viernes, 19 de octubre de 2018 Actualizado a las 00:36

Autor Imagen

Transantiago: mis razones para votar a favor

por 13 agosto, 2008

Con esta ley se transparenta el financiamiento, se acaba el by pass vía préstamos de dudosa recuperabilidad, y se reinstala el Legislativo como el espacio para buscar acuerdos. Logran mi voto porque escucharon el reclamo estructural de las regiones en este asunto.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Por Esteban Valenzuela*



El año pasado, al rechazar los recursos para el Transantiago, fui categórico en deplorar una política que concentraba subsidios sólo en Santiago y en un sistema malo. El proyecto de ley que se envía tiene elementos positivos. No hay que ser sumisos a lo malo, pero tampoco estamos para "negar la sal y el agua" y llevar las cosas a una sublevación de los ánimos, rompiendo la convivencia mínima.



Esta vez, el Ejecutivo ha comprendido que se requiere una política "nacional" de subsidio al transporte, lo que es viable por los enormes recursos fiscales y está en sintonía con la casi totalidad de los países que apoyan el transporte público en momentos de alzas históricas de los combustibles.



Se rompió la ortodoxia centralista y se logrará contener y rebajar entre un 10 y un 20% la tarifa en regiones. Ya se había llegado al absurdo de zonas, como Antofagasta y el gran Valparaíso, así como los aumentos en Rancagua y Concepción, que sobrepasan o se acercan al valor de Santiago, con recorridos muchos menores.
Con esta ley se transparenta el financiamiento, se acaba el by pass vía préstamos de dudosa recuperabilidad, y se reinstala el Legislativo como el espacio para buscar acuerdos. Logran mi voto porque escucharon el reclamo estructural de las regiones en este asunto.



Por cierto, sigue mal el Transantiago, y es de esperar que cambien el AFT, promuevan mayor competencia y aumenten las líneas integrales. Hay que sincerar con los santiaguinos que el precio de 380 no puede seguir congelado y debe iniciarse su aumento con la debida gradualidad.



El Gobierno aún no escucha lo estructural: en los países desarrollados hay políticas nacionales de subsidios, pero cada región y zona metropolitana maneja su sistema de transporte. El Transantiago requiere un directorio con consejeros regionales y alcaldes. El gobierno debiera implementar el subsidio a regiones con participación de los consejos regionales, los cuales pueda incidir en las formas de apoyo a los sectores rurales y en evaluar la factibilidad de algún respaldo a colectivos, donde estos son el transporte básico, sobre todo de noche.



Hay tiempos para denunciar y deconstruir, y horas para articular y construir. Aquí observo una posibilidad de solidaridad interregional y una última oportunidad para que hagan rediseños mayores al Transantiago, involucrando autoridades locales y escuchándolas. Démonos una oportunidad.



*Esteban Valenzuela es diputado de ChilePrimero.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV