Martes, 6 de diciembre de 2016Actualizado a las 02:41

Autor Imagen

Filantropía de los grandes ricos en Chile

por 17 octubre 2010

Cultivar una imagen favorable entre el público consumidor es considerada como una variable más en los negocios y lo que se invierte en ella y si genera utilidades se mide con la alternativa de no invertir en RSE y tener menores resultados.

Desde 1920 en que el multimillonario chileno don Federico Santa María donó la totalidad de su riqueza, en un testamento cerrado, para fundar la Universidad Técnica Federico Santa Maria, no se conoce de ningún otro  oligarca chileno que  done el total de su fortuna a una obra filantrópica y sin fines de lucro.

Donaciones parciales ha habido pero no ha existido ninguna otra donación de los bienes totales en los 90 años transcurridos.

Esto a propósito del debate en la páginas de El Mercurio entre Eugenio Tironi y don Eliodoro Matte sobre la evolución de los empresarios chilenos y la incorporación  de la Responsabilidad Social Empresarial RSE entre los conceptos  presentes en la nueva mentalidad de los negocios.

Cultivar una imagen favorable entre el público consumidor es considerada como una variable más en los negocios y lo que se invierte en ella y si genera utilidades se mide con la alternativa de no invertir en RSE y tener menores resultados.

La experiencia que tienen las organizaciones de defensa de los consumidores es que cultivar una imagen favorable entre el público consumidor es considerada como una variable más en los negocios y que lo que se invierte en ella y si genera utilidades se mide con la alternativa de no invertir en RSE y tener menores resultados.

Rolf Luders citado en El Mercurio lo dice en términos sintéticos: “Según Friedman el rol de las empresas es maximizar sus utilidades.”. “Así cualquier gasto en responsabilidad social se hará sólo si el cliente demanda este tipo de inversión”.

Como los clientes en Chile están desorganizados y la competencia en los principales rubros de consumo está controlada por dos o tres participantes , las presiones sobre el empresariado son mínimas y llegan con gran retraso y debilidad a quienes toman las decisiones..

La estructura de las grandes fortunas en Chile se basa en clanes familiares. los Matte, los Solari Fontbona, los Luksic , los Angelini, los Yarur, los Paulmann y muchos otros integran entre los controladores hasta tres generaciones de parientes consanguíneos y eso parece hacer muy difícil ser generosos. Si una familia se preocupa del bienestar de hijos, nietos y bisnietos, que duda cabe que NO es razonable donar y ser filantrópicos.

El empresario mexicano Carlos Slim, una de las más grandes fortunas a nivel mundial, criticando la donación de sus riquezas hecha por otros millonarios ha agregado: “es medio absurdo legar la fortuna a una fundación en que la va a manejar gente que no tiene ni idea”.  Esta idea de que el que ha creado la riqueza es el que mejor la sabe manejar, es la predominante  entre los ricos chilenos y seguramente determina la gran escasez de donaciones.

En Chile, las Asociaciones de Consumidores se financian a través de un Fondo Concursable que tiene un Consejo Autónomo que evalúa los proyectos  que se presentan. El Fondo que se financia  con una pequeña  partida del presupuesto del SERNAC, tiene legalmente abierta la posibilidad de recibir  donaciones de organismos nacionales o internacionales sin fines de lucro . En los 5 años de funcionamiento el Fondo no ha recibido ninguna donación de este tipo, ni siquiera una consulta o señales de una probable intención  de donación. Esto comprueba que  la responsabilidad social en Chile tiene aún  un amplio margen de evolución.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes