Ä„Qué progresistas, comen merquén! - El Mostrador

Miércoles, 22 de noviembre de 2017 Actualizado a las 13:03

Autor Imagen

Ä„Qué progresistas, comen merquén!

por 22 enero, 2008

Ser huinca, a pesar de conocer las bondades de la fusión -señaladas por el cómico antropólogo Nicolás Palacios, en su "Raza Chilena"- me está siendo cada vez más molesto. Al parecer, la "chilenidad" consiste en afiliar lo foráneo trivialmente como consuelo a una frágil identidad.



Claro que me interesa el barroco, el sincretismo y la integración, pero la hipocresía es harina de otro costal. No pensaría caer en simulaciones tales como casarme con una ceremonia mapuche o denominar a mis hijos Rayen o Millaray. Tampoco me interesa formar parte de ese distinguido grupo de mencheviques -socialistas reaccionarios- que se internan en gastrobares de moda en busca de delicias culinarias preparadas con piñón y merquén.



Es triste el descaro de algunos urbanistas que bautizan sus engendros inmobiliarios con nombres indígenas o de quienes enarbolan campañas pro-mapuche por Internet, sin exigir mayor compromiso que agregarse al final de la lista de e-mail con asunto "conflicto indígena", ni siquiera conflicto chileno-mapuche, como debería ser llamado. Pero de gravedad es no hacerse cargo del latifundista con hábitos sofisticados sumergido en cada uno de nosotros. El colono dominador que se ha ganado una República para sí y que hoy emplea las mañas progresistas para solaparse.



Hoy se encuentra en estado crítico Patricia Troncoso, la comunera condenada por la ley antiterrorista que permanece hace más de 100 días en huelga de hambre. La Primera Sala de la Corte de Santiago, integrada por el célebre juez Cerda, declaró inadmisible el recurso de protección interpuesto por la familia de la Chepa. Este hecho viene a dar fe que, en el silencio, también existe acción y pone en duda, nuevamente (la primera vez fue producto del fallo que dictó contra Karen Atala por ser lesbiana), el "progresismo" del notable magistrado.



Ya lo tenía bien sabido Matías Catrileo, el mapuche muerto a tiros por la sistemática represión ejercida en la Araucanía. Este joven manifestó meses antes de morir en un video que corre por la web: "Quieren que nosotros seamos parte de su folclor, quieren utilizarnos a nosotros, a nuestro pueblo, a nuestra nación, como la base para justificar su presencia en este territorio. Tenemos que ser los "indígenas de Chile". Nosotros no somos los indígenas de Chile, somos Mapuche, somos un pueblo que siempre a estado en esta tierra y que va a morir aquí".



El caso de Catrileo, al igual que el de Chepa y los demás comuneros condenados, se enmarca en la sostenida criminalización de la protesta pública, que intenta amedrentar la pertinente lucha que mantienen los atávicos habitantes frente al dominio usurpador de la gran empresa, garantizado por políticas estatales capitalistas, altamente represivas, y evidentemente anacrónicas como la ley antiterrorista que es de uso exclusivo en la Novena Región. Es por esto que resulta insustancial cuando el gobierno impulsa campañas para la integración mediante sofware en mapudungún o declara como "etnias" a los pueblos originarios.



El asesinato de Matías se produjo justamente cuando el Ministerio del Interior se encontraba acéfalo, dejando vacantes las responsabilidades políticasÂ… Y es que hay que ser lo más eficiente en este tema. Se debe sacar un bajo costo político y a la vez una oportunidad de subir en las encuestas. Es por ello que los responsables de la "pacificación de la Araucanía Reloaded" deben ser difusos; mientras las declaraciones, estar sujetas a un protagonista cargado de sentido común.



¿Quiénes entonces son los que instrumentalizan al pueblo mapuche? Además, de lo que nos diría Libertad y Desarrollo referente a los "grupos terroristas", están los que sacan capital político haciendo uso del discurso de seguridad ciudadana, otros que declaman desde plataformas internacionales (OEA) elevadas sobre el bien y el mal local y quienes, sin haber tenido cerca -ni siquiera como empleado- a un mapuche, adoptan palabras, comidas e incluso trincheras por estar a la moda.



Ya sabemos que ninguna maniobra vendrá desde la "buena voluntad" y menos de la consecuencia. Tomando en cuenta que no se pueden pedir peras al olmo, urge que los mapuche sean "instrumentalizados" o capitalizados por los toquis de cuello y corbata- quienes gracias a su mirada plural y diversa tienen un fiel electorado- que dejen escuchar el sonido del Kultrún en el Patio de los Naranjos.



Ojalá el activismo, sea con afán que sea, llegue por fin a La Moneda para que Chepa no acompañe el desafortunado destino de Matías Catrileo y esta dulce patria se desenmarañe de leyes dictatoriales incoherentes con los principios declarados por la coalición gobernante.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)