lunes, 22 de octubre de 2018 Actualizado a las 14:34

Autor Imagen

Mejor Estado, mejor Mercado

por 22 octubre, 2009

En momentos en que lo peor de la crisis comienza a quedar atrás, queda claro que nuestra política fiscal ha sido garante de confianza y estabilidad para los inversionistas, tanto chilenos como extranjeros, dejando en el olvido las críticas ligeras de la oposición respecto a la calidad del gasto...
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Por Neftalí Carabantes*

El deterioro sin precedentes de la economía mundial está a punto de provocar el crecimiento más bajo de los últimos 50 años. Ante este escenario, el Gobierno de la Presidenta Bachelet ejecutó una estrategia fiscal que ha permitido ahorrar en tiempos de bonanza y, en medio de la crisis, impulsar políticas sociales de peso. Con el mismo foco fuimos capaces, en medio de la tormenta, de alcanzar acuerdos con el sector privado para potenciar la reactivación y el crecimiento económico.

Es cierto, Chile no ha estado exento de los efectos de la crisis, pero la acción del  Gobierno ha sido oportuna y contundente, prueba de ello es que el Plan de Estímulo Fiscal fue lanzado 40 días antes que Estados Unidos, epicentro de la crisis, contara con uno similar. A través de este plan se generaron 130 mil nuevos puestos de trabajo, sólo entre abril y mayo de 2009, vinculados directamente a inversión pública, además de fortalecer el acceso al financiamiento de pequeñas y medianas empresas y entregar incentivos a la inversión privada.

Políticas como las del Acuerdo Nacional por el Empleo y la Capacitación, han permitido proteger las fuentes laborales y estimular la reactivación, lo que sumado a la ampliación de los beneficios de la Reforma Previsional, constituyen esfuerzos conjuntos en los que han tenido parte los privados y el Estado. En suma, nos asiste el convencimiento de que la reactivación es tarea de todos y sólo será posible si empujamos todos juntos el carro de la economía.

En momentos en que lo peor de la crisis comienza a quedar atrás, queda claro que nuestra política fiscal ha sido garante de confianza y estabilidad para los inversionistas, tanto chilenos como extranjeros, dejando en el olvido las críticas ligeras de la oposición respecto a la calidad del gasto público, la celeridad de su ejecución y las imputaciones de populismo respecto de nuestras políticas sociales. Así lo demuestra el último Informe de Desarrollo Humano del PNUD, que sitúa a Chile en el primer lugar de América Latina en calidad de vida, cuestión que acredita el impacto positivo de los planes sociales aplicados durante los últimos veinte años.

El compromiso de protección social con los chilenos y chilenas no responde a una lógica asistencialista ni a un subsidio temporal, sino que constituye una política que trasciende a las futuras generaciones. La Red PROTEGE, la promulgación de la ley que institucionaliza Chile Crece Contigo, la puesta en marcha del Bono por Hijo y la más grande transformación del sistema de pensiones, es decir, la Reforma Previsional, son pruebas fehacientes de la capacidad de este Gobierno para implementar, en plena crisis, una política fundamental que asegura el derecho a una vida digna para  todos los chilenos y chilenas.

También es valorable el esfuerzo realizado por el sector empresarial, su compromiso ha sido clave para iniciar la reactivación de la producción y el comercio, al mismo tiempo que en la mantención, la creación y la recuperación del empleo. El aporte de este sector seguirá siendo fundamental, pues ocho de cada diez puestos de trabajo en Chile son generados por el mundo privado. Es justamente por eso que no bajaremos la guardia, uniremos fuerzas y  seguiremos trabajando.

No caeremos en promesas populistas que aseguren un crecimiento estrepitoso y una reactivación inmediata; la recuperación de nuestro país será paulatina, pero sostenida. El Gobierno entiende que el escenario post crisis debe tomarse con prudencia y optimismo.

En momentos en que se aprecia una incipiente recuperación, el gobierno de la Presidenta Bachelet avanza hacia su meta con el timón firme y con un norte claro: continuar fortaleciendo las medidas de Protección Social y la reactivación económica, pensando precisamente en aquellos que se vieron más afectados por la crisis internacional.

*Neftalí Carabantes Hernández es Subsecretario General de Gobierno.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV