Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 01:39

Autor Imagen

Derecha "à la mode"

por 7 febrero 2010

Son tiempos interesantes en Chile.

Después de la elección de Sebastián Piñera como Presidente el Domingo pasado, queda claro que el país ha decidido dar un brusco giro a la derecha. Dos décadas de gobierno concertacionista llegan finalmente a su fin y, según los analistas, una nueva era se abre para los chilenos.

Hay confusión, temor, excitación y ansiedad. Hay lamentos por la derrota y cantos por la victoria. Pero todos estamos unidos frente a la misma interrogante.

¿Y ahora, qué me pongo?

A continuación, nuestra guía para sobrevivir cuatro años de derecha “à la mode".

Después de deshacerse de cualquier prenda que huela a socialismo en su closet- ponchos, calcetas tejidas a mano, sweaters “Evo”-, adquiera un nuevo guardarropa mezclando las cuatro tendencias básicas de la “fashion” derechista.

MILITAR

Piense Franco. Piense Stroessner. Piense Pinochet. ¡Piense Dolce & Gabbana!. Esta será, quizás, la tendencia importante- y la más obvia- de esta temporada.

Capas y chaquetas prusianas, pantalones rectos en franela o lana fina, severas gorras y hasta cascos, todo accesorizado con medallas, cinturones “de bala” y parafernalia bélica. Los hombros adquieren especial importancia, destacados con charreteras o canelones dorados.
También vuelven los pantalones “cargo” en khaki o camuflaje, las camisas militaristas y las carteras “cantimplora” en cuero envejecido, parte fundamental del ejército del chic.

Este “look” firme, organizado y severo, exige un maquillaje suave -- lipstick, rimmel y ya está- y un moño tipo “paquita” que revele un profundo amor por el orden y la patria, pero sin sacrificar jamás la femineidad.

POWER SUIT

El “power suit”, el uniforme creado por Giorgio Armani para los jerarcas financieros de la dorada década de los 80, regresa en gloria y majestad. No importa si se encuentra en la reunión del directorio de Codelco o a bordo del avión presidencial, este traje en tonos marengo, azul marino o gris será sin duda su prenda favorita.

Fácil, chic, sorprendentemente cómodo y combinable, exuda poder, decisión y esa cuota justa de ambición que hace que los países avancen hacia adelante.

“Greed is good”, la codicia es buena, solía decir Gordon Gekko en “Wall Street”; una frase que se convertirá en el mantra de esta nueva y excitante temporada. El “look” viene acompañado de un sin fin de accesorios: gruesas corbatas de seda, pañuelos de bolsillo, colleras, relojes importantes, zapatos ingleses y calcetines multicolores que enfaticen el aspecto lúdico y algo arriesgado de los hombres de negocios.

Ellas -- señora Ministra, Primera Dama- también tendrán su versión de este “suit”, que como lo decretó Donna Karan hace mas de dos décadas, puede ser trasladado desde la mañana a la noche sin mas ayuda que el accesorio adecuado y siete piezas básicas, incluyendo un “bodysuit” y un par de “leggings”.

DORADOS, PLATEADOS Y METALICOS

El esplendor de la derecha “a la mode’ queda perfectamente reflejado en los ricos tonos metálicos de satines y lamés. De Paco Rabanne a Oscar de la Renta, son pocos los diseñadores que no han quedado encandilados frente a las infinitas posibilidades del oro y la plata. Lujo es palabra clave. Y aunque este es un guardarropa que a primera vista podría parecer mas apropiado para la noche, en los últimos años se ha abierto paso hacia las horas mas insospechadas. Mire a la derecha, y se encontrará con botones de bronce, pailletes, mostacillas y hasta hilos dorados en cualquier desayuno o “brunch” en La Dehesa.

Deje de lado la aburrida discreción socialista. ¿Por qué no arrasar con todas las miradas en el próximo Tedeum envuelta en un “strapless” en tono platino de Versace? ¿Por que no causar furor en el Congreso en sus pantalones “silver” de Carolina Herrera?.

La riqueza de esta nueva temporada es clara y no pide perdón. Diamantes, rubíes y zafiros salen finalmente de sus cofres; sandalias doradas, pulseras y relojes de brillantes son el perfecto accesorio de la lujosa administración que se instala en un palacio que, ahora más que nunca, tiene bien merecido el nombre de “La Moneda’.

PREPPY

Ralph Lauren, Tommy Hilfiger y Brooks Brothers son el triunvirato preferido de la derecha “à la mode” a la hora del relajo.

La nostalgia de una perfecta educación en el Villa Maria o el Verbo Divino, en Harvard o Chicago, se combina con la modernidad y sex- appeal de “Gossip Girl”.

Falditas escocesas, cintillos y cardigans para ellas. Blazers azules con insignia, pantalones en tonos pastel y mocasines para ellos. El aspecto es cuidadosamente casual, y aunque siempre llama la atención, nunca la pide.

Golf, tenis y polo son los deportes que se impondrán en los verdes jardines de Cerro Castillo en los próximos años. Habrá, sin duda, “barbecue parties" y “tea parties” donde abundará el blanco y el azul, tradicionales tonos náuticos que son una variación de la tendencia militar mencionada mas arriba. Pero lo “preppy” es fundamentalmente pacifico, un “look” que sugiere una vida plácida y sin luchas; una vida tranquila, cálida y familiar. Una vida como la que todos quieren.

Ver el posteo original

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes