domingo, 19 de agosto de 2018 Actualizado a las 19:00

Autor Imagen

¡Échennos a patadas!

por 8 enero, 2009

El último aporte posible de la generación de los 60' para terminar con la obra histórica de su gran construcción (la Concertación de Partidos por la Democracia) queda pendiente: la justicia social para Chile queda...
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Por Humberto Vega*

En una Clase Magistral dictada por Juan Gabriel Valdés, en la Universidad Central de Chile, sobre "Haití: la reconstrucción del Estado en un país hermano", en el mes de mayo pasado, con la presencia del señor embajador, autoridades académicas y un nutrido público de más de cuatrocientos alumnos, y después de un variado intercambio de preguntas al expositor, se levantó un alumno alto, delgado, pelo largo, barba desgreñada, con una actitud que combinaba una cierta agresividad contenida y un desamparo garcía marquiano.

El alumno dijo: "¡Señor Valdés! usted ha hablado de la falta de Estado en Haití y de las insuficiencias de su sistema político, yo quisiera que se refiriera al sistema de partidos políticos chileno y a la marginación que su generación ha hecho de la juventud actual, dejándonos a nosotros sin espacio en la política y en el gobierno. Su generación ha copado todos los cargos, nos margina de cualquier posibilidad de compromiso político. Entonces yo le pregunto: ¿qué podemos hacer?".

El auditorio reaccionó estupefacto ante tamaña pregunta con una gran curiosidad por conocer la respuesta de alguien, perteneciente a la generación de los 60', con una brillante trayectoria política en los gobiernos de la Concertación y que inescapablemente pertenece al grupo de los aludidos. Juan Gabriel Valdés agradeció la pregunta y le respondió diciendo que su generación había tenido el mismo problema y que habían sacado a patadas a la generación anterior, y que lo que tenía que hacer el joven y su actual generación era sacarnos a nosotros de la misma forma. "¡Échennos a patadas!", dijo Valdés. Una ovación del público juvenil coronó la respuesta del expositor.

Traigo a colación este recuerdo para darle toda su significación y transcendencia a la renuncia de José Miguel Insulza a ser candidato a las elecciones primarias de la Concertación y a una eventual Presidencia de la República. Con su renuncia no queda ningún candidato con sueños, capaz de proyectos de justicia y solidaridad, con estatura nacional e internacional para enfrentar no sólo la crisis económica internacional sino un nuevo rediseño político y económico para el proceso de globalización. El último aporte posible de la generación de los 60' para terminar con la obra histórica de su gran construcción (la Concertación de Partidos por la Democracia) queda pendiente: la justicia social para Chile queda inacabada.

En los nuevos programas de gobierno que se propondrán al país desaparecerán o reducirán su fuerza los conceptos de redistribución del ingreso, justicia social, solidaridad, participación popular, desconcentración económica, regulación económica y desarrollo medioambiental.

El país quedará esperando a una nueva generación que eche a patadas a la generación de los actuales candidatos, renueve la política chilena y nos devuelva la capacidad de soñar.

*Humberto Vega es economista, ex decano de la Facultad de Administración y Economía de la Universidad Central.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)