Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 21:20

Autor Imagen

Las Becas Lavín: el parche curita de la educación

por 12 agosto 2010

Del mismo creador de playa en Santiago y el botón de pánico, Joaquín Lavín nos trae ahora sus becas e incentivos para futuros profes. Nuestro profe Daniel Hidalgo, trae una aguda columna con la nueva medida del rey de los parches: nuestro Ministro de Educación.

Escribo esto tras leer la nueva propuesta de nuestro Ministro de Educación, Joaquín Lavín, en su afán de ser el Skywalker de esta Estrella de la Muerte que es la educación chilena. Se trata de incentivos y becas para aquellos indecisos jóvenes que por esas casualidades de la vida, o sólo por ser ingenuos tal vez, quisieran estudiar pedagogía en cualquiera de sus especialidades. Becas que se dividen en cubrir la totalidad del arancel durante toda la carrera si obtienes al menos 600 puntos en la PSU, lo mismo más 80.000 pesos mensuales para quienes superen los 700 puntos, y súmele un semestre de intercambio si su puntaje supera los 720 puntos. Llegar y llevar.

Obviamente, además de cumplir con los requisitos para acceder a las Becas Lavín, se debe adquirir el compromiso de trabajar, a lo menos, 3 años en el sistema municipal. Que por cierto es donde más pantanosa se vuelve la cosa de la enseñanza.

Hace algunos meses, tras los nefastos resultados de la prueba SIMCE, el Ministro se quejaba de la mala calidad de los docentes y ese monstruo extraño que denominamos opinión pública sintonizaba con sus declaraciones. No me toma mucho tiempo entender que esta medida de los extra bonus tiene directa relación con eso.

Si la educación está mal es porque nuestros profesores son flojos, buenos para sacar la vuelta, saben apenas lo mínimo de lo que tienen que enseñar, capos para tirar licencias y hacer paros y cualquier cosa con tal de no cumplir con su trabajo. Algo más o menos así debe pensar Lavín y es muy probable que no esté tan equivocado. Es por eso que la gente, cuando ve las noticias por la televisión dice, ajá, sí, tiene razón. Porque claro, en toda guerra perdida, los soldados son la cara visible del asunto, aunque es obvio que detrás están los comandantes, los generales, un gobierno, intereses económicos, administradores, y un sublime pero eterno etcétera que siempre se la lleva pelada.

profes

Todos hemos tenido buenos y malos profesores en nuestras vidas, pero puntualmente en el caso de la educación pública (que es donde se encuentran la mayoría de los profesionales incapaces de someterse a las exigencias y competencias de la educación privada, haciéndola parecer una liga amateur si de analogía deportiva hablamos) es lamentable tener la sensación de que la gran mayoría de los profesores no realiza bien la labor educativa. Malos profesores generan malos alumnos.

Es fácil creer que si regalamos aranceles, lucas y viajes todo costeado, se aumentará la demanda y llegarán muchachos más mateos y capaces a estudiar pedagogía, pero de ahí nacen dos preguntas: ¿Qué pasa al terminar la carrera y someterse por el resto de sus vidas a la pega de profesor que sigue siendo de las más mal pagadas? Tiendo a pensar que los más despiertos ya se habrán dado cuenta de la estafa. Segunda pregunta: ¿Por qué una carrera universitaria necesita incentivos adicionales a la de cualquier otra carrera? Evidencia, quizá, el fracaso de la educación como empleo y como sistema en general. No debería haber mejor incentivo que ser un profesional dedicado a su trabajo, bien valorado y remunerado.

Como no me interesa hacer una carta lacrimógena del asunto, y entendiendo que al señor Ministro, en su calidad de empresario de la educación privada y cara pública del Opus Dei (hablando de empresarios de la educación), no le conviene en lo absoluto mejorar el sistema educativo actual, daré a continuación las grandes debilidades y soluciones posibles de nuestro problema:

1) Aumentar el salario a los profesionales de la educación:
Sabemos que las carreras con mayor demanda son principalmente las ingenierías, Derecho y Medicina. Todo esto gatillado por ser los empleos mejor pagados en nuestro país, un profesor en la educación municipalizada, con suerte y años de trabajo puede llegar a bordear los 400 mil pesos.

