Viernes, 2 de diciembre de 2016Actualizado a las 16:59

El panorama energético del país

por Alejandro Sáez, U. Federico Santa María 7 septiembre 2010

Señor Director:

La problemática energética que vemos hoy en el país no significa que falte energía, si no que cada vez va a ser más cara. Hay actualmente suficiente en el mercado para las necesidades de hoy, pero su desventaja es la volatilidad de sus precios, el petróleo por ejemplo, cambia continuamente su valor y las nuevas tecnologías también son caras, así que oferta hay, pero su costo va a crecer paulatinamente.

Si bien se necesitará más energía en un futuro cercano, su producción puede tener un alto impacto en el medio ambiente, por lo que debemos entenderlo y minimizarlo, sino en el futuro no será sostenible para nadie la forma de hacer energía.

Actualmente son alrededor de 19 plantas termoeléctricas las que funcionan en el país, pero  ninguna de ellas posee tecnología de punta utilizada en otras partes del mundo, las cuales permiten minimizar sustantivamente las emisiones e impacto a su entorno.

Con respecto al uso de hidrocarburos hay que ser claro: la tecnología necesaria por ejemplo, para quemar carbón en centrales termoeléctricas de forma eficiente y limpia, no está presente en Chile, lo que es una enorme falta a la regulación del Estado al no fijar normas de emisión claras. Un ejemplo de ello está en Europa, donde hay plantas termoeléctricas mucho más grandes que la que querían hacer en Barracones o cualquier otra del país, ubicadas al medio de las ciudades, prácticamente al lado de campos de cultivo, jardines o ríos, minimizando al máximo el impacto medioambiental por medio de tecnología, esto ya que deben cumplir normas mucho más estrictas que en nuestro país.

En este escenario, no podemos seguir haciendo cosas a medias, tratando de abaratar la energía eléctrica, pero sin pensar en el impacto ambiental. Si queremos ocupar carbón debemos hacerlo, pero con las tecnologías que lo permitan y de la forma más limpia

En la actualidad, la minería consume el 30 por ciento del total de la energía del país y para el futuro se espera que la demanda siga creciendo. De hecho, la inversión para la expandir el sector en los últimos 20 años fue de cerca de 20 mil millones de dólares y sólo para los próximos siete años ya se tienen contemplados 50 mil millones de dólares con el mismo objetivo.

En nuestro país hay dos formas eficientes de conseguir esta gran cantidad de energía: una por medio de energías fósiles y la otra con energía hidráulica, la cual es más fácil de conseguir en Chile por tener abundantes reservas de agua. Pero también hay otras formas que deberíamos considerar, como lo es la energía nuclear. Hoy la tecnología está muy avanzada, por lo que se espera en los próximos cinco años más avances significativos en esta área, que nos permitiría, por ejemplo, tener plantas tan pequeñas como un container, las que pueden generar 25 megawatts de potencia por más de 10 años, tras lo cual se retira el contenedor y se trae otro, lo que es actualmente una realidad posible y viable a nivel mundial.

Es necesario utilizar las  energías renovables, pero no podemos depender de ellas y pretender que son la solución a nuestros problemas. Sin duda son un buen aporte, y si se puede hay que usarlas, pero debemos tener claro que no podemos, por ejemplo, depender de la obtención de energía solar solo por algunas horas, ni manejar el viento, ni ocupar otro tipo de método similar, ya que se requiere de energía permanentemente todo el día y todos los días.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes