Domingo, 11 de diciembre de 2016Actualizado a las 06:44

Autor Imagen

2009: un año al debe en materia ambiental

por 31 diciembre 2009

En términos ambientales, el 2009 se ha caracterizado por avances y retrocesos en materia de institucionalidad sectorial. En todo caso, una serie de hechos evidencian que la temática ambiental no es prioritaria para las autoridades.

En términos ambientales, el 2009 se ha caracterizado por avances y retrocesos en materia de institucionalidad sectorial. En todo caso, una serie de hechos evidencian que la temática ambiental no es prioritaria para las autoridades. En el caso de la descontaminación del aire, este año hemos sido testigos de una alta inestabilidad en las autoridades encargadas del tema, lo que es sintomático y atenta contra la implementación y desarrollo de una política eficiente y coherente destinada a descontaminar el aire de la capital. Las bulladas y sucesivas renuncias del "gerente del aire", Marcelo Mena, del director de la Conama-RM, Alejandro Smythe, y del jefe de calidad del Aire, Marcelo Fernández, todos funcionarios claves en el combate a la contaminación de Santiago, así como el cambio del intendente de la Región Metropolitana, dejaron en evidencia los problemas institucionales detrás del Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica (PPDA).

De hecho, en el texto de reformulación al PPDA, que se presentó este año, el Gobierno reconoce que las medidas implementadas para descontaminar el aire de la capital desde 1997 a la fecha no han logrado ni lograrán dar cumplimiento a las metas fijadas en el PPDA para el 2011, evidenciando, además, la escasa prioridad política que éste y los anteriores gobiernos de la Concertación le han otorgado a los problemas ambientales. Reflejo de ello es que la reformulación del PPDA, aprobada mediante el Decreto Supremo Nº 66/2009, todavía se encuentra en revisión en la Contraloría debido a la impugnación que realizamos las organizaciones Defendamos la Ciudad, FIMA y Fundación Terram. Este recurso fue presentado debido a la introducción por parte del Gobierno del Artículo 80, que faculta a la Seremi de Salud de la RM, en su calidad de autoridad sanitaria, a eximir a las industrias existentes de cumplir la norma en materia de Óxidos de Nitrógeno, y a las nuevas industrias, a no hacer las compensaciones debidas.

En términos ambientales, el 2009 se ha caracterizado por avances y retrocesos en materia de institucionalidad sectorial. En todo caso, una serie de hechos evidencian que la temática ambiental no es prioritaria para las autoridades.[/cita]

Es cierto que durante el 2009 Santiago registró un menor número de episodios críticos de contaminación -10 alertas y 2 preemergencias-, sin embargo, esto no es tanto mérito de las medidas implementadas por la autoridad como resultado de las condiciones favorables para la dispersión de los contaminantes que se registraron este otoño-invierno. Pese a ello, la autoridad ambiental regional (el intendente Igor Garafulic y el director de la CONAMA RM Alejandro Donoso), se apuró en entregar un balance positivo del período invernal 2009, evaluación que no dio cuenta de la gravedad y permanencia del problema de la calidad del aire de la capital, que expone a sus habitantes -durante los 365 días del año- a contaminantes en concertaciones nocivas para la salud, sin que exista una estrategia de mediano y largo plazo capaz de solucionar la contaminación del aire. En lugar de ello, durante este otoño-invierno la autoridad diseñó la campaña comunicacional y educacional "Cuidemos el Aire. Respiremos Tranquilos", impulsada por la Ministra de Medioambiente, destinada a que los propios santiaguinos nos hagamos cargo del problema de la contaminación del aire.

En todo caso, no todo ha sido malo este 2009. Después de años de postergaciones, la CONAMA presentó el anteproyecto de norma para el material particulado fino PM2,5 -el más dañino para la salud humana-, estableciendo como meta para el 2032 una media anual de 10 microgramos por metro cúbico, como aconseja la Organización Mundial de la Salud. El anteproyecto se encuentra en revisión de las observaciones que presentaron diversas organizaciones e instituciones durante su consulta pública para, posteriormente, elaborar su versión final. Es de esperar que contemos pronto con esta nueva normativa, y que se acojan las recomendaciones ciudadanas en cuanto a la reducción de los plazos para su entrada en vigencia.

Respecto a la institucionalidad ambiental, sin duda el paso más importante este año fue la aprobación de la reforma en el Parlamento, que establece la creación del Ministerio de Medioambiente, además de la Superintendencia y del Servicio de Evaluación Ambiental, lo que debiera otorgarle una mayor jerarquía y capacidad de interlocución a la problemática ambiental. Sin embargo, la vigencia de una parte importante de la normativa sectorial quedó supeditada a la aprobación en el Congreso de los Tribunales Ambientales, instancia propuesta por el sector empresarial y la derecha, y que fue acogida por el Ejecutivo y por parlamentarios de la Concertación.

Esperamos que esta nueva institucionalidad sea capaz de imprimir un nuevo rumbo en la temática ambiental en Chile. Lamentablemente, si se analizan los programas de gobierno de cada uno de los candidatos presidenciales para la campaña por el periodo 2010-2014, en primera y segunda vuelta, ninguno de ellos pone en un lugar destacado propuestas para los problemas ambientales, lo que hace suponer que no habrá una mejora sustancial frente a estos temas, no importa cual de los candidatos sea elegido por la ciudadanía. Esperamos, sin embargo, la situación se revierta una vez asumido el próximo presidente de Chile.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes