Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 00:57

Autor Imagen

Gigantes susurrando

por 11 mayo 2010

Las famosas grabaciones realizadas hace cuatro décadas años por Frank Sinatra y Tom Jobim se editan por primera vez completas esta semana. En la cumbre de sus capacidades, el mayor crooner estadounidense y uno de los inventores de la bossa nova cantaron a dúo como nadie más podría hacerlo.

Es una de las alianzas más importantes de la historia de la música popular, pero su registro era, hasta ahora, un registro incompleto. Las grabaciones a dúo entre Frank Sinatra y Tom Jobim se publicaron hace cuatro décadas en dos álbumes de calidad dispareja y sin todos los tracks correspondientes. El más famoso de ellos es Francis Albert Sinatra & Antonio Carlos Jobim (1967), el disco de carátula azulada que mostró el vibrante resultado de tres noches invernales de grabación en un estudio de Hollywood. La elegancia de los involucrados es paradigmática: la voz de ensueño del crooner de New Jersey; el punteo de guitarra y los susurros de uno de los compositores de “La chica de Ipanema”; el arreglo y conducción orquestal de Claus Ogerman, los bronces a cargo de Billy May, la producción de Sonny Burke, y un repertorio de estándares de bossa-nova y jazz a prueba del tiempo y de la moda.

El libro 1000 discos que escuchar antes de morir destaca que aunque «Sinatra puede haber llegado tarde a la bossa-nova —el fenómeno Stan Getz/João Gilberto había ocurrido cuatro años antes—, pero se sumergió en ella por completo. Su voz se cuela por entre las frágiles y lastimeras líneas de Jobim y se acomoda como si estuviera en casa. Sinatra se modera de un modo tan brillante que hace parecer que es el compositor y guitarrista brasilero la estrella del show».

Dos años después de ese primer y brillante disco, Reprise quiso repetir la experiencia y envió a estudio a Sinatra y Jobim junto al enorme arreglador brasilero Eumir Deodato. Las grabaciones para ese disco quedaron listas, pero una decisión ejecutiva detuvo la publicación e incorporó sólo algunos tracks al álbum Sinatra and company, una mezcla de géneros que el cantante aceptó publicar en 1971. Tres temas quedaron para siempre perdidos, pues se incluyeron más tarde en un LP (SinatraJobim, 1970) que fue sacado a los pocos meses del mercado y descatalogado para siempre (la leyenda cuenta que fue el propio Sinatra quien ordenó «matar la edición»). Las canciones “Bonita”, “The song of Sabia” y “Off key (Desafinado)” se convirtieron, por eso, en carne de ediciones ilegales y archivos secretos de MP3. Cuando Sinatra cumplió ochenta años, en 1998, una voluminosa caja de lujo (The Complete Reprise Studio Recordings) reparó la ausencia, pero no muchos pudieron comprar ese box-set de casi veinticuatro horas de duración y sobre los quinientos dólares de precio.

Esta semana, la publicación de Sinatra/Jobim: The Complete Reprise Recordings asegura ordenar al fin el entuerto y hacerlo, además, con sonido remasterizado. Son veinte temas, diez de ellos ya presentes en el disco de 1967, otros siete conocidos por Sinatra and company y, al fin, los tres títulos del misterio. El experto Stan Cornyn se hace cargo del texto de carátula, un hombre ajustado a la estatura de sus objetos de estudio. Ex empleado de los sellos Warner y Reprise, Cornyn escribió algunos de los más memorables textos para discos de los años 60, e incluso existe una tesis universitaria sobre el estilo de sus liner notes. En su momento, no ahorró metáforas para alabar la alianza que esta semana vuelve a engalanar disquerías:

«Este encuentro comenzó como el Campeonato Mundial de la Suavidad: canciones en su mayoría de Antonio Carlos Jobim, tiernas como un bronceado de dos días al sol de Río, capaces de chillar en agonía si alguien llegaba a manipularlas con rudeza».

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes