La urgencia de actualizar la moral sexual católica - El Mostrador

Domingo, 21 de enero de 2018 Actualizado a las 13:28

Autor Imagen

La urgencia de actualizar la moral sexual católica

por 9 octubre, 2009

En sexualidad, la enseñanza oficial de la Iglesia es autoritaria y rígida, de blanco o negro, como si en lo sexual toda falta fuera grave, lo mismo la masturbación de un adolescente que el adulterio, el control artificial de la natalidad o el segundo matrimonio.

Por Cristián Barría*

Los fieles se alejan de la enseñanza  oficial.  El 91% de los católicos  creen en  la libertad de las personas para escoger un método  de regulación de la natalidad.  Sobre  los separados  en segundo matrimonio, el 74% de los católicos piensan que pueden recibir la comunión. Para prevenir el SIDA, la  mayoría acepta el uso del condón (Adimark, 2005).  Una renovación    es   necesaria, manteniéndose lo esencial de la fe.   

En el Concilio, “el papa bueno”  invitó  a un  aggiornamento  de la Iglesia en la modernidad. La Iglesia dio el paso. La adopción de  idiomas locales fue  una  revolución,  abandonándose el  latín.  La utilización de los métodos modernos de interpretación de la Escritura, aportados por la ciencia,  permitieron superar las argumentaciones fundamentalistas, ganando profundidad en su comprensión.

La iglesia necesitaba cambios. Incluso antes del Concilio la iglesia ya había modificado su moral social. Levantó la prohibición al cobro de interés por el dinero, que rigió por siglos. Hoy nadie discute esta alteración doctrinal.  La innovación se hizo al escuchar a  personas con experiencia. En la actualidad la iglesia acoge a la ciencia social   moderna -economía, sociología- y reconoce que  no le corresponde dar fórmulas precisas  en lo social. Caritas in veritate de Benedicto XVI constituye un buen ejemplo.

La iglesia cambió el método de su moral social. En este campo, ahora, ella enseña principios y valores, entrega orientaciones y criterios que deben guiar una acción social justa. Pero no  ordena  en detalle lo que  debe hacerse en todos los casos. Deja un espacio importante al discernimiento adulto de los fieles, quienes deben decidir por sí mismos lo social o políticamente mejor,  según  las circunstancias (Calvez, 1993). Cuando entra en el campo del debate público, ella recuerda, por ejemplo, el imperativo de un sueldo ético (Goic, 2007), puede incluso sugerir una cifra pero no pretende imponerla. Aduce razones, persuade, motiva a pensar y se acredita.

En sexualidad, la enseñanza oficial de la Iglesia es autoritaria y rígida, de blanco o negro, como si en lo sexual toda falta fuera grave, lo mismo la masturbación de un adolescente que el adulterio, el control artificial de la natalidad o el segundo matrimonio.  Esto ya no es razonable para el hombre de hoy. ¿No podría la iglesia en este campo adoptar el método de la moral social? Vale decir, renovar las normas, entregar principios y dejar un espacio de aplicación en conciencia.

En esta área ella dio un paso revolucionario con Pío XII  en 1951, al admitir   la regulación de la natalidad por medios naturales, después que  la ciencia descubrió la existencia de los ciclos femeninos de la fertilidad (lo que  hizo posible los métodos de continencia periódica). Desde entonces los católicos pudieron distinguir entre el amor sexual de la pareja, por un lado, y la búsqueda de la fecundidad, por otra. Por primera vez se pudo intentar ambos fines del matrimonio conjunta o separadamente. Otro paso lo dio la Comisión asesora de Pablo VI hace 40 años. De sus quince obispos y cardenales, nueve recomendaron al Papa aceptar la regulación de la natalidad, dejando la decisión de los métodos a usar a los esposos, según su conciencia y circunstancias, sin recomendar ningún método específico (Buelens, 1968). Pero desde Humanae vitae  el magisterio   frenó la renovación en curso.

Si en materia de contracepción no se ha acogido el avance científico, tampoco se lo ha hecho en materia de fecundación. La ciencia  ha desarrollado procedimientos de fertilización asistida que resuelven el problema de muchas parejas sin hijos.  Pero  Donum Vitae   rechazó    estos procedimientos, incluyendo el realizado al interior del matrimonio y en contra de  teólogos innovadores que estiman que el amor de la pareja  le otorga un sentido profundamente humano al procedimiento técnico que suple la falencia física.

La  mayoría de los fieles no acoge las normas sobre moral sexual oficial. Tampoco lo hacen muchas personas que siguen  a sus pastores en todo lo demás. La no recepción por parte del Pueblo de Dios de una doctrina reiterada tantas veces debe hacer pensar.

Se ha vuelto imperioso que las autoridades católicas se abran a un diálogo capaz de  acoger el aporte de expertos, de fieles comunes y de pastores. Hay un  aprendizaje entre los fieles que necesita ser madurado y transformado gradualmente en enseñanza orientadora. Especialmente las nuevas generaciones deben ser persuadidas con argumentaciones convincentes, con razones que hagan inteligibles sus experiencias y los enormes cambios culturales. La iglesia, de la mano de la fe y de la razón, ha sabido renovarse a lo largo de la historia. Parece llegado el momento en que debe formular un nuevo método en la moral sexual católica. 

*Cristián Barría Iroumé, Centro Teológico Manuel Larraín.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)