Regulación urbana de tramoya - El Mostrador

Martes, 21 de noviembre de 2017 Actualizado a las 02:35

Autor Imagen

Regulación urbana de tramoya

por 5 diciembre, 2008

Hace más de 3 años atrás, en una acción fiscalizadora ejercida por varios ciudadanos y un parlamentario, fuimos retenidos en la cumbre del cerro Lo Curro, comuna de Vitacura, por los celosos guardias del loteo privado que se estaba ejecutando en esa Área de Preservación Ecológica...

Por Patricio Herman*

Hace más de 3 años atrás, en una acción fiscalizadora ejercida por varios ciudadanos y un parlamentario, fuimos retenidos en la cumbre del cerro Lo Curro, comuna de Vitacura, por los celosos guardias del loteo privado que se estaba ejecutando en esa Área de Preservación Ecológica. Esta tipología corresponde a la definición establecida en la normativa del Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS) a esa zona localizada sobre la cota 1.000 msnm. Gracias a que el ex diputado Leopoldo Sánchez, presidente en aquella época de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, pidió auxilio a la radio Bio-Bío con su celular, pudimos ser rescatados finalmente por la fuerza pública.

Constatamos in situ que un urbanizador estaba ejecutando unos caminos asfaltados con maquinarias del Serviu y que estaba dividiendo su terreno en 20 lotes de 5.000 m2 c/u, con la idea de tener, según supimos después, con una inversión de 15 millones de dólares, un exclusivo barrio de lujosas viviendas con vistas espectaculares, llamado Parque Residencial Manquehue. Para ello contó con el apoyo de la Dirección de Obras de Vitacura, quien, desaprensivamente, aprobó el permiso respectivo. Esta autoridad, suponemos, no sabía que esa es una zona protegida y de alto valor ambiental por su biodiversidad. Esta autoridad local, entre otras cosas, no le exigió al titular del proyecto que lo sometiera al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA).

A fines del 2007 se acercó a nuestra Fundación el joven abogado Gustavo Cruzat, amante de la naturaleza, quien nos habló del asunto porque consideraba inadmisible la depredación que se estaba cometiendo en ese magnífico bosque esclerófilo a vista y paciencia de todos los organismos públicos competentes: CONAMA, Minvu, Ministerio de Agricultura, Contraloría General de la República, SAG, CONAF e Intendencia Metropolitana. Nos informó que profesionales de la Universidad de Chile y Católica, estudiosos de la interacción entre la fauna y flora en esas zonas, estaban dispuestos a entregar informes técnicos para detener la devastación forestal, patrimonial y ambiental.

Uno de estos investigadores señaló, tal como se publicó hace poco en un medio de prensa que "los bosques que están ahí son únicos en el mundo. Toda la zona central de Chile ha sido considerada un hot spot mundial de conservación y que sólo hay 34 sitios con esta categoría en todo el planeta". También manifestó que "toda esta zona debería ser un Santuario de la Naturaleza y que hay pocos bosques como éstos, tan incorporados  dentro de la megalópolis".

Cruzat, verdadero perro de presa, de los cuales lamentablemente en Chile existen muy pocos, consciente de que se estaba cometiendo una flagrante ilegalidad, entregó todos los antecedentes al Consejo de Defensa del Estado (CDE) para que éste, en resguardo del interés colectivo de la ciudad, iniciara las acciones judiciales correspondientes en contra de los actores municipales y privados que procedieron tan livianamente. El CDE constató que los violadores cortaron un bosque nativo sin contar con el Plan de Manejo establecido en la Ley de Bosques y tal como ya lo dijimos, los abogados de su Unidad de Medio Ambiente constataron "la vulneración del PRMS al efectuar obras de urbanización con grave daño al medio ambiente en una zona que goza de un especial estatuto de protección ambiental".

Dado que el SAG emitió un sólido informe técnico, con el cual quedó en evidencia el tremendo perjuicio que se ha producido en esa zona, el CDE cumpliendo con sus atribuciones legales, presentó una demanda en el 13º Juzgado Civil de Santiago, por daño ambiental en contra de la Municipalidad de Vitacura y de las sociedades inmobiliarias involucradas. También sabemos que el abogado Cruzat le hizo entrega a la Unidad de Medio Ambiente del CDE el Estudio "Amenaza inminente al bosque esclerófilo de Santiago por proyecto de urbanización", elaborado por un grupo de investigadores del Programa de Magíster en Recursos Naturales de la Universidad Católica, dirigido por el biólogo Ignacio Fernández.

Hemos sabido oficiosamente que el abogado del loteador, curiosamente un ex Director de la CONAMA, le propuso al CDE una transacción que consistiría en ingresar el proyecto al SEIA y reforestar en algún otro lugar de la región, a pesar de que, si la urbanización y el loteo hubieran estado permitidas, habría sido obligación del titular, ingresarlo al SEIA. También debemos tener presente que la acción por daño ambiental tiene por objeto obtener la reparación del medio ambiente dañado, y no permite compensar reforestando en ningún otro sector, lo que debiera ser sabido por ese abogado.

Así las cosas, en este nuevo episodio de destrucción ambiental se ha pasado por alto el Decreto Supremo Nº 366 de 1944 (del Ministerio de Tierras y Colonización), la Ley de Bosques, el Decreto Ley Nº 701 (Sobre Fomento Forestal), los Decretos Supremos Nº 82 y Nº 327 de 1974 y 1975 (del Ministerio de Agricultura), respectivamente, los que crean el área protegida de "Santiago Andino" en el Plan Intercomunal de Santiago (PIS) de 1960 y el artículo 8.3.1.1. del PRMS de 1994 que dice "las áreas de preservación ecológica serán mantenidas en estado natural, para asegurar y contribuir al equilibrio y calidad del medio ambiente, como asimismo preservar el patrimonio paisajístico".

Por último y en razón a que el Director de Obras de Vitacura argumenta que él, como arquitecto, no sabe de estas cosas, le recordamos que el artículo 24º de la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades le obliga a velar y fiscalizar el cumplimiento de todas las disposiciones legales y técnicas de las obras de urbanización y edificación que se realizan en su comuna y la letra c) de este articulito le dice que debe aplicar las normas ambientales relacionadas con cada proyecto.

Estaremos atentos al desenlace del juicio por daño ambiental e invitamos al Minvu a que "se ponga las pilas" en el rol que debe asumir con urgencia, cual es, promover en los hechos una ciudad sustentable.

*Patricio Herman, Fundación "Defendamos la Ciudad".

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)