Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 16:30

Autor Imagen

El futuro en la Región Metropolitana

por 5 noviembre 2009

Nos percatamos de innumerables hechos irregulares cometidos por quienes detentan el poder y así conocimos la desafectación impropia de un área verde municipal situada en la comuna de Estación Central, las apropiaciones indebidas de espacios comunitarios, por parte del Serviu, que conforman la...

Por Patricio Herman*

El viernes 30 de octubre pasado se llevó a efecto en la Sala Eloísa Díaz de la Universidad de Chile un Foro, entre los representantes de los candidatos presidenciales, sobre la identidad y el desarrollo en la región metropolitana, encuentro convocado por la Fundación Ideas y el GORE (Gobierno Regional). Intervinieron en el panel el diputado socialista Carlos Montes, de excelente cometido y autocrítico, la concejal comunista por Santiago Claudia Pascual, rigurosa en su planteamiento y el suscrito, representando a Frei, Arrate y Enríquez-Ominami, respectivamente. El comando de Piñera adoptó la extraña decisión de restarse a participar en este espacio democrático de confrontación de propuestas en el ámbito de la ciudad.

Ante la audiencia dejamos en claro que nuestra intervención la hacíamos a título personal y como un integrante más del equipo "Territorio y Ciudad" del candidato presidencial independiente, ello por cuanto no deseábamos que se asociara a nuestra Fundación "Defendamos la Ciudad" con el Comando de Marco, ya que en nuestro grupo ciudadano hay apoyos para los cuatro aspirantes a regir los destinos del país, aunque percibimos una cierta mayoría a favor de aquél, sobre todo de parte de quienes son arquitectos, urbanistas y/o sociólogos, por nombrar a algunos.

En nuestra exposición partimos señalando que las 52 comunas que conforman nuestra región de 7.000.000 de habitantes, cuenca ya saturada, con un creciente parque vehicular expeliendo toneladas de gases nocivos para la salud, en un país de 16.000.000 de habitantes y con un fracasado Plan de Descontaminación, nuestro futuro mediato no era satisfactorio.

Asimismo dimos a conocer los diferentes instrumentos normativos urbanos, patrimoniales y ambientales vigentes de 1960 a la fecha, enfatizando que siendo aquellos buenos elementos de ordenamiento y planificación, con el paso del tiempo y a raíz de la búsqueda, a través de rebuscadas interpretaciones, de mayores beneficios privados en sus aplicaciones, no cumplían con sus verdaderas finalidades.   

Ejemplificamos lo acontecido con el excelente trabajo de investigación denominado "Ordenamiento Territorial Ambientalmente Sustentable" (OTAS), financiado con millonarios aportes en dólares, por parte del Estado alemán, a través de su oficina de cooperación técnica GTZ (siglas en idioma de ese país), el cual está guardado en alguna dependencia pública porque se consideró que su aplicación era dañina para los buenos negocios inmobiliarios. También nos referimos a los "Proyectos con Desarrollo Urbano Condicionado" (PDUC), inventados en el año 2003, cuyos primeros prototipos aprobados dócilmente por las autoridades competentes, fueron rechazados por la Contraloría General de la República porque se detectó que sus titulares querían evitarse muchas de las medidas de mitigación a que estaban obligados a ejecutar: negocio redondo para ellos, pero una carga económica para papito fisco.

Criticamos el denominado Plan Verde, del ex intendente Víctor Barrueto, que buscaba materializar parques debido al déficit de áreas verdes, el que no produjo resultados porque el gobierno no entregó los fondos necesarios para construirlos y la tendencia desmedida de ocupar estas tipologías en actividades privadas comerciales, enfatizando que la ausencia de una autoridad de superior rango, en cierta medida es la causa de los desaciertos e incoherencias que constatamos recurrentemente en la expandida megalópolis.    

En la ocasión de las preguntas por parte del público, nos percatamos de innumerables hechos irregulares cometidos por quienes detentan el poder y así conocimos la  desafectación impropia de un área verde municipal situada en la comuna de Estación Central, las apropiaciones indebidas de espacios comunitarios, por parte del Serviu, que conforman la Remodelación San Borja y otras tantas actuaciones viciadas amparadas por el aparato del Estado.

Decíamos que nuestra candidatura se comprometía a terminar con esas lacras y que, para ello, era indispensable hacer realidad la elección directa de los intendentes. Asimismo se debían democratizar las decisiones en materias urbanas comunales y en tal sentido se propondrán las modificaciones legales, haciéndose hincapié que el plebiscito es el medio idóneo en la definición técnica de los planes reguladores, pues así serán los ciudadanos quienes decidirán cómo desean habitar en sus comunas.

También manifestamos que era indispensable la gestión del desarrollo territorial bajo la noción del Chile tri continental, con una mirada a largo plazo, es decir, recuperando el concepto de la planificación para lograr la sustentabilidad, íntimamente relacionada con la custodia responsable de nuestros recursos naturales.

Y como es un hecho irrefutable en orden a que esta región es un monstruo de múltiples cabezas, consideramos indispensable crear una instancia socio política técnica, cuya tarea será consensuar una visión global del desarrollo que deseamos para el país, contando para ello con una legislación de ordenamiento del territorio que contemple una normativa referida al manejo integrado de las cuencas hidrográficas. Lo anterior es gravitante porque desde 1973 no han existido políticas públicas orientadas al desarrollo urbano sustentable y en tal sentido es conveniente que los lectores interesados  conozcan el reciente informe de la ONU (www.unhabitat.org) sobre la materia.

Reconocemos avances en los cuatro gobiernos de la Concertación en muchos aspectos, pero los consideramos insuficientes en otros y en lo que respecta al tema abordado en esta columna, está claro que tenemos un pasivo de proporciones porque el criterio dominante ha sido privilegiar el crecimiento económico ilimitado, incluso entregándose excesivas prebendas a los actores productivos que se desenvuelven en el sector. Así las cosas, con el advenimiento al poder de nuestro candidato, serán realidades conceptos tales como la equidad territorial, integración social, participación ciudadana de verdad, con funcionarios que cumplan sus roles y mirando a Chile como un todo, se impulsarán políticas regionalistas, para ir acabado paulatinamente con la centralidad que nos agobia.         

*Patricio Herman está adscrito al comando presidencial de Marco Enríquez-Ominami.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes