Domingo, 11 de diciembre de 2016Actualizado a las 06:44

Autor Imagen

El Chile 2.0: ¿más conectad@s?, ¿más comunicad@s? ...¿para qué?

por 21 mayo 2009

Las TIC, hemos afirmado varias veces, no son neutras y transparentes como el agua pura. Cargan con las ideas, los imaginarios, las intenciones, los valores de quienes las diseñan, las desarrollan y las lanzan al mercado, y luego, llevan la visión y comprensión de quienes las promueven...

Por Patricia Peña*

 Hace unos días atrás se celebró el día Internacional de Internet, o de las telecomunicaciones y tecnologías de información y comunicación (TIC), o como le llaman algunos de la "sociedad de la información". Como cada año, en Chile  autoridades y empresas se analizaron los "desafíos del Chile 2.0", se celebraron los avances, se criticaron los no-avances y se cerró con aplausos. Donde, por cierto, la mirada ciudadana queda por allá lejos en la galería.  Las TIC en esas reuniones brillan por si solas como promesas de innovación y de un futuro mejor, super cool.

Pero es precisamente esa capacidad para mirar más críticamente las nuevas tecnologías, desde todos los sectores, lo que necesitamos re encender en el país. Mal que mal, el Informe de Desarrollo Humano en Chile 2006 ya decía que el 50% de los chilen@s no se siente participando de ninguna "revolución tecnológica".

Cada un@ de nosotr@s finalmente se apropia, usa  y se deja seducir  (o no) por estas tecnologías de información y comunicación (TIC)  desde el lugar, el cuerpo y la emoción que tiene, dándoles a muchas de estas herramientas y recursos un sentido que ha ido más allá de lo que imaginó el padre de Internet Tim Barnes -Lee, más allá de lo que se enseña en las escuelas top de informática y computación, más allá de lo que se crea, innova y piensa cada día en las empresas del Sillcon Valley o en los cuarteles generales de Google.

Por eso, las decisiones, especialmente las políticas, en esta materia importan y nos deben importar cómo ciudadan@s y consumidores/ usuari@s. Hoy el verdadero desafío de pensar lo que queremos que sea ese mayor acceso y conectividad a la Internet es: "más conexión", si, pero ¿para qué?, y aún más importante ¿para quiénes?

Las TIC, hemos afirmado varias veces, no son neutras y transparentes como el agua pura. Cargan con las ideas, los imaginarios, las intenciones, los valores de quienes las diseñan, las desarrollan y las lanzan al mercado, y luego, llevan la visión y comprensión de quienes las promueven y las implementan, a través del mercado o en proyectos sociales.

No son neutras porque  también, llevan el sentido y pertinencia que cada un@ de nosotr@s les otorga  en nuestras vidas cotidianas. Por eso, nos entusiasma facebook o el twitter para contarle a la red de "amig@s" y a todo el que quiera leernos lo que nos pasa o lo que estamos haciendo, por eso usamos aproximadamente el 25% de todas las posibilidades que tiene el procesador de texto o, a lo mejor, nos carga estar hiper conectados todo el día.

Pero también por eso, crece cada día el número de canales de you tube que llevan el contenido producido por personas, organizaciones, redes y colectivos que no están encontrando en los medios tradicionales y en la prensa nacional un espacio. Por eso, la cantidad de músicos y creadores jóvenes nacionales que se ha sumado a la tendencia global de ganarle a la forma monopólica de distribuir comercialmente música, y que están apostando por crear sus propias formas legales de hacerlo a través de netlabels (sellos virtuales) que usan la plataforma de Internet para hacer llegar sus trabajos directo a l@s fans. Y más apostando por una nueva forma de licenciar esos productos culturales (el sistema creative commons).

Lo que necesitan ahora estas tendencias ciudadanas es que las hagamos sustentables en el tiempo, socialmente, políticamente, tecnológicamente y económicamente. Para que hayan contenidos locales de calidad, con una diversidad de miradas y voces, para que los proyectos educativos on line hagan sentido a l@s niñ@s, jóvenes y profesores, para que demos espacio a las otras lenguas no castellanas que hay en el país, para que pensemos que las opciones para las mujeres van más allá del tele-trabajo, para que exista la posibilidad de contar con una industria nacional en el área que de oportunidades de crecimiento a generaciones de egresad@s  de las universidades.

Las innovaciones tecnológicas avanzan a una velocidad que va más allá de nuestra capacidad para aprehenderlas en todas sus dimensiones. Por eso, necesitamos pensar no en la idea de un Chile 2.0. Necesitamos pensar mejor, desde cada uno de nuestros espacios,  para qué queremos a las TIC en los  procesos de desarrollo social, educativo, cultural, local-regional-nacional, económico que queremos seguir impulsando. Necesitamos ahora poner menos acento en la "T" (de tecnología) y movernos a la "C", de comunicación, cultura, ciudadanía, comunidad.-

 

* Patricia Peña es periodista y master en comunicación  UDP, miembro Mujeres en Conexión (www.mujeresenconexion.org)

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes