Viernes, 2 de diciembre de 2016Actualizado a las 20:36

Autor Imagen

El Coronel Tiene Quién le Escriba

por 19 agosto 2010

El coronel (r) Labbé, alcalde de Providencia varias veces reelecto con alta mayoría, ha sido citado por la jueza Lermanda a declarar como inculpado en un proceso que jurìdicamente debería estar terminado. Pero sabemos que en nuestro medio las normas jurídicas no se aplican a los ex uniformados y que los jueces de izquierda se divierten "haciéndolos desfilar" por los tribunales en procesos amnistiados, prescritos y muchas veces reabiertos con violación de la cosa juzgada. Lo que tiene de original este caso es que el coronel ha sido citado, para ser interrogado, a petición del "Programa de Derechos Humanos" del Ministerio del Interior del gobierno al cual él representa. Por eso dice que ello "era predecible en un gobierno de izquierda, pero no en uno que quiere la paz y cree en el estado de derecho". Y, tras la acostumbrada espera y el consiguiente vejamen, ha añadido: "Los ayudistas pueden llegar a ser Presidentes de la República y nosotros los militares todavía estamos en el banquillo de los acusados. Los militares no aguantamos más, créanme, si esto no puede ser, no podemos vivir en paz". Todos sabemos a qué ayudista se refiere.

¡Ya les decía yo! Tantas columnas periodísticas dedicadas a argumentar acerca de la inconveniencia de apoyar a un candidato que compartía todos los predicamentos de la izquierda contra los uniformados, al cual se le hacían pocas las palabras para elogiar la memoria de Volodia Teitelboim cuando falleció, o para ofrecer al dirigente rojo Guillermo Teillier, según él mismo reveló, modificaciones electorales que les permitieran a los comunistas acceder al Parlamento; el mismo político que describía y describe a los militares en iguales términos que los izquierdistas ("violadores de derechos humanos"); el mismo que siempre habìa votado "no" contra todo lo que los partidos que lo llevaron como candidato presidencial habían votado "sí"... ¿Creían por acaso que iba a proceder de una manera distinta a la Concertación en un tema en que había coincidido siempre con ella?

Cuando era candidato, le bastaron algunas frases ambiguas ante los militares (r), en que deslizó que velaría por el respeto a la prescripción, para que lo favorecieran con sus votos. Ahora SU Ministerio del Interior, manteniendo la misma oficina de derechos humanos creada por la Concertación para perseguir a los ex uniformados, sigue burlándose de la prescripción. Y ellos deben aprontarse, porque todo se viene peor. La justicia de izquierda, envalentonada al ver que el actual gobierno apoya sus abusos de poder, se apresta a abrir más de mil causas adicionales.

"Los militares no aguantamos más", ha declarado el coronel (r) Labbé. Pero todos sabemos que sí van a aguantar más, mucho más, incluso más que antes. Si no fueron capaces ni siquiera de hacer lo menos (representar las ilegalidades en su contra en el seno del Consejo de Seguridad Nacional, antes de que los políticos los privaran hasta de esa facultad) ¿quién puede creer que van a hacer lo más, es decir, alzarse contra la ilegalidad permanente y reiterada?

Un alto personaje británico que solidarizó con el general Pinochet cuando estuvo secuestrado ilegalmente en Londres y que vino a Chile en ese tiempo, una vez manifestó, durante un almuerzo en "El Mercurio", que él nunca había creído que el 11 de septiembre de 1973 lo hubieran llevado a cabo militares extranjeros, como se había publicado, pero que, viendo la falta de reacción de los uniformados chilenos ante el vejamen que había sufrido Pinochet (y eso que todavía no se había precipitado el grueso de las ilegalidades cometidas por la justicia de izquierda) estaba admitiendo la posibilidad de que hubieran sido otros los que hubieran tomado la resoluciòn del pronunciamiento.

A este gobierno, que tantos argumentos ofrece para ser llamado "el V de la Concertación", le está resultando, al igual que a los otros cuatro, muy barato seguir abusando de los militares y, por tanto, su oficina del Ministerio del Interior lo va a seguir haciendo, y con mayor razón se van a seguir sintiendo respaldados los jueces de izquierda para seguir en lo suyo, contando, como cuentan, con el apoyo oficial.

Entretanto, el coronel (r) Labbé por lo menos ha logrado que su acertada protesta haya sido destacada en la primera página de "El Mercurio", aunque no se advierte ninguna señal de que ella despierte la solidaridad de los polìticos de su sector ni, mucho menos, de la institución uniformada a la cual sirvió.
A falta de gente influyente que lo respalde y dé alguna verosimilitud a la frase "los militares no aguantamos más", al menos el coronel puede decir que tiene quién le escriba, aunque no de mucho le sirva a la causa de él y de sus camaradas..

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes