Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 11:05

Autor Imagen

Las finanzas del ministro Mañalich

por 24 mayo 2010

Las argumentaciones de las autoridades de salud debido a su poca claridad y solidez, parecieran más bien estar orientadas a generar la idea de un descontrol financiero.

Una gran confusión han generado las declaraciones del Ministro de Salud y del Director de Fonasa publicadas por el diario La Nación el lunes 17. En efecto, el ministro Jaime Mañalich dijo en la Comisión de Salud que en Fonasa “el último año la contratación excedió las 350 personas”.

Cabe señalar que lo que se hizo a fines de 2008 fue regularizar, de acuerdo a criterios de ley, a funcionarios que estaban tercerizados (es decir, contratados por una empresa externa) en circunstancias que cumplían labores desde hace muchos años imprescindibles para el funcionamiento del organismo. Por ejemplo, prácticamente, la totalidad de los funcionarios de las nuevas sucursales eran contratados por esta vía.

Por otra parte, tal regularización permitió reducir los costos operacionales de Fonasa porque ya no estaba incluida la utilidad de la empresa subcontratante. Más aún, la regularización de las contrataciones fue una reivindicación permanente de las asociaciones de funcionarios del Fondo, y es parte de las soluciones -ante las críticas que planteó la oposición de entonces- sobre la necesidad de reducir los funcionarios con contratación precaria o a honorarios. De hecho, lo que se puede hoy ver en las Páginas WEB respectivas gracias a la ley de Transparencia, es que FONASA contaba apenas con una veintena de personas a honorarios en todo Chile.

Las argumentaciones de las autoridades de salud debido a su poca claridad y solidez, parecieran más bien estar orientadas a generar la idea de un descontrol financiero.

Menos comprensible resulta la mención de las autoridades de que la deuda llegó a más de $75 mil millones, puesto que el Ministro anuncia que “podría superar los $252 mil millones a fines de año, de acuerdo al presupuesto con que se debe manejar la cartera” sin dar razones suficientes. Si ello es efectivo, las capacidades de gestión financiera de la actual administración dejarían bastante que desear pues cualquiera sean las ecuaciones que se hagan, la triplicación de la deuda solo es posible en un muy inadecuado manejo financiero.

El ministro Mañalich indicó por otro lado que pedirá a la Contraloría que investigue las finanzas de enero, febrero y principios de marzo, debido a lo que le parece “una situación extraordinariamente seria: una deuda que ya se encontraba a fines del año recién pasado en el orden de $60 mil millones,… en sólo dos meses y medio, creció a $76 mil millones, es decir $16 mil millones más”.

Pareciera útil que sin perjuicio de ello, que parece más que justificado, y dadas las competencias de Ley que tiene la Contraloría, le solicitara también una auditoría anticipada para explicar cómo en la proyección ministerial una deuda de 76 mil millones puede en solo 9 meses subir a 252 mil, lo que resulta un tanto inquietante para la salud fiscal.

El ministro Mañalich planteó que otro factor que genera déficit es que “Fonasa recauda cada año, aproximadamente 8 meses y medio de cotizaciones, en lugar a los 12 que le corresponden a empleos formales…”. El Ministro olvida que en Chile muchísima gente no trabaja 12 meses al año porque hay trabajadores temporeros; estacionales; hay cambios de lugar de trabajo; etc. De hecho, las AFP tampoco reciben 12 meses promedio de cotizaciones de sus afiliados.

En suma, las argumentaciones de las autoridades de salud debido a su poca claridad y solidez, parecieran más bien estar orientadas a generar la idea de un descontrol financiero que tripilicará los costos y aumentará la deuda en el sector salud. Ante lo cual no habría otra solución que introducir recortes en las prestaciones o privatizar los servicios.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes