Martes, 6 de diciembre de 2016Actualizado a las 12:51

Autor Imagen

¿Por qué sólo las Pymes?

por 16 febrero 2010

¿Es acaso sensato pensar que se puede crear un sector de Pymes vigoroso y con cierto desarrollo tecnológico, si no existe un sector industrial desarrollado que demande proveedores tecnológicamente capaces?

“No es para nosotros una política de auxilio a pymes por una situación desmejorada. Es más bien una política de darles espacio para que se transformen en empresas grandes…" ( J.A. Fontaine en entrevista de La Tercera 15/02/2010)

Los economistas socialistas han estado muy silenciosos en las semanas pasadas . Comparten el silencio de todos los economistas de la Concertación.  ¿Será tan tremendo el golpe , que no hay propuestas después de la elección?

En general, el programa económico de Eduardo Frei llegó a tener como tema central el apoyo a las Pymes. Es claro , son muchas , tienen un gran potencial electoral, pueden reactivarse rápidamente, sólo necesitan un poco de crédito y ubicar nichos seguros de demanda.

¿Es acaso sensato pensar que se puede crear un sector de Pymes vigoroso y con cierto desarrollo tecnológico, si no existe un sector industrial desarrollado que demande proveedores tecnológicamente capaces?

Dan bastante trabajo, requieren poca infraestructura y cuando la requieren es muy elemental.

Pero, volviendo al título, ¿por qué sólo Pymes? ¿Por qué no se defiende la reindustrialización de Chile y el apoyo a todo el sector industrial? ¿Es acaso sensato pensar que se puede crear un sector de Pymes vigoroso y con cierto desarrollo tecnológico, si no existe un sector industrial desarrollado que demande proveedores tecnológicamente capaces?

Si en algo pudo la Concertación diferenciarse de la candidatura de derecha, fue precisamente levantando la bandera de crear industrias a lo largo de Chile y de apoyar en cada región una industria moderna que ofrezca trabajo calificado y bien remunerado.

Hay un caso emblemático que ocurrió durante la campaña electoral el año pasado.  La industria BTicino, fabricante de pequeños implementos eléctricos, de gran calidad, ubicada en Rengo e instalada hace más de 40 años con unos 150 trabajadores, informó que cerraría sus puertas para trasladar su sede a... Centroamérica. El comunicado de prensa dijo:

"El cierre de la planta se realizará gradualmente en un plazo de 12 meses. El orgánico se ajustará a partir de agosto de 2009, La empresa consciente de su responsabilidad", etc.

Curiosamente, la noticia no provocó ninguna reacción ni en el gobierno, ni en los partidos de gobierno y ni siquiera entre los economistas socialistas.

Es tal la resignación dogmática, de que sólo el mercado orienta las decisiones, que nadie se preocupó o analizó las causas del cierre. Tampoco buscó si podrían solucionarse o si podría crearse una nueva empresa para utilizar a los trabajadores despedidos.

Esas reacciones para apoyar y recuperar una empresa con problemas desaparecieron en Chile desde hace décadas, ya que la ideología del libre mercado ha condenado al país a vivir de sus recursos naturales, del comercio y de la agro industria, ignorando que sólo la industria manufacturera y las actividades a ella vinculadas garantizan una productividad creciente a medida que se intensifica su desarrollo y la economía de escalas.

Chile se ha desindustrializado y la actividad económica actual no ofrece trabajo de calidad a su población y eso determina tener desempleo alto y a tener trabajos marginales para muchos trabajadores.  En los próximos años se verá con claridad si el gobierno de los empresarios es capaz de revertir el modelo clásico aplicado por la Concertación durante dos décadas.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes