Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 03:20

Autor Imagen

VIH-SIDA: ¿Cuándo se nos olvidó hacer las cosas bien?

por 17 febrero 2009

No sé cuando se puso fea la cosa, pero ciertamente que dejamos de ser el país que marcaba algunas pautas (quizás nunca lo hicimos y era un cuento contado entre nosotros) y que era ejemplo en cuanto al proyecto financiado por el Fondo Global.

Por Leo Arenas*

El reciente informe entregado por el Ministro de Salud, el Director de la Comisión Nacional del SIDA y el Presidente del Consejo Médico de Clínicas Privadas de Chile, reveló que 104 personas que se hicieron el test del VIH y que resultó positivo (no sabemos si en la primera o segunda muestra) no han sido notificadas y que no existe certeza sobre 405 personas.

Estamos lejos de las mil y tantas personas que informó el Senador Girardi a pocos días de conocer los casos de Iquique, pero tampoco es una cifra que debamos obviar, al final de cuentas las personas que se atienden en clínicas privadas son distintas a las que se atienden en el sistema público, y las cifras de no notificados son similares.

Es decir, en este caso, la empresa privada no es mejor que lo público. Claro que esta vez no hemos tenido diputadas/os pidiendo una intervención del sistema privado, ni siquiera cuestionando el proceder que está reglamentado, sólo el silencio en el período estival. Para algunas/os parlamentarias/os, el sistema privado, sea salud, educación y trabajo, es intocable y las denuncias se hacen con publicidad cuando el acusado es el aparato estatal.

Pero más allá de la política chica, de la ventaja mínima que sacan nuestras/os políticas/os para transformar temas en agenda pública, quienes trabajamos en el día a día en la respuesta social al VIH, debemos preguntarnos: ¿Por qué, de una parte a esta, las cosas están resultando peor de lo pensado?

No sé cuando se puso fea la cosa, pero ciertamente que dejamos de ser el país que marcaba algunas pautas (quizás nunca lo hicimos y era un cuento contado entre nosotros) y que era ejemplo en cuanto al proyecto financiado por el Fondo Global.

No sé porque no se tiene un registro único de casos de VIH, si es de notificación obligatoria según la Normativa del Ministerio de Salud y dispone en la página epi.minsal.cl de un Sistema de Notificación en donde debe ingresarse con autorización. ¿A dónde iba a parar dicha información?

No estuve en la conferencia de prensa, pero habría preguntado: ¿Cuántas, de las 4.043 personas que las clínicas privadas han confirmado con VIH+, tuvieron consejería pre y post test, como lo establece la Ley Nº 19.779?

Lo más grave es que la sociedad civil ha estado ausente en este debate. Y lo empezamos a hacer mal cuando dejamos de cumplir el rol que tiene una sociedad civil, cuando adquirimos el estatus de "asociados" con el Estado, con el Gobierno de turno. Cuando empezó a primar el amiguismo de vernos entre tantas reuniones. Y tuvimos temor de herir susceptibilidades, nos pusimos "políticamente correctos". Nos autocensuramos.

Quizás era lo que había que hacer para obtener los recursos para el trabajo de las organizaciones, dejamos el espacio público y ventilamos los problemas entre cuatro paredes, aprendimos a negociar, nos volvimos "políticos en los social"; solucionamos nuestros problemas, pero dejamos de hacer lo que hemos definido como lo principal de la sociedad civil: "la vigilancia ciudadana". Por eso es que ninguna de las últimas denuncias en el ámbito del VIH han sido iniciativa de las ONG's.

No sé si estamos tomando palco o, definitivamente, no somos el referente que creíamos ser.

*Leonardo Arenas es Secretario Ejecutivo para América del Sur de COASCE.

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes