Congreso del PS: Solución o problema - El Mostrador

Viernes, 24 de noviembre de 2017 Actualizado a las 02:59

Autor Imagen

Congreso del PS: Solución o problema

por 1 diciembre, 2007

El Partido Socialista ha convocado a un Congreso General para fines de marzo. La interrogante es si este evento contribuirá a la solución de los muchos problemas que enfrenta la organización, o bien, se convertirá en sí mismo en otro problema que agrave los ya existentes, que no son pocos ni menores. Hay fuertes indicios que la balanza pudiera cargarse para esta última opción.



Primero, que un partido autodefinido como de los trabajadores manuales e intelectuales y de quienes llevan adelante emprendimientos, en el marco de lo que llamamos PYME, celebre su congreso en las termas de Panimávida, placentero lugar de recreación de las clases pudientes chilenas, a un costo de no menos de $ 140 millones sólo por concepto de hotelería, es cosa que no pasa siquiera el examen de la estética política. Sobre todo cuando se podría realizar el torneo en Valparaíso, dando mayor realce al centenario del natalicio del Presidente Salvador Allende, originario de ese puerto.



Segundo, la participación de un número de delegados levemente superior a los 400, reduce significativamente la participación de una organización con más de 100 mil afiliados. Los problemas de un partido y un gobierno democrático se resuelven con más democracia y no al revés. El ensimismamiento es un síntoma inequívoco de la decadencia.



Tercero, el hecho de que se hayan ingresado cerca de 10 mil fichas/militantes nuevos en los últimos meses, situación que contrasta vivamente con la caída de la popularidad y convocatoria de los partidos, induce a pensar que la motivación de los nuevos afiliados no es precisamente una lucha heroica y fervorosa por la construcción del socialismo en Chile. Más bien es el ingreso masivo de las prácticas clientelistas a la organización partidaria.



Los problemas del PS son graves.



Su colaboración institucional con la administración del neoliberalismo, salvo algunas oposiciones en la estructura interna y en el parlamento, se ha desplegado en intensidad no conocida hasta ahora.



Institucionalmente el PS apoyó el proyecto de depreciación acelerada que no era sino aumentarles las ganancias a las grandes empresas y empresarios chilenos, entre ellos, Sebastián Piñera. Sólo Carlos Ominami se opuso y recibió una verdadera campaña de ataques. Incluso, recibió ataques que se fundamentaron en argumentos de la dictadura y que, de paso, se constituyeron en descalificación histórica a Carlos Altamirano y a toda su generación, quienes llevaron al socialismo a su lugar más alto en sus 72 años de historia.



Se ha llegado a un acuerdo con la derecha que consolida el modelo educacional de la dictadura en sus conceptos fundamentales, lucro incluido. La foto del presidente socialista con las manos unidas y en alto graficando el esfuerzo común con el presidente de Renovación Nacional, lo refrenda todo.



Esta alianza con la derecha en un tema clave para la sociedad pasó por encima de los expresos acuerdos del último Consejo General del Partido, que definió la postura socialista en pos de una educación pública, estatal, democrática, laica y gratuita. Se dice que un llamado telefónico de la Presidenta habría convencido a la Comisión Política del PS. Si esto fuera así, el PS habría renunciado a su autonomía y alcanzado idéntica relación con el gobierno que la que tenía el Partido Socialista Unificado de Alemania (PSUA) con el gobierno de Honecker.



Una de las críticas más certeras de la renovación a los socialismos reales era precisamente la identificación de estado/partido/gobierno. ¿Qué quedará de estos conceptos democratizadores en los renovados de ayer que participan en la actual conducción?



La Juventud Socialista reclutó un buen número de jóvenes al calor de la revolución pingüina, la actual conducción de su partido claramente no coincide con ellos.



No sería en todo caso, la situación antes dicha, de apoyar la educación como negocio lucrativo, contradictoria con lo que la actual mesa del PS promueve; la incondicionalidad al gobierno. La aplicación rigurosa de esa tesis obliga a absurdos tales apoyar lo hecho en Transantiago, por ejemplo.



Carlos Altamirano definió al gobierno del Presidente Lagos como de centroderecha, el actual gobierno no ha roto con tales concepciones, sólo que muestra mayor desprolijidad y menos capacidad de gestión.



El PS ha consolidado una suerte de nomenclatura que ha petrificado la participación. Así desde los cargos ministeriales y la mesa partidaria hasta los de concejales y regionales en la estructura interna, se muestran en general impermeables a la promoción de cuadros nuevos. Esto último sólo puede producirse a través de un padrinazgo que, en tanto tal, minimiza lo político y fortalece el clientelismo.



Esta clientela está dispuesta a respaldar el que se pueda ser dirigente partidario del más alto nivel simultáneamente con cargos directivos en empresas con relaciones más que conflictivas con el estado y/o su clientela cautiva como Transantiago, AFP o las eléctricas.



La institucionalidad partidaria se debilita sensiblemente y así el Tribunal Supremo lo encabeza la ex secretaria del ex ministro Carlos Cruz mientas éste fungió como Ministro de Obras Públicas. Se sanciona a un concejal por denunciar corrupción consistente en intervención electoral en un municipio.



En el Congreso de Concepción de 1997 el PS resolvió que ninguno de sus mandatarios, senadores/diputado/alcaldes/concejales/ podía repetirse de allí en adelante por más de dos veces en el cargo. Todo indica que esta norma será ignorada o derogada. Lo concreto es que el PS niega el espacio a los pocos jóvenes que, con nobleza de propósitos, aún concurren a sus filas. ¿Se puede ser senador por treinta años? Creo que éticamente no, las profesiones son otras, médico, ingeniero, abogado no senador, diputado, alcalde o concejal.



Esto no es distinto a lo que pasa en el conjunto del país, donde familias se entronizan en los cargos públicos repartiéndolos como si fueran títulos nobiliarios.



La confianza partidaria se extingue a ojos vistas. Así, el senador Navarro es injustamente acusado por la derecha ante el Tribunal Constitucional y la prensa informa que hay dos dirigentes que se disputan el cargo, por el cual nada hicieron, si quedara vacante. Se dan los nombres, pero nadie desmiente.



Ensoberbecidos en el ejercicio necesariamente transitorio de cargos estatales, se desprecia a quienes piensan distinto. Un artículo aparecido hace algunas semanas señalaba, por ejemplo, que la Mesa de Izquierda que agrupa la disidencia más dura del socialismo carecía de densidad política. Olvidaba el columnista que la conducción de dicha instancia tiene siete u ocho académicos de las universidades más prestigiosas del país, situación que se encuentra en las antípodas de otras instancias del máximo poder partidario.



El dirigente histórico del socialismo Jorge Arrate ha venido catalizando el descontento y promoviendo unir fuerzas en torno a un proyecto que asuma que el ciclo de la Concertación como concluido. La Concertación hizo grandes cosas por el país y otras importantes y urgentes, como la exclusión y la desigualdad, quedaron para nuevas agrupaciones y realidades políticas. Allende volverá.



____________





Roberto Ávila. Miembro del Comité Central del PS. Concejal Cerro Navia

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)