Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 11:05

Autor Imagen

La importancia de las ciencias

por 5 enero 2010

Las ciencias no son un capricho, son una necesidad de un país ambicioso como el nuestro. Si queremos erradicar la pobreza, mejorar la educación, aumentar el PIB y el ingreso per cápita, necesitamos pensar a largo plazo, invertir más del 2% del PIB en investigaciones científicas y esperar 30 años.

Es necesario entender el valor que poseen las ciencias en una sociedad. Las investigaciones científicas han generado, generan y seguirán generando conocimiento que a largo plazo se concretan en una mejor calidad de vida para todas las personas.

En general el trabajo de un científico es llegar a comprender un fenómeno que no se sabe como funciona, por lo tanto llegar a una compresión del fenómeno requiere de tiempos largos de análisis y discusiones con los pares de pequeños hallazgos obtenidos en base a pruebas y errores, los cuales tienen una continuidad lógica con respecto a conocimiento anterior del mismo u otros fenómenos. Sucede entonces que basados en evidencias científicas ciertos fenómenos son capaces de generar una aplicación: una invención. Este proceso es denominado innovación.

Todos los computadores, celulares, aparatos tecnológicos, vacunas, remedios, terapias médicas, energías renovables, satélites, televisión, software, plásticos, aleaciones, pesticidas, antivirales, antibióticos, Internet, biodiesel, aviones e infinitamente etc., que se utilizan hoy cotidianamente y que han aumentado no sólo nuestra calidad de vida, sino el tiempo de esta, existen y se comercializan gracias a que hubo una investigación científica previa.

Investigación realizada por estudiantes de doctorado, post-doctorados y jefes de investigación. Los cuales nunca imaginaron que el fenómeno que ellos estudiaban y que no sabían como funcionaba, más la investigación de muchos otros grupos de investigación generaría en muchos años más, productos que cambian la forma de vida de las personas, y que además genera un alto valor económico a las naciones y sus ciudadanos que invirtieron en ciencias.

No es de extrañar entonces, que los países desarrollados inviertan una suma razonable de su producto interno bruto en investigaciones científicas, puesto que es gracias a estas que en un largo plazo retribuirá con creces las inversiones hechas previamente.

Las ciencias no son un capricho, son una necesidad de un país ambicioso como el nuestro. Si queremos erradicar la pobreza, mejorar la educación, aumentar el PIB y el ingreso per cápita, necesitamos pensar a largo plazo, invertir más del 2% del PIB en investigaciones científicas y esperar 30 años. Es difícil comprender el valor real de los científicos para la sociedad, pero si no fuera por ellos, sus pasiones por el conocer, su sacrificio por vidas más cómodas y sus “inútiles” investigaciones de largas horas de trabajo, nuestras vidas serían muy distintas, y claramente no mejores.

Claves

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes