Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 21:32

Autor Imagen

Desindustrialización

por 26 julio 2010

La manufactura británica perdió 4 millones de empleos desde 1980, reduciendo el total todavía ocupado en el sector a 2,5 millones, según informa el Financial Times del 22 de julio del 2010. Agrega el diario que, como porcentaje del PIB, el sector representa ahora menos del 11 por ciento tras una recesión severa, comparado con más del 30 por ciento en los años 1960. Gran Bretaña encabezó al mundo durante 40 años en el siglo 19, pero ahora es séptimo entre los países manufactureros, debajito de Francia - y hay temor que pueda caer de los 10 primeros en el curso de los próximos años.

Eric Hobsbawm observa este fenómeno y comenta que no sería raro que hacia el futuro, la proporción de trabajadores ocupados en la manufactura se reduzca a una proporción ridícula del total. Así ha ocurrido con la agricultura en los países desarrollados - recuerda el gran historiador -, donde menos del dos por ciento de la fuerza de trabajo produce los alimentos necesarios para alimentar a toda la población y dejar un excedente para exportar. Los chilenos podríamos agregar el dato que menos del uno por ciento de la muy modesta fuerza de trabajo de este país produce el 34 por ciento del cobre ¡mundial!

Bien mirado, no es una mala cosa, puesto que permite que muchos más trabajadores se dediquen a otras cosas, como ocurre en los países desarrollados, donde la mayor parte se ocupa en servicios, muchos de los cuales hacen trabajar más la cabeza que las manos.

Sin embargo, hay que aclarar varias cosas. En primer lugar, el que los trabajadores se cambien de rama no significa que dejen de producir valor ni ganancias, al revés. Es decir, a los capitalistas les da lo mismo producir educación o calcetines, si son capaces de venderlos con una ganancia.
Por otra parte, el total de trabajadores totales a nivel mundial no se está reduciendo, ni mucho menos. Muy por el contrario, está creciendo más rapidamente que nunca antes en la historia. Según el Según el Banco Mundial (BM), la fuerza de trabajo mundial se ha incrementado de 1.887 millones de personas en 1980 a 3.102 millones el 2008, es decir, un incremento de 1.215 millones de trabajadores en los últimos 40 años.

Lo mismo ocurre con los trabajadores industriales a nivel global. Junto con crecer, la fuerza de trabajo global está migrando aceleradamente desde la agricultura a las gigantescas mega ciudades del mundo emergente - solo en China son 18 millones de migrantes internos por año - donde parte muy importante encuentra ocupación en la industria.

Incluso en los países de altos ingresos, su número es mayor que hace cuarenta años. En esa parte del mundo, el  número de trabajadores totales ha crecido de 391 millones en en 1980 a 501 millones en 2008 y asumiendo que un 30% trabajaba en la industria entonces y un 24 por ciento hoy, como señala el BM, el número de trabajadores industriales ha crecido allí de 112 millones en 1980 a 114 millones el 2008.

Por otra parte, es verdad que desde el 2000 al 2008 el número de trabajadores ocupados en la industrias en los países de altos ingresos se redujo en 12 millones. Sin embargo, al mismo tiempo, en los países de ingresos medios, el número total de trabajadores ha aumentado de 1.286 millones en 1980 a 2.159 millones el 2008, es decir, casi 900 millones. Cualquiera sea la proporción que se asigne a los trabajadores de manufactura en ese aumento, compensa con creces - en cientos de millones  - cualquier disminución en los países de altos ingresos. El 2001, por ejemplo, que es el único año para el cual el BM publica esta estadística en los países de ingresos medios, un 19,6 por ciento de los ocupados en los países de ingresos medios trabajaba en la industria. Aplicando ese porcentaje sobre la fuerza de trabajo de esos países, que sumaba 1.942 millones ese año, resulta un total de 380 millones de trabajadores industriales en esa parte del mundo ¡más de tres veces el total de ocupados en la industria en los países de altos ingresos!

A nivel de todo el mundo, según los datos anteriores, al menos un quinto del incremento total de 1.215 millones entre 1980 y 2008, son trabajadores industriales, lo cual arroja un aumento del orden de 243 millones de trabajadores en la manufactura, a nivel mundial. Eso equivale a dos veces y media el total de trabajadores industriales en los países de altos ingresos.

En conclusión, aún sin considerar a los países de ingresos bajos, los trabajadores industriales se han más que triplicado en el mundo, en los últimos cuarenta años.

Tenemos industria para rato.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes