Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 14:45

Autor Imagen

Calidad de la educación se juega en la sala de clase

por 1 junio 2010

Los estudios más serios en el mundo han mostrado que las capacidades de enseñanza de los docentes determinan el aprendizaje, sólo detrás de los factores sociales.

El presidente Piñera anunciaba este 21 de mayo que la calidad de la educación se juega en la sala de clase. Ante ese diagnóstico se esperaba que propusiera medidas para mejorar el accionar de los profesores en la sala de clases. Sin embargo, ninguna de las líneas anunciadas en el discurso presidencial apunta a mejorar las capacidades de enseñanza de los profesores que hoy día están en nuestras salas de clase, como se ve al repasar las propuestas:

1.- El sistema de aseguramiento de la calidad instala la agencia de calidad para evaluar y fiscalizar escuelas, y la superintendencia para fiscalizarlas. Ninguna atañe a la enseñanza.

2.- Los 50 liceos de excelencia apuestan a mejorar el rendimiento académico de los alumnos mediante la selección de los mejores, no la enseñanza.

Los estudios más serios en el mundo han mostrado que las capacidades de enseñanza de los docentes determinan el aprendizaje, sólo detrás de los factores sociales.

3.- La duplicación de la subvención escolar, con énfasis en los más vulnerables, es bienvenida, aunque habrá que discutir el monto que se requiere para ofrecer educación de calidad a un niño pobre. La extensión del horario de escuelas hasta las ocho de la noche es cuestionable. Hasta ahora no hay evidencia que el cambio a la jornada escolar completa haya venido acompañado de una mejora en la calidad de la enseñanza y los aprendizajes.

4.- La opción de enviar información a los padres sobre los resultados del SIMCE no cambiará de fondo la calidad de la enseñanza. Esto porque las escuelas de mayores puntajes no tienen capacidad instalada para recibir a todos los estudiantes, y porque basan un alto porcentaje de sus logros en la selección de estudiantes de mejor condición sociocultural.

5.- Las mediciones de inglés, tecnología y educación física están lejos de orientarse a alguno de los desafíos centrales de la educación chilena. Si así lo fueran, deberían enseñarse más que medirse.

6.- Los programas “Comprométete con una escuela y con un niño” para que las empresas apoyen a la población vulnerable son medidas que pueden mejorar las condiciones materiales de una pequeña proporción de la población.

7.- Entre las medidas para los docentes, los temas de la carrera docente suelen centrarse en aspectos laborales y de contratación que no mejoran la enseñanza. La Prueba Inicia obligatoria y con consecuencias representa un umbral mínimo para los nuevos profesores, pero no remedia las capacidades de enseñanza de los miles de profesores ya en ejercicio. Aumentar sustancialmente las remuneraciones de los buenos profesores, como son tan pocos, no contribuye a mejorar las capacidades de enseñanza de forma general. Tampoco apuntan en esa dirección el fortalecimiento del liderazgo directivo ni los nuevos modelos de educación municipal, si bien son necesarios.

8.- El Servicio país para que profesionales de otras áreas puedan hacer clases puede ser una idea interesante para sensibilizar a los jóvenes de los desafíos de la educación.

9.- La exigencia de mayor calidad a las instituciones de educación superior que ofrecen las carreras de pedagogía es una necesidad, pero puede tener consecuencias en el largo plazo y no apunta a los profesores actualmente en servicio.

10. La preocupación por el clima escolar apunta a un tema central en nuestra educación, pero la propuesta de exigir deberes a los estudiantes encierra una lógica represiva en la cual los sujetos cumplen con las normas mientras estén bajo vigilancia, y no por convicción. Las consecuencias evidentes de esta lógica las vimos en los saqueos post-terremoto.

Los estudios más serios en el mundo han mostrado que las capacidades de enseñanza de los docentes determinan el aprendizaje, sólo detrás de los factores sociales. Esas capacidades involucran atender las interacciones con los estudiantes para crear un clima socioemocional favorable, utilizar formas diversas de enseñar, y apoyar la reflexión de los estudiantes con preguntas para desarrollar  habilidades superiores de pensamiento. En ninguno de los anuncios presidenciales encontramos medidas para esto, a pesar de su acertado diagnóstico.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes