Crisis financiera: ¿Mejor parados? - El Mostrador

Lunes, 20 de noviembre de 2017 Actualizado a las 03:08

Autor Imagen

Crisis financiera: ¿Mejor parados?

por 28 enero, 2008

Mucho se ha hablado sobre los efectos internacionales de la crisis financiera que azota desde hace meses a la economía de los EE.UU. Con la crisis bursátil de la última semana, la polémica se ha agudizado. Por un extremo están quienes afirman que la recesión económica global es muy posible. Por el otro están quienes dicen alegremente que las economías "emergentes", también las pequeñas como la chilena, podrán esquivar no sólo los efectos de la crisis financiera y bursátil, sino también una posible recesión norteamericana. Incluso se plantea que las actuales dificultades son expresión del traslado del "motor" de la economía global desde los países más desarrollados hacia los países emergentes, los así llamados BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), beneficiándose estos últimos a costa de los primeros. Los recientes acontecimientos en las bolsas de valores y otros mercados internacionales complican el debate.



Un balance de estos acontecimientos revela lo siguiente. En primer lugar, no existió un desacoplamiento de las bolsas mundiales. Cuando hace meses se desplomó la bolsa de Shangai, hubo caídas en otros mercados bursátiles mundiales. Ahora se desplomaron los precios de las acciones simultáneamente en todos los mercados del mundo. También los vaivenes de corto plazo estuvieron fuertemente sincronizados. A pérdidas sincronizadas siguieron ganancias igualmente generalizadas. No hubo nación que marcara diferencia de fondo, aunque debe reconocerse que en algunas partes la magnitud y rapidez de los cambios fue mayor que en otras.



En segundo lugar quedó claro que la única nación con capacidad efectiva para intervenir en este vaivén bursátil son los EE.UU. Los bancos centrales de la eurozona, Reino Unido y Japón han sido obligados a seguir los pasos de la Reserva Federal. Más clara ha sido la dependencia de los así llamados fondos soberanos, con China a la cabeza. Para salvarse de grandiosas pérdidas, estos fondos han debido invertir en bancos norteamericanos, un signo que el "desacoplamiento" financiero sólo existe en la imaginación de algunos ilusos. Y sin la intervención de urgencia de la Reserva Federal no había posibilidad alguna de detener el derrumbe bursátil que afectaba a todas las bolsas por igual.



Con todo, la situación sigue extremadamente precaria. La crisis crediticia norteamericana tiene todos los visos de seguir profundizándose. Ya no sólo están amenazados los créditos hipotecarios, sino también el valor de los bonos emitidos por empresas y organismos estatales. Las pérdidas de unas pocas aseguradores de los pagos de interés y amortización de estos bonos podría desvalorizar un mercado de papeles superior a los 2,5 trillones de dólares. Y son más de 45 trillones de dólares en papeles de deuda coletarilizada que podrían esfumarse si el sistema de refinanciamiento de las respectivas empresas financieras comenzara a fallar seriamente. Dada la integración mundial de los mercados de valores y la transnacionalización de la banca, como la alta concentración mundial del manejo institucional de activos financieros, las posibles pérdidas necesariamente tendrán repercusiones mundiales.



Si ya es difícil establecer la magnitud de la crisis y de los peligros financieros norteamericanos, resulta casi imposible formarse un cuadro de la situación mundial. En Europa la situación es aparentemente muy diversificada, y variable entre país y país. Mientras en España el sistema bancario aparece como sólido, el costo de las deudas hipotecarias ya ha producido un "frenazo" de la construcción habitacional, y es cosa de esperar para que las dificultades en el sector financiero se hagan evidentes. En Alemania, si no fuera por intervenciones masivas, varios bancos mayores ya habrían quebrado. Sin embargo, para este país se sigue pronosticando una coyuntura favorable. Francia se lleva el premio de falta de transparencia: Aquí un simple empleado puede manipular los controles internos de uno de sus mayores bancos y especular a su antojo por montos inconcebibles. Japón nuevamente está al borde de una recesión, y la proverbial adicción al juego de los chinos, que parece haber sido un factor positivo en la reciente recuperación bursátil, podría terminar creando una situación de catástrofe social.



Así, pronosticar los efectos sobre la coyuntura real mundial, del empleo y los precios de los bienes del comercio mundial, no sólo primarios, sino también industriales, resulta en si mismo una especulación. Pero es una especulación necesaria, ya que de ella podrían depender las respuestas que sea posible dar a una crisis generalizada de la economía mundial. Mirar al cielo con la esperanza de que la avalancha pasará por la casa de enfrente, podría resultar extremadamente peligroso.







*Alexander Schubert es economista y politólogo

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)