Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 22:27

Autor Imagen

Significado de una Elección

por 23 agosto 2010

El hecho de que en el único partido que, en algún grado, puede ser considerado de derecha en el país, la UDI, la tendencia que defiende la esencia doctrinaria de la colectividad no sólo haya sido derrotada, sino que haya recibido una votación menor que en la anterior elección interna, revela que la verdadera derecha se reduce todavía más en Chlie y justifica, como he señalado reiteradamente, declararla "clínicamente muerta".

Lo anterior significa:

Primero, que en política económica se seguirá optando por "la solución Piñera" de más Estado: más ministerios y más leyes, como si éstas fueran la solución a los problemas reales. En lugar de que el Estado venda activos para financiar iniciativas, se les seguirá extrayendo más impuestos, más recursos a los particulares para esos fines.

Segundo, en materia de justicia, se continuará destruyendo el estado de derecho, a través de fallos politizados, para perpetrar una venganza política, como la que se sigue llevando a cabo contra los uniformados en retiro, ilegalmente procesados. Si las promesas del candidato Piñera a este respecto, durante la campaña, habían pasado a ser letra muerta en su Gobierno, ahora no sólo lo seguirán siendo sino que la tendencia cómplice de la judicatura de izquierda, que predomina en el régimen, se verá fortalecida por el resultado en la UDI.

Tercero, se aleja la esperanza de soluciones de derecha para la desigualdad, consistentes en mayor flexibilidad laboral, que saque del desempleo a entre el veinte y el cincuenta por ciento de cesantes que existe entre los grupos más pobres, principal motivo de la desigualdad en la distribución del ingreso. La legislación laboral, principal razón de ella, seguirá incólume.

Cuarto, no sólo por eso los pobres deberán seguir esperando, sino porque la principal solución de derecha para la pobreza, consistente en entregar los recursos captados a los contribuyentes para fines sociales directamente a los pobres y sólo a los pobres, lo que los sacaría A TODOS de su condición, no tendrá lugar, porque se continuarán las polìticas actuales, iguales a las de la Concertación, de darles cada vez más recursos a los monstruos burocráticos, que capturan hasta el 60 por ciento del gasto social que se les destina (caso de INJUV, citado por el ministro de Mideplan).

En resumen, nada cambiará en el actual Gobierno, pues el resultado de la UDI reafirma su línea actual. Seguirá ganándose el mote de "V Gobierno de la Concertación", vocación continuista del régimen que un resultado mejor para la tendencia encabezada por José Antonio Kast habría podido contribuir a cambiar.

En todo caso, si bien la representatividad de una genuina derecha ha resultado debilitada y la conducción de la UDI continuará apoyando la contraria, que desvirtúa las bases del legado de Jaime Guzmán, dentro de ese partido sigue existiendo una semilla de ortodoxia. Y siempre que una semilla subsiste, sigue viva la esperanza de que alguna vez llegue a germinar.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes