedo?

por 21 noviembre, 2007

En un tono rayano en la molestia, el ministro de Justicia ha señalado que el gobierno no ha carecido de previsión frente al colapso de Santiago I, ya que no sólo se construyó ese penal sino que se proyecta una nueva cárcel en la Región Metropolitana y "se trabaja lo más rápido posible". La pregunta es: ¿Soluciona esto el problema o en menos de un año ese nuevo recinto estará igual de sobre poblado que Santiago 1, y para qué decir los demás?



Resulta increíble el tono ofuscado del Ejecutivo a raíz de peticiones realizadas por jueces que lo único que hacen es actuar dentro de la esfera de la ley, en un rol que gira en torno a la protección de los derechos fundamentales de las personas privadas de libertad.



Asimismo, es del todo inexplicable que transcurridos no más de tres años desde el inicio de la construcción de los 10 centros concesionados -que en la actualidad presentan distintos niveles de desarrollo-, se manifieste nuevamente la idea de que aún faltarían centros para estar en condiciones adecuadas para una correcta administración penitenciaria.



Lo preocupante es lo simplista de la solución planteada, la cual busca dar respuesta a una problemática demasiado compleja que tiene al menos dos caras: la que gira en torno a la política criminal y la que dice relación con el sistema penitenciario. En la actualidad, la justicia criminal está haciendo aguas en lugares claves para el correcto funcionamiento del mismo. Ejemplo de lo anterior son las salidas alternativas a la prisión, las cuales tienen limitada aplicación y funcionan en la más absoluta precariedad, con delegados sobrecargados, precario control e infraestructura.



Por otro lado, la institución penitenciaria cuenta con funcionarios mal pagados, con escasa capacitación, con fenómenos importantes de corrupción, abusos de los derechos humanos de los internos y falta de transparencia en su gestión. Por último, los niveles de reincidencia superan el 49% y la experiencia de construir las cárceles con privados ha estado llena de problemas: costos adicionales, suicidios de internos, paralizaciones, pymes en quiebra, retardos excesivos en la entrega y mala calidad en las construcciones y servicios.



Sin lugar a dudas los problemas son más gruesos y está claro que la solución no está dando resultado, entonces ¿por qué perseverar en lo mismo? ¿Por qué seguir malgastando el recurso público? ¿No sería adecuado abocarnos a la resolución de los problemas que hacen que el sistema penitenciario haga aguas? De nada sirve construir más cárceles -especialmente dadas las actuales tasas de crecimiento de la población carcelaria, que superan el 15% anual por lo bajo- si no enfrentamos problemas que son urgentes; de nada sirve obstinarse en soluciones cuya evaluación no ha sido exitosa y que pasan por decisiones político criminales que en la actualidad no son coherentes. Al construir más cárceles se está dando una solución populista que dista de solucionar o controlar el problema de las cárceles y el de la criminalidad. En palabras simples: estamos tapando el sol con un dedo.



_________





Alvaro Castro, profesor Escuela de Derecho Universidad Diego Portales.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)