Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 14:45

Autor Imagen

¿Y ahora, quien defenderá a los Ze Pequeño chilenos?

por 6 agosto 2009

A la carencia de profesionales o de condiciones mínimas de dignidad, se le suma, como si esta sucesión de errores fuera poca, la idea del Ministerio de Justicia de privatizar la defensa adolescente, con un modelo de licitaciones que está en revisión en la defensa de adultos y que, por la...

Por Gonzalo Rodríguez Herbach*

Los errores en las políticas criminales se pagan caros; y si se trata de adolescentes, el precio sube al doble. Pero los errores con los niños, no tienen precio.

El Cisarro, el nuevo niño reality que revienta los ratings y engola la voz de todos para hacer gárgaras con la rehabilitación, nos violenta. Sabemos que no todos los niños socialmente vulnerables son como este Ze Pequeño criollo que nos recuerda al personaje principal del film Ciudad de Dios, quien a los 11 años soñaba con ser el criminal más temido de Río de Janeiro. Pero también sabemos de los nulos esfuerzos que se realizan para rehabilitar y reincorporar a la sociedad a los niños sin que nadie asuma ninguna responsabilidad.

El discurso político criminal, aunque se matice, continúa trasluciendo nuestra peor cara. A la nula atención que en materia penal el Estado de Chile le está otorgando a los niños y jóvenes, a la falta de centros rehabilitadores, a la carencia de profesionales o de condiciones mínimas de dignidad, se le suma, como si esta sucesión de errores fuera poca, la idea del Ministerio de Justicia de privatizar la defensa adolescente, con un modelo de licitaciones que está en revisión en la defensa de adultos y que, por la complejidad de los casos y la edad de los afectados,  significará el fin de la defensa juvenil.

Esperamos que prime la cordura y que se mantenga el programa de defensa de adolescentes que ejecuta la Defensoría Penal Pública. Que se entienda que los adolescentes infractores no son un negocio y que incluso si lo fueran sería un costo también para el mundo privado, porque se trata de causas complejas, largas y caras que al final el Estado, a través de los Defensores Públicos, va a tener que absorber igual.

Esperamos no ser testigos de un nuevo error en la "lucha contra la delincuencia" y que el Estado de Chile no le siga abonando el terreno al nacimiento de nuevos Cisarros o Ze Pequeños chilenos.

*Gonzalo Rodríguez Herbach es Presidente de la Asociación de Defensores Penales.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes