Autocrítica de una muerte equivocada - El Mostrador

Viernes, 15 de diciembre de 2017 Actualizado a las 20:11

Autor Imagen

Autocrítica de una muerte equivocada

por 11 noviembre, 2008

No es comprensible la ideología y clasismo que trasuntan las declaraciones de personeros políticos que de inmediato empezaron a pontificar sobre la seguridad ciudadana y acusar la falta de mano dura con la delincuencia de parte...

Por Santiago Escobar

En la mafia siciliana hay un dicho muy elocuente: cuídate de las tres C, cognati, cugini,  e compari (cuñados, primos y compadres). Es plenamente aplicable a la historia del asesinato de Diego Schmidt-Hebbel. Que en un principio pareció ser un hecho más de violencia irracional en un asalto con agresión, y luego, tras un espectacular vuelco, terminó siendo un error en un caso de muerte por encargo.

Demás está señalar lo lamentable de tal muerte, no sólo por las características  personales de la víctima, sino porque encierra la fatalidad de ser la persona equivocada en una rencilla de odios violentos al interior de la familia a la cual pertenecía su novia.

Es compresible la indignación inicial de la familia, especialmente del padre, quien declaró en el funeral que  se debe "impedir que la sangre de nuestros hijos se vierta en las calles de Santiago", al creer que se trataba de un delito común más.

Pero no es comprensible la ideología y clasismo que trasuntan las declaraciones de personeros políticos que de inmediato empezaron a pontificar sobre la seguridad ciudadana y acusar la falta de mano dura con la delincuencia de parte del gobierno.

La senadora Evelyn Matthei declaró que "Vi al defensor público, pagado con fondos públicos", pidiendo la libertad del detenido. "Uno se pregunta -dijo-  si las platas fiscales están yendo dónde deberían ir y si no debiéramos estar ayudando más a la gente buena, y si no estamos gastando demasiado dinero en darle garantías a personas que se han ido por el lado oscuro de la vida".  
El candidato presidencial Sebastián Piñera declaró que "Es un momento extraordinariamente duro (...). Puedo sentir lo que siente el padre y la madre de un hijo que muere en un acto criminal y que pudo haber sido evitado". "Es una señal que tenemos que enfrentar la delincuencia de otra manera (...). Lamentablemente, no hay una consecuencia entre el discurso y la acción, y le pido a la Presidenta que combatamos la delincuencia con todo el rigor de la ley, lo que no se está haciendo hoy".

A su vez, el Ministro del Interior Edmundo Pérez Yoma declaró "Soy muy amigo de la familia, vengo a entregar mis profundas condolencias. Esto es un acto criminal repudiable y espero que los jueces apliquen el máximo rigor de la ley".

Es posible que ninguno de los tres hubiera declarado lo mismo si hubieran sabido que la muerte del joven era el resultado de un error de un sicario contratado por una mujer para matar al cuñado, que resultó ser el padre de su novia. Incluso si se sabía que el sicario era un ex convicto salido hace poco de la cárcel. De ahí que incomode la mudez  actual  de ellos al quedar en inconfortable posición luego de conocida la verdad.

Es evidente que la senadora Matthei es partidaria del derecho penal del enemigo y de restringir los derechos constitucionales de los imputados. También lo es el candidato Piñera, quien sin embargo no especifica pero insinúa al decir que "es una señal  que tenemos que enfrentar la delincuencia de otra manera".

Las declaraciones del Ministro del Interior constituyen una extraña mezcla de dolor personal, comprensible por tratarse de una desgracia que toca a amigos íntimos, con una fuerte demanda a otro poder del Estado para que se aplique el máximo rigor de la ley, cuestión que en un estado de derecho se supone es  igual en todos los casos y no sólo cuando afecta a los amigos. Algo no suena bien en sus palabras.

Menos bien suenan las que, una vez conocidos todos los hechos, comparan al joven con Arturo Prat y otros héroes fundantes de una acción nacional, como ocurrió el domingo en la noche en una exuberante declaración de un panelista de un programa de TV de Chilevisión.

El país carece de mesura y sus dirigentes se mueven más a base de intuiciones y prejuicios en estos temas. Ello es grave pues siempre se llega a la "puerta giratoria" y al exceso de garantías en materia penal.

Por primera vez en mi vida voy a rebatir tal posición estando de acuerdo, en lo esencial, con el editorial de El Mercurio del día domingo. Cito: "Chile no sufre de violencia extrema generalizada ni tiene un sistema de justicia ineficaz. Nuestros problemas son más específicos: no existen políticas de rehabilitación y reinserción que reduzcan  la reincidencia entre personas que pasan por el sistema penal -como lo hizo este presunto hechor-  ni se han desplegado estrategias eficaces para obstaculizar el uso de armas de fuego en manos de antisociales". Y además concluye que "no hay estadísticas que permitan avalar o rechazar la tesis de la ‘puerta giratoria' con base empírica", alimentando el "desprestigio de la justicia y la sensación de desamparo de la delincuencia".

 

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)