Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 16:49

Autor Imagen

Termoeléctricas: el precio ambiental justo

por 29 diciembre 2009

Como dijo un antiguo VP de Exxon: “El socialismo colapsó porque no permitía que los precios reflejaran los verdaderos costos económicos. El capitalismo puede colapsar si no permite que los precios reflejen los costos ambientales”.

Al momento que Chile hace su ingreso a la OCDE y termina negociaciones en  la cumbre climática de Copenhage, localmente se publica el anteproyecto de norma de emisión de termoeléctricas, norma justificada plenamente por sus beneficios ambientales y sociales.

La norma podría aumentar el costo de la energía en hasta un 3%, por la reducción de emisiones de material particulado, óxidos de nitrógeno, y dióxido de azufre. Norma que permite, por otra parte, ir igualando la cancha de juego entre distintas fuentes energéticas, integrando los costos sociales que se generan. El estudio fue integrado por más de una decena de profesionales destacados en el área de tarificación eléctrica, operadores de centrales,  ciencias atmosféricas, salud ambiental, y economía.

Integralmente se evaluaron los efectos de la norma en las emisiones, concentraciones de contaminantes, efectos de salud, y en la tarifa eléctrica, en un esfuerzo sin precedentes en nuestra institucionalidad ambiental. Los valores seleccionados a regular fueron profundamente analizados y estudiados, donde a además de lo indicado por  el Banco Mundial, que considera buenas prácticas en el rubro, se consideró la legislación internacional, entre las que podemos destacar la EPA de Estados Unidos, la CE y de países desarrollados como en vías de desarrollo.

Los valores recomendados adicionalmente consideran valores ya demostrados en centrales térmicas en Chile, la costoefectividad y disponibilidad de las tecnologías, la calidad de los combustibles, y la realidad del parque generador actual y futuro.

Algunos actores del sector regulado aseguran que esta norma distorsionará el mercado. Al contrario, internalizará en parte los verdaderos costos de la generación termoeléctrica. Como dijo un antiguo VP de Exxon: “El socialismo colapsó porque no permitía que los precios reflejaran los verdaderos costos económicos. El capitalismo puede colapsar si no permite que los precios reflejen los costos ambientales”.

Con esta norma se espera una reducción de 282 muertes por año. Se obtendrán beneficios sobre los recursos naturales, pues se evitaría que se depositen aproximadamente 640 ton/año de MP sobre áreas agrícolas, plantaciones, bosques, praderas, y renovales en Chile.   Se estima que se producirá una reducción importante del mercurio depositado en cuerpos de agua. La aplicación de la norma de emisiones en las tarifas reguladas en cada sistema eléctrico, estos están condicionados a los nuevos procesos de licitación de suministro para las concesionarias de distribución eléctrica, los cuales se deberían iniciar desde el año 2018 en adelante (es decir no tiene efecto hasta  ese año).

En efecto, las tarifas eléctricas reguladas en los próximos 10 años dependen de los precios alcanzados en los procesos de licitación llevados a cabo durante los años 2006 a 2009, además dichos precios están indexados a variables de precios de combustibles (gas natural, diesel y carbón) e índices de precios de Estados Unidos (CPI).

En resumen, los beneficios y costos de la norma, corresponden a beneficios estimados en 3.816 millones de dólares, y el costo de inversión (lo cual es una ponderación de: adquisición de equipos de control, adecuación de equipos existentes e incorporación de tecnología básica) se estimó en 1.035 millones de dólares. Lo que se traduce en un beneficio importante para la sociedad, es decir para todo los habitantes de nuestro país.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes