Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 15:18

Autor Imagen

Traduciendo a Yevgueni Yevstushenko

por 26 febrero 2009

Esa fue mi primera entrada en la poesía rusa y la poesía de nuestro poeta que seguí leyendo desde aquellos años. Pero no sería hasta mayo de 2007 cuando lo conociera personalmente, y más aún, para sorpresa mía, allí en Guatemala, en Quezaltenango, en un Encuentro Internacional de Poesía...

Por Javier Campos*

El poeta chileno Nicanor Parra (nacido en 1914), y quien tiene ahora 95 años, a mediados de los 60, comenzó a traducir una antología de poesía rusa la cual se editó finalmente en 1971 en Chile bajo el título de Poesía Rusa Contemporánea. Quizás le interesó traducirla por recomendación de  Pablo Neruda quien tenia a su vez una buena amistad con Yevstushenko que ambos comenzaron en 1964. Aquella amistad entre Neruda y Yevstushenko se estrechó aun más en el año 1967. Fue en aquel año cuando él fue invitado por  Neruda a recorrer todo Chile leyendo poesía desde Antofagasta hasta tierra del Fuego. Tenia entonces 34 años y  él ya era muy conocido en Rusia como también su famoso poema "Baby Yar" de 19961.

Esa fue mi primera entrada en la poesía rusa y  la poesía de nuestro poeta que seguí leyendo desde aquellos años. Pero no sería hasta mayo de 2007 cuando lo conociera personalmente, y más aún, para sorpresa mía, allí en Guatemala, en Quezaltenango, en un Encuentro Internacional de Poesía, me pidió tradujera 20 poemas hasta ahora nunca traducidos al castellano que en estos momentos son el libro que presentamos hoy día aquí en Granada, Nicaragua, bajo el título: Caminando sobre el tejado.  La traducción no la hice del ruso sino desde una versión ya existente en inglés.

Pero volviendo a Nicanor Parra y sobre la antología de esos 30 poetas rusos, donde por supuesto estaba Yevstushenko, hay algo  interesante que tiene que ver con el proceso de la traducción que hizo Nicanor Parra desde otra lengua al castellano sin saber él ni una palabra de ruso pero cuyas versiones al español son lo mejor que he leído. Y él lo dice de esta manera, y que en cierto modo se parece pero se diferencia también de mi propia traducción. Así lo explica Nicanor Parra: "Traduje esa antología de poesía rusa sobre la base de una primera versión literal al castellano preparada por José Vento. Trabajé en Moscú durante el año 1964 contando con la colaboración de dos asesores lingüísticos Agustín Manzo y Vicente Arana." 

Hay que destacar que esa antología fue  una de las primeras que se publicaban en America Latina en 1971 y con una excelente selección de poetas que iban desde Alexander Blok, Mayakosvski, Serguei Esenin, Boris Pasternak, Anna Ajmatova, Marina Tsvetaeva, Yevgueni Yevstushenko, entre los 30 poetas rusos antologados allí.

Marco Antonio Campos, poeta mexicano, quien posee una vastísima experiencia en traducción de poesía italiana, francesa, alemana al castellano dice en su excelente trabajo "Poesía y traducción" de 1996, dice: "Como toda tarea fascinante y compleja, la traducción de la poesía es un aprendizaje que no termina nunca. Cada obra maestra, cada libro, es infinito en su traducción... Nadie ignora que lo ideal es traducir sólo lo que nos deleita o interesa. Traducir poesía conlleva muchas inseguridades, se interroga, se consultan diccionarios, se revisa, se compara el texto con traducciones de la obra, si las hay, en otros idiomas o en el suyo propio, se reposa el texto, se vuelve  a corregir. Y al final se da a una o a dos personas que tengan como lengua materna el poema a la lengua que se tradujo para llenar huecos y borrar manchas. Desde luego esas personas deben tener asimismo una sensibilidad poética."

Otro punto interesante que menciona Marco Antonio Campos es que "...traducir un poema es transformar, en este caso al español, los varios o múltiples sentidos y los varios o múltiples ritmos y estos tomarán en la traducción otra forma y el poema se convierte en un nuevo objeto verbal."

Hay sin embargo diferentes tipos de traducción. Una es la ya mencionada de Nicanor Parra quien trabajó con unas versiones literales en español de esos poetas rusos.  Otro tipo de traducción, y es la que yo adopté,  pero que no fue traducción desde el ruso -lengua que ni leo ni hablo- sino de una versión en inglés la cual  Marco Antonio Campos  señala también que "...ésa es una práctica bastante común". Es decir, traducir desde una segunda lengua.

Pero yo agregaría otro elemento que es la fortuna de traducir a un poeta cuando el poeta que se traduce está vivo, como Yevstushenko  en este caso. Y no sólo eso, sino que se pueda trabajar conjuntamente  y personalmente con él. Y aún más, lo ideal fue que Yevstushenko en este caso,  lee muy bien el español y pudo revisar atentamente mis traducciones para sentir o no que la versión traducida en cierta manera captaba el corazón de sus propios poemas escritos originalmente en su  lengua rusa.

Hay que agregar que el traductor traduce también por cercanías poéticas y porque aquel otro imaginario, del poeta que se traduce,  se conecta de alguna manera con el imaginario del lector-traductor.

Pero como ya decíamos más arriba, ningún traductor de poesía puede traducir a cualquier poeta si no existe primero, y fundamentalmente, una atracción por aquel imaginario poético que nos deleita personalmente, y que quizás al traductor-poeta  le hubiera gustado poseer para sí mismo o sí misma. O simplemente porque existe una conexión instintiva con el otro imaginario del poeta que se traduce.

Y, finalmente, como Marco Antonio Campos escribió en su trabajo ya mencionado: "...en toda traducción de poemas lo que importa es que las lenguas se hablen y todos podamos comunicarnos y entendernos por la palabra oral o escrita". 

Ojalá que la traducción de este libro haya captado el corazón de los originales de Yevstushenko, es decir, lo que Gonzalo Arango, poeta colombiano, dijera: "la poesía de Yevtushenko es un saco lleno de balas y de besos".  O lo que yo diría también: "una poesía de amor y de combate que sigue manteniendo la frescura y su poder como cuando el poeta a sus 19 año, en 1952,  publicó su primer libro".

*Javier Campos. Presentación leída en el VI Festival Internacional de Poesía de Granada, Nicaragua, sesión especial del lanzamiento internacional del libro traducido al castellano por Javier Campos, Caminando sobre el tejado (20 nuevos poemas) del poeta ruso Yevgueni Yevstushenko con la presencia también del propio Yevstushenko. 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes