Lunes, 5 de diciembre de 2016Actualizado a las 15:23

Opinión

Autor Imagen

Kast borra con el codo lo que la derecha escribe con la mano

por 28 abril 2010

Kast borra con el codo lo que la derecha escribe con la mano
La Alianza está reproduciendo lo peor de la Concertación y las razones que esgrime el Ministro Kast para despedir al director Nacional del Fosis, Pablo Coloma, constituyen otro nuevo autogol del Gobierno.

Una de las causas del creciente desencanto de la ciudadanía con la política es la inconsecuencia entre el discurso y la práctica de sus principales protagonistas. Justamente la Alianza fue quién más criticó a la Concertación por hacer prevalecer criterios de cuoteo político en cargos de alto nivel técnico. La meritocracia, la excelencia en la gestión y la selección objetiva de los mejores profesionales de acuerdo a sus desempeños se transformó en la principal bandera de su campaña presidencial. En suma, la derecha llegó al gobierno, entre otras cosas, porque logró insertar la idea de un cambio hacia la transparencia en nuestro país.

La realidad actual nos ha mostrado justamente lo contrario: la Alianza está reproduciendo lo peor de la Concertación y las razones que esgrime el Ministro Kast para despedir al Director Nacional del FOSIS, Pablo Coloma, constituyen otro nuevo autogol  del Gobierno.

Pero, lo más grave, es que con este episodio se retrocedió en los pocos avances modernizadores alcanzados en las últimas décadas.

Para abordar los problemas de país como la pobreza, el sub desarrollo y las desigualdades, necesitamos más políticas de Estado y menos políticas de Gobierno.

El Sistema de Alta Dirección Pública (SADP) surgió gracias a un esfuerzo transversal de la clase política por modernizar el Estado. Fue el llamado “acuerdo Insulsa-Longueira” del año 2003 con Piñera como Presidente de RN, lo que permitió avanzar hacia la profesionalización de los altos cargos del Estado.

Con el terremoto ha quedado al descubierto la fragilidad que tiene una sociedad que carece de Estado. Un Estado mínimo no garantiza la protección de sus ciudadanos. Pero no sólo necesitamos más Estado. Se requiere un mejor Estado que tenga facultades y capacidades fiscalizadoras y que también pueda tener injerencia en la actividad económica. Y ello será posible sólo si contamos con una gerencia pública calificada y profesional, seleccionada bajo un sistema confidencial y no discriminatorio, donde prime la búsqueda de competencias por sobre otras consideraciones.

Para abordar los problemas de país como la pobreza, el sub desarrollo y las desigualdades, necesitamos más políticas de Estado y menos políticas de Gobierno. Este es uno de los problemas crónicos derivados de nuestro sistema híper presidencialista.

Las políticas y los diseños de Estado se trazan objetivos de desarrollo de la sociedad en su conjunto. El contexto y los equilibrios políticos no son determinantes en sus líneas gruesas. Y surgen por acuerdos entre representantes de todas las sensibilidades políticas y sociales.

Las políticas y los diseños de gobierno, en cambio, buscan resultados medibles y demostrables en el corto plazo y van en la línea de interés trazada por el gobierno de turno.

El Fondo de Solidaridad e Inversión Social, FOSIS es un servicio del Estado que trabaja para la superación de la pobreza en nuestro país. Juzgue usted si esa debiera ser una política de Estado o una política de gobierno.

¿El cortoplacismo absorberá a otro gobierno más?

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes