Partidos políticos, ¿privilegio masculino? - El Mostrador

Sábado, 18 de noviembre de 2017 Actualizado a las 07:27

Autor Imagen

Partidos políticos, ¿privilegio masculino?

por 2 enero, 2008

En Chile, las mujeres participamos activamente en política y, en las bases partidarias, estamos comprometidas al igual que los hombres. Sin embargo, a mayores niveles de jerarquía y poder de decisión, la presencia femenina se torna casi invisible. Durante la última década, en la mayoría de los partidos se aprobaron cuotas electorales de representación política para las mujeres en las elecciones internas. Por supuesto que esta acción no fue gratis ni fue parte de la reflexión masculina; se debió a la lucha permanente de las mujeres militantes por disminuir las desigualdades y la discriminación de que somos objeto desde tiempos inmemoriales.



En la arena política, aunque las condiciones de participación pueden parecer similares entre mujeres y hombres, el camino de ellos es ciertamente más despejado que el nuestro. Diferentes investigaciones han identificado situaciones problemáticas que enfrentan las mujeres que están en los partidos políticos, como son la falta de conocimiento sobre la estructura informal del poder; la exposición pública a la crítica; el hecho que las mujeres en cargos públicos o en actividades políticas se convierten en símbolo de todo su sexo y, si cometen un error, se dice que son "las mujeres" las que no sirven. En general, carecen de aliados en sus organizaciones políticas y son excluidas de la red formal, pues las decisiones, negociaciones y acuerdos se toman entre los hombres, que comparten espacios, intereses, gustos, aficiones y amistades. Otro aspecto es que a las mujeres se les respeta menos, sus actividades y opiniones suelen ser poco consideradas; y por supuesto, están los conflictos que desencadenan los diferentes papeles que deben cumplir, como mujer y como política. Las consecuencias se ven reflejadas si se cuenta las militantes que están en las direcciones nacionales de sus partidos o en cargos de representación popular, ya sea en Alcaldías (12.1%), Concejalías (17.4%), Cámara Baja (12.5%) o en el Senado (5%).



La dirigencia masculina de los partidos políticos manifiesta que a las mujeres no se les discrimina en sus partidos y justifican nuestra ausencia de los puestos de alta jerarquía o de las candidaturas a elecciones populares con argumentos tales como "las oportunidades están ahí, pero las mujeres no se interesan"; "nos cuesta encontrar mujeres capacitadas"; "ellas dicen que no tienen tiempo", en fin, el rosario de pretextos escuchados una y otra vez.



Es que no debemos olvidar que también en los partidos políticos se da una división sexual del trabajo, al igual que en la toma de decisiones, y que a pesar de que las mujeres nos integremos a la política, no por eso lograremos compartir el poder que es el privilegio masculino. En los partidos, aún se mantiene vigente una cultura política y códigos de conducta patriarcal que discriminan a las mujeres: al desarrollarse en horarios incompatibles con la vida familiar, por los mecanismos de competencia que instalan, por los mismos prejuicios sociales que han construido sobre ellas.



El sistema político democrático no puede desarrollarse sin la presencia política de las mujeres. Aquí en Chile, la ciudadanía eligió a una mujer como Presidenta de la Republica y evalúa en términos positivos la paridad de género al interior del gabinete presidencial. Frente a ello, los partidos políticos que no admitan la representación femenina perderán credibilidad, serán partidos incompletos y se estarán restando, así, a la mitad de la población de contribuir con su visión en el desarrollo sostenible de la nación.



En este sentido, hombres y mujeres militantes debemos empaparnos del proyecto paritario como una necesaria profundización de la democracia. Para que esto se haga efectivo es necesario el apoyo de todas las instituciones políticas (voluntad política) para fomentar la participación política de las mujeres y, de esta forma, romper las barreras que se mantiene al interior de nuestros partidos. El desafío ha sido instalado por la ciudadanía y es hora de quienes tiene el poder de decidir las candidaturas de cara a las elecciones municipales del 2008, recuerden que los partidos políticos son construidos por hombres y mujeres.



_________



Natalia Flores. Secretaria ejecutiva Observatorio de Género y Equidad

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)