2) Mejorar las condiciones de trabajo: dependiendo de la especialidad y del lugar, un profesor con jornada completa realiza clases 34 horas semanales, a entre 8 y 12 cursos, a alumnos que pueden alcanzar los 400 cada semana. Hablamos de seres humanos, no de máquinas, ni de botones, por mucho que se parezcan ¿Qué calidad de educación entrega un profesor en esas condiciones, si además debe realizar evaluaciones, corrección de pruebas, preparación de clases, listas de asistencias, informes, reuniones de apoderados, consejos de profesores? ¿Alguien dijo stress?

3) Anticipar las jubilaciones: es imposible que un profesor de 60 años logre sintonizar con su alumno de 12. En mis tiempos de liceano nos burlábamos de una profe ancianita que tenía un tumor cerebral que le hacía olvidarse de la materia en mitad de la clase, vivía extraviada por los pasillos y se caía por las escaleras cuando iba a la sala de profesores. Como profe, tuve colegas que en estado francamente senil esperaban mes a mes la bendita jubilación e incluso llevaban esperando 5 años o más a que ésta fuera otorgada. Para hacer clases, 45 años parece ser un tiempo adecuado, después se pueden hacer otras labores relacionadas con la educación.

4) Desmunicipalización Now! La municipalización de la enseñanza es herencia de los Combo Pinochet y está directamente relacionada con la regionalización del país, y como es complejo lo explicaré con ejemplos: es normal en las escuelas y liceos que, ante las altas inasistencias de sus alumnos, los directores tengan que falsificar las listas de asistencia, porque de lo contrario la Muni le rebajará la subvención e incluso puede quitársela dependiendo del caso. Otro ejemplo: el problema de los no pago de bonos a profesores, así como la llamada deuda histórica, y que ha motivado los paros y protestas desde la vuelta de la democracia y que incluso a la fecha no se ha solucionado, se debe a que los dineros fueron destinados a otras funciones dependiendo de cada municipio que tiene autonomía de lo que realiza con sus fondos. Hace rato que se viene hablando de la desmunicipalización de la educación y de la creación de un ente gubernamental que administre las platas de las escuelas y liceos.

5) Especialización de los administrativos:
Los que somos profes, conocemos bien lo que son las Corporaciones de Educación, organismos llenos de otros profes apitutados, dependiendo de sus militancias políticas, amiguismo, etc. Está bien, dejando la moralina de lado, así funcionan los gobiernos, pero sería de mucho más provecho que los trabajadores en esa área administrativa tuvieran la preparación necesaria, y fuera un trabajo en conjunto entre técnicos, profesores, ingenieros, psicólogos, sociólogos, etc.

6) Agudización de la especialidad del profesor: Un profesor de castellano debe ser seco en literatura, semiótica, lingüística y gramática; uno de matemática en aritmética, geometría, álgebra e incluso en algunos liceos, en física; el de ciencias sociales en historia de Chile, historia universal, geografía, economía y cívica. Es claro que cada profesor es más fuerte en un área que en otra y tienden a cargar, lógicamente, la clase a su fuerte, perjudicando a sus alumnos. Debería premiarse ese avance y no castigarlo haciéndole pasar materia en la que no se maneja tan bien, dividiendo los cursos y otorgándoselos a otros profes que sí se peinen muy bien en el área que el primero maneja un poco menos.

Son medidas simples, superficiales si se quiere, pero necesarias si queremos salir de este hoyo negro. Y digo “este”, porque con estas mejoras se obtendrán mejores resultados, y es un buen pie, pero evidentemente, lo que realmente hace falta, más allá de la voluntad política, es aquella gran conversa que exigían los pingüinos en su revolución del 2006: replantear la educación en su totalidad, juntando opiniones cívicas, de la familia, de estudiantes, de profes, de teóricos, de autoridades, y de Gobierno. Porque aún son tema las diferencias, las faltas de oportunidades, el rol de la familia, el bullying.

Por mientras Elige Educar y Becas Lavín: a ver si cazan a plumíferos crédulos, y ustedes polluelos, futuros profesores, de sacar un intercambio al extranjero, aprovéchenlo. He conocido muy pocos profesores municipales que hayan podido viajar con lo poco que logran ahorrar con sus sueldos.

garrison

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes