Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 16:57

Opinión

Autor Imagen

La protección social en retroceso

por 13 agosto 2010

La protección social en retroceso
“No es posible garantizar ningún derecho salvo la muerte” afirmó Luis Larraín, Director Ejecutivo de la Fundación Libertad y Desarrollo vinculada a la UDI, al intervenir en el Seminario La Protección Social para el Desarrollo.

“No es posible garantizar ningún derecho salvo la muerte” afirmó Luis Larraín,  Director Ejecutivo de la Fundación Libertad y Desarrollo vinculada a la UDI, al intervenir en el Seminario La Protección Social para el Desarrollo, organizado por la Facultad de Economía y  Negocios de la Universidad de Chile, ICARE y el Centro de Investigación de Desarrollo Sostenible CIEDES, en Casa Piedra, este viernes 13.

La afirmación sorprendió a los más de 200 asistentes quienes esperaban escuchar alternativas para incrementar la protección social durante el gobierno de Sebastián Piñera. La frase cayó como un balde de agua fría, incluso para el Ministro de Planificación Felipe Katz, quien intervino posteriormente desarrollando la idea de un Ministerio de Desarrollo Social que debiese incrementar tanto la protección social como el peso de la autoridad social, la que –según dijo- ha ido opacándose bajo las directrices del Ministerio de Hacienda.

El primer panel del Seminario examinó las políticas que a nivel internacional y nacional, se llevan a cabo para asegurar protección social, entre ellas las jubilaciones dignas, a una población que en Chile ha aumentado sus expectativas de vida hasta 78 años.

Los países europeos, según comentó Edward Whitehouse, el experto de la OCDE, están retardando la edad de jubilación porque actualmente (a los 65 años) es necesario disponer de recursos por 20 años en promedio, para mantener la pensión, lo cual exige recursos crecientes.

En Chile, carácter individual y no solidario del sistema de AFP genera que a todo evento los pobres tendrán una pobre pensión. El pilar básico solidario integrado a la reforma previsional del 2008 ha permitido que un 12% de los adultos mayores que se situaban en el decil más pobre hayan escalado en sus ingresos. El único estrato que reduce la pobreza, según la encuesta Casen de 2009 recientemente divulgada, es el de 60 y más años, en que la indigencia se reduce de 2,1% en 2006 a 1,3%  en 2009,  y los demás pobres de 6,8% a 6,2%, respectivamente.

No cabe duda que en este resultado influyó decisivamente la reforma previsional que se inició el 2008. Nótese, por ejemplo, que entre las personas de 0 a 4 años la pobreza aumenta de 21,4% en 2006 a 24,5% en 2009.

El académico de la Universidad de Chile, Patricio Meller, hizo un descarnado análisis del funcionamiento de las AFP. “Hay estudios que concluyen que las AFP obtienen incluso cerca del doble de las ganancias que todo el sector financiero –incluido los Bancos-  y que es de alrededor de 35%”, solo superado por las empresas mineras lo cual es un verdadero escándalo. La propia Superintendencia de AFP evaluó en 27% las ganancias de las cinco empresas que operan en el sector. Ello se debe a que las comisiones son exageradas.

El profesor de la Escuela de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile mostró que estas empresas podrían obtener ganancias normales bajando a la mitad las tasas de las comisiones. En la licitación de principios de 2010 los precios de las comisiones para los nuevos afiliados que deseaban captar las empresas fue de 1,19%, mientras que todos los afiliados históricos pagan 2,26% de cargos por comisiones. Esto influye directamente en el ingreso que los pensionados recibirán. Nivelada en el piso tal diferencia, haría que una pensión de 350.000 pesos pasara a  500.000.

En sus conclusiones, al final de su intervención,  Luis Larraín afirmó que “Europa está copiando al sistema chileno” que –recordó con algo de nostalgia- se habría inventado durante el gobierno de Augusto Pinochet. Tal afirmación es un tanto forzada y arrogante, porque los resultados finales muestran que el Estado ha debido concurrir con recursos para financiar la pensión mínima asegurada a más de un millón de personas excluidas de una pensión decente, es decir parta sustantiva de los adultos mayores que cotizaron en el sistema AFP.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes