Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 14:05

Análisis Político

Autor Imagen

Piñera quiere ganar solo

por 2 diciembre 2009

Piñera quiere ganar solo
“Lavín unido a Piñera son como la cabeza unida al corazón”, señalan en ese partido, y admiten que “un Lavín jefe de campaña en segunda vuelta significa que éste es el próximo candidato presidencial, algo a lo que Piñera no está dispuesto. Mientras vea el espacio para ganar solo, se va a jugar esa opción y está moviendo las piezas para ese escenario. Gobernar con un Lavín exitoso es reconocer sus carencias, es reconocer que no es redondo”, indican.

El asunto venía en sordinas hasta que estalló. Y como dijo Carlos Larraín “las cosas pasaron de castaño a oscuro”. El estado de ánimo y las acusaciones mutuas entre Chahuán y Lavín en su competencia por un escaño senatorial tienen un nivel de tensión que sólo se explica porque allí se juega mucho más que el representante de la derecha en la circunscripción V Costa. Y es que la posición que ocupe el ex presidenciable de la UDI en el tablero político tras el 13 de diciembre, condicionará la geometría del poder en la Alianza por los próximos cuatro años.

Un Lavín vencedor sumado a un Piñera que no logre una distancia de más de 8 puntos con el otro candidato que pase a segunda vuelta, significa un matrimonio por conveniencia obligado para el empresario. Sobre todo considerando lo que la última CEP deja claro: que él no puede penetrar en el electorado de mujeres de estratos bajos, “algo absolutamente inédito para un candidato de la derecha”, según señala un analista del sector.

Según se comenta en el gremialismo, “el diseño de Piñera es ganar solo, sin pedirle nada a nadie, que por lo demás es algo que está en su ADN empresarial: no tiene socios donde no los necesita. Él prefiere que pase Frei, por eso mismo su análisis es que para enfrentar a Frei puede ir solo, no pedirá ayuda. No habrá generalísimo, no habrá cambios en el equipo de segunda vuelta”.

Política, Coalición por el Cambio, Parlamentarias 2009, Senado, Sebastián Piñera, Joaquín Lavín, Francisco Chahuán, UDI, Renovación Nacional

“Piñera se juega La Moneda en la V Costa. Si le enchufa más millones a Chahuán, y se acorta más la distancia, si el descalabro es mayor para la UDI, puede que no la tenga para la segunda vuelta, porque cepillarse a Lavín es cepillarse a la UDI”, comentan en el gremialismo.

Por eso que tras la fuerte arremetida de Francisco Chahuán, que implica no sólo ganas sino también recursos, algunos en la UDI ven no sólo las manos de Carlos Larraín sino también las huellas del propio Piñera. “Lavín unido a Piñera son como la cabeza unida al corazón”, señalan en ese partido, y admiten que “un Lavín jefe de campaña en segunda vuelta significa que éste es el próximo candidato presidencial, algo a lo que Piñera no está dispuesto. Mientras vea el espacio para ganar solo, se va a jugar esa opción y está moviendo las piezas para ese escenario. Gobernar con un Lavín exitoso es reconocer sus carencias, es reconocer que no es redondo. Además siente que con Lavín de figura se limita su proyecto, que es ejercer el poder presidencial sin contrapesos”. Y es que probablemente si gana, Piñera sentirá en lo profundo de su ser que ese evento es una suerte de punto cero de la Alianza, donde lo justo es que él sea el gran arquitecto del sector.

El juego del poder es así y no hay nada ilegítimo en el asunto. El problema es que por quererlo todo, se puede quedar sin nada. El riesgo subyacente de la disputa Lavín-Chahuán es que “Piñera se juega La Moneda en la V Costa, él pone en riesgo su opción presidencial por el exceso de cálculo, por estar pensando en pasado mañana. Si se sobregira en eso, y le enchufa más millones a Chahuán, y se acorta más la distancia, todo puede ser. Si el descalabro es mayor para la UDI, puede que no la tenga para la segunda vuelta, porque cepillarse a Lavín es cepillarse a la UDI”, comentan en el gremialismo.

Este estado de ánimo híper irritado en la tienda de calle Suecia, puede terminar con muchos parlamentarios de ese partido, ya electos el 13 de diciembre, tomando palco para la segunda vuelta. Cuestión compleja, sobre todo si es ME-O el que da el golpe a la cátedra y pasa al ballotage. “Este escenario es muy complicado, porque muchos se pueden dar un gusto votando por Marco. No tiene ninguna complicación emocional, como si la habría para darle el voto a Frei. Votar por ME-O en segunda vuelta puede ser hasta cool”, señalan en la UDI.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes