¿Cuotas o Paridad? - El Mostrador

Jueves, 23 de noviembre de 2017 Actualizado a las 10:09

Autor Imagen

¿Cuotas o Paridad?

por 23 diciembre, 2007

Chile, al igual que otros países de la región, ha demostrado un considerable avance en materia de seguridad ciudadana, participación igualitaria entre hombres y mujeres y; reducir al máximo la tasa de pobreza en el país, sólo por nombrar algunos puntos relevantes que hacen parte de los Objetivos del Milenio.



Sin embargo, persisten los resabios machistas, un sistema electoral que afecta a las mujeres y a las pequeñas coaliciones de Gobierno, pese a que el 2006 fuimos foco de las miradas de varios países del mundo al elegir a la Primera Presidenta de Chile.



Hemos avanzado, sería poco honesto no reconocer ello. No obstante, la carencia de una voluntad política para disminuir la brecha salarial entre hombres y mujeres, los lugares en que éstas son ubicadas en materia política-social y económica, nos hace prever que el trabajo, en está línea, no ha sido tarea fácil para la administración Bachelet.



Es efectivo que en Chile no hay una representación equilibrada de mujeres en el Parlamento; la Presidenta instaló en su primer año de gobierno un gabinete paritario; y si bien la paridad no sólo se entiende en las cifras 50 y 50, persisten fuertes falencias; "la disparidad de género y la participación igualitaria de las mujeres" no tiene lugar en nuestra sociedad.



La subrepresentación de las mujeres ha sido reprochada por los organismos internacionales: El Comité de Derechos Humanos le representó al Estado chileno en 1999 "la notable insuficiencia de la participación de la mujer en la vida política" y le recomendó tomar medidas "para mejorar la participación de las mujeres, si es preciso mediante la adopción de programas de acción afirmativa".



Ese mismo año -1999-el Comité de la Comisión para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), también apuntó que "motivo de preocupación el bajo índice de participación de la mujer en la política y en la administración gubernamental, en particular, es puestos de adopción de decisiones".



Se han presentado dos mociones parlamentarias sin patrocinio del Ejecutivo: uno de cuotas, que aseguraría un 30% de mujeres en listas de candidatos /as a elecciones parlamentarias y municipales y, otro de paridad, que establece un criterio de proporcionalidad en estas candidaturas, es decir, que ningún sexo supere el 60% en las listas. Resaltamos que ninguna de las dos iniciativas ha entrado en tabla por carecer de urgencia su debate.



Incluso, el propio compromiso asumido por la Presidenta Bachelet en la Cumbre de Quito realizada en septiembre pasado, no ha prosperado. Dicho anuncio de apoyo a las candidaturas de mujeres es un proyecto que aún no ingresa al Congreso Nacional.



La mayor participación de las mujeres en la toma de decisiones pasa, necesariamente, por avanzar en la democratización de los espacios en los que hombres y mujeres interactuamos.



Los estudios sobre "percepción política de las mujeres inscritas en los registros electorales", realizados por Corporación Humanas arrojan datos interesantes. De acuerdo a estos sondeos -a nivel nacional- se revela por ejemplo que un 40,5% de las mujeres no se siente representada por el sistema político; un 26,1 por ciento cree que la política está hecha por hombres y un 38,2% plantea que ellos no dan espacios a las mujeres. Esto no se condice con los indicadores que nos hablan del alto interés de las mujeres en la política. Un 70% opina que debiera existir una ley que obligue a que un número de mujeres tenga acceso a cargos públicos.



Actualmente, el 52% del padrón electoral en Chile corresponde a mujeres y representan sólo el 8% de los cargos en el Congreso Nacional. Cifras del año 2005 muestran que en Europa el promedio de mujeres en los parlamentos supera el 30%.



Estas falencias de nuestro sistema democrático: sub. Representación de mujeres en lugares de decisión; incorporación de demandas de género en la agenda política y, la ausencia de mecanismos que permitan el control ciudadano acentúan la pregunta sobre nuestro futuro político, la institucionalidad sobre la que está sustentada y la calidad de la democracia construida, presentando así un conjunto de desafíos al sistema.



De este modo, entendemos que la transición democrática no ha significado mayores cambios en la posición subordinada de las mujeres en la vida política. Los avances que se puedan reportar están más ligados a las iniciativas de las propias mujeres y a la inercia del proceso de modernización. Chile sigue siendo uno de los pocos países de la región que no dispone de una ley de cuotas u otras medidas de acción afirmativa que permitan revertir su desigual participación.





*Fabiola Gutiérrez, Periodista Corporación Humanas

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